Macri propone "avenida del medio" en sus listas ante el reclamo del aborto

Con los candidatos definidos en todo el país, aparece una certeza: la discusión por la interrupción del embarazo llegó para quedarse y será el prisma con el que serán evaluados los nombres. Spoiler: acá tampoco existe la tercera posición.

Noelia Barral Grigera
23 de junio de 2019 10 hs
nbg@cenital.com  
@nbg__

La oficialización de las listas hace algunas horas terminó de configurar el mapa de las elecciones nacionales en la Argentina y permite trabajar ya sobre algunas certezas: tanto Cristina Fernández de Kirchner como Mauricio Macri les imprimieron su sello personal a las definiciones. La ex presidenta, otorgando una presencia insoslayable en las listas a integrantes de La Cámpora después de haber anudado la unidad con la mayoría de los sectores peronistas. El Presidente, con su sostenida estrategia de borrar cualquier oferta electoral que pueda restarle votos por derecha: había bajado ya al salteño Alfredo Olmedo, y sumó en las últimas horas a su ajedrez los intentos de clausura a las candidaturas de Juan José Gómez Centurión y de José Luis Espert.

Tras varios días en que los análisis políticos destacaban el corrimiento hacia el centro de los dos principales polos de atracción, Macri parece advertir que él no se corre a ningún lado. Un mensaje doblemente explícito al mirar en detalle las listas de Juntos por el Cambio a la luz de otra de las certezas que dejó este cierre de listas: la discusión por los derechos de la mujer vino para quedarse, y los candidatos serán evaluados según se paren frente a esa demanda.

La lucha por la ampliación de derechos, presente desde hace décadas y con raíces profundas en nuestro país, adoptó en estos años la forma de la discusión por la legalización del aborto y se encarnó en los movimientos feministas argentinos que son vanguardia global. La fuerza histórica de esta novedad no fue registrada como tal por los armadores de la coalición oficialista.

El primero en poner como condición excluyente la posición frente al aborto para definir su lista fue Martín Lousteau. Llamativamente, sin embargo, competirá con el sello de la alianza que, lejos de privilegiar la ampliación de derechos en sus listas, buscó equiparar la presencia de "verdes" y "celestes" (con perdón de la simplificación), como si fueran dos posturas entre las que hay un intermedio posible. Pero no, no lo hay.

Así, según pudo reconstruir Cenital, Mauricio Macri convocó a la diputada provincial electa en Santa Fe Amalia Granata con el sólo objetivo de compartir una foto que "compense" las exigencias de Lousteau para la lista de candidatos porteños al Senado. Una lectura política anacrónica combinada con una estrategia que expone a sus candidatos "verdes" a listas que, como mínimo, pueden ser calificadas de incoherentes. Qué otra cosa es sino la gran referente de las diputadas sororas y oradora final el día de la media sanción para la legalización, Silvia Lospenatto, compartiendo boleta en la provincia de Buenos Aires con Pablo Torello, que calificó de "incogibles" a las feministas. O el propio Lousteau que, tras discutir por su compañera en la lista para el Senado, debió ver impasible cómo el PRO anotaba para el segundo lugar en la boleta de diputados a una de las principales militantes en contra de la legalización, Victoria Morales Gorleri.

Esa discusión metropolitana se replica en las provincias y en el resto de las categorías en las listas. El ex intendente de La Banda, Héctor "Chabay" Ruiz, disputará la PASO para ser candidato a senador nacional de Juntos por el Cambio en Santiago del Estero después de batallar para que la Cámara Electoral lo habilite. Tiene una condena por abuso sexual y no había podido participar de la elección de hace dos años.

Tal vez por su historia inseparable de la lucha por la ampliación de derechos en la Argentina, el peronismo fundante del Frente de Todos parece haber procesado algo mejor el tiempo histórico en el que le toca ir a las urnas. Entre sus candidatos metropolitanos no aparecen acuerdos con sectores que orgánicamente se opongan y militen contra la legalización del aborto. Sí hay en esas listas, en cambio, nombres como los de Dora Barrancos, Victoria Donda y Cecilia Moreau. El registro, sin embargo, no aparece completo: la primera de ellas, de un prestigio imposible de resumir en un adjetivo, no tiene chances de ser electa como segunda senadora en la Ciudad hegemonizada por el PRO. Y la segunda deberá contar votos hasta último momento para saber si es finalmente electa diputada, después de que Fernando "Pino" Solanas se quedara con el primer lugar en la boleta de diputados.