Pauta fantasma: los casos se multiplican en todo el país y ya hay más de $100 millones bajo sospecha

A los casos revelados la semana pasada por Cenital se le sumó más de una decena de medios que figuran en los listados y que afirman que jamás recibieron un centavo de lo que les adjudican.

Juan Amorín
16 de junio de 2019 15:10 hs
amorin@cenital.com  
@juan_amorin

El desvío millonario de fondos públicos del gobierno porteño a través de la distribución de pauta publicitaria a medios a los que nunca les llegaba el dinero ni la propaganda a emitir durante la gestión y la campaña presidencial de 2015 de Mauricio Macri continúa escribiendo capítulos, al punto tal que ya hay más de 130 radios, programas de televisión y diarios barriales estafados por un monto superior a los 120 millones de pesos.

Apenas una semana después que este medio revelara un extenso listado de pequeños medios de comunicación que afirman no haber recibido lo que figura en las planillas oficiales, la cantidad de llamados se multiplicó, y comenzaron a aparecer nuevas víctimas de lo que podría ser un plan sistemático de desvío de fondos públicos, similar al que utilizó el mismo partido político en la ya famosa causa de aportantes truchos. Allí, Cambiemos utilizó miles de identidades para blanquear dinero en la campaña. En esta oportunidad, el mecanismo es a la inversa, sacando dinero de las arcas públicas a través de cientos de medios de comunicación de todo el país.

En este sentido se expresó Juan Pablo Arias, conductor radial de un programa zonal de Entre Ríos, que se contactó con Cenital luego de concurrir a un medio televisivo de Paraná donde le consultaron por la aparición de Cara y Ceca en los listados: "El otro día me invitaron a un programa y un colega me dijo que en la investigación de Cenital aparecía mi medio. Me entero ahora, cuatro años después", sostuvo Arias.

"Yo nunca cobré nada, no facturé, ni me contacté con ellos. No mandé una propuesta comercial, no existió acuerdo, ni preacuerdo, ni siquiera pedí una pauta de nada, es increíble", agregó. Su programa figura en los listados oficiales del gobierno porteño como receptor de $98.413, cobrados en 13 cuotas durante 2015. Cara y Ceca no es el único medio de Entre Ríos que está allí: según la página del gobierno de la Ciudad, hay 21 medios de comunicación que recibieron casi 3 millones de pesos en la época de la campaña electoral.


Algo similar ocurrió en Río Negro, donde la pauta del gobierno de la Ciudad se incrementó llamativamente en la medida que se acercaban los comicios nacionales de 2015: según un relevamiento realizó por Santiago Rey y Carolina González para el portal En Estos Días, hay 13 medios de la provincia por un total de 2 millones de pesos.

Los periodistas trabajaron en el chequeo de los datos que figuraban en los registros oficiales y el resultado fue sorpresivo: ninguno de ellos había participado de las pautas comerciales que el gobierno de Mauricio Macri les adjudicó: "La historia se repite con cada uno de los consultados: Nadie recibió lo que el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires asegura y todos se preguntan hacia dónde fueron esos fondos", relataron Rey y González en su artículo, donde dueños y gerentes de las emisoras AM 740 La Carretera, FM Pasión, LU15, FM Alas y FM Gente de Radio desmintieron por completo haber recibido esos montos.

La "federalización" de la pauta publicitaria de Mauricio Macri en esta maniobra que pese a haber sido judicializada jamás quedó aclarada no parece ser una mera casualidad y podría estar vinculada a la recaudación de fondos para la campaña electoral, máxime teniendo en cuenta que hay decenas de millones de pesos adjudicados a "aportantes truchos" cuyo origen todavía se desconoce.

Al analizar la distribución de publicidad oficial que realizó Macri en su segundo mandato al frente de la Ciudad de Buenos Aires, resulta llamativo el exponencial incremento de la misma en la proximidad a la contienda electoral: el gobierno porteño pasó de distribuir 300 millones en ese concepto durante 2012, a 732 millones en 2014 y a 1387 millones durante 2015.

Y a la vez comenzó a distribuirse en forma más amplia, otorgándole una supuesta participación a medios de todo el país y de todos los tamaños: grandes, medianos, pequeños, de alcance nacional, regional, provincial, municipal y vecinal, aunque claro, sin el consentimiento de muchos de ellos, al punto tal que el 40% de la pauta analizada no perteneció a medios corporativos.

De esta forma, los medios de la Ciudad y el gran Buenos Aires concentraron el 56% de la pauta, mientras que medios de todas las provincias argentinas recibieron el restante 44%. Según relataron algunas de las emisoras estafadas que sí pasaron spots del gobierno porteño, aunque no por esos montos, las publicidades enviadas no parecían encontrarse acorde al lugar donde circulaban: "Nos enviaban propagandas de turismo que no tenían nada que ver con la Patagonia, nadie de Bariloche o de Cipolleti podría pegarse una escapada a Buenos Aires playa en un fin de semana, es ridículo", expresaron ante la consulta de Cenital.

Como si esto fuera poco, los controles del gobierno porteño tampoco fueron eficaces: este medio accedió a decenas de actas de certificación de emisión de pauta que se encuentra incompleta, sin firma, sin aclaración de publicidad, ni fechas de emisión, e incluso, muchas de ellas no contienen ni el medio en el que fueron emitidas y al que se le pagaron.



Al ser consultado por Cenital, fuentes allegadas a la Auditoría de la Ciudad revelaron un dato que agrega todavía más sospechas sobre este posible desvío de fondos públicos: nunca pudieron controlar las partidas de publicidad mencionadas porque "el gobierno porteño junto a sus aliados lo impidió en forma sistemática. Todavía no sabemos qué es lo que intentaban ocultar", detallaron.

Medios by on Scribd