Creció la pobreza y trepó hasta el 35%: ¿por qué?

El Indec difundió los datos del primer trimestre de este año con un deterioro de la calidad de vida de los sectores más vulnerables.

Daniel Schteingart
4 de agosto de 2019 10:06 hs
dany@cenital.com  
@danyscht

Hace algunas semanas el INDEC dio a conocer los cuadros de la distribución del ingreso referidos al primer trimestre de 2019. Estos cuadros son muy importantes no sólo para saber cómo evolucionó la brecha entre los más pudientes y los más humildes en Argentina, sino también para estimar qué pasó con la pobreza y la indigencia. Spoiler alert: previsiblemente, todo se deterioró (y mucho) en el último año.

Pero veamos más en detalle. Tal como se ve en el Gráfico 1, entre los primeros trimestres de 2018 y 2019, los ingresos perdieron por goleada frente a la inflación. La canasta básica total (que se usa como referencia para medir la línea de pobreza, y que es una suerte de "inflación de la clase media baja") trepó 58%. Este valor supera al de la inflación general, debido a que los alimentos -que pesan más en este estrato que en el resto de la población- subieron más que el resto de las cosas, producto de la devaluación. De hecho, como también se ve en el gráfico, la canasta básica alimentaria (que se toma como referencia para medir la indigencia), subió casi 60% en el mismo período.

Gráfico 1

Por el contrario, los ingresos promedio de los hogares subieron por debajo del 30%. Solo el 20% de mayores ingresos (los deciles 9 y 10 que se ven en el gráfico) tuvo aumentos superiores al 30%; aún así, también los más pudientes quedaron muy atrás de la inflación. A la inversa, el 20% más pobre (los deciles 1 y 2) tuvo aumentos cercanos al 26%.

En resumen, todos perdieron por mucho contra la canasta básica alimentaria y total (y por eso subieron respectivamente la indigencia y la pobreza). Y como el poder adquisitivo de los más ricos cayó algo menos que el de los más humildes, también subió la desigualdad. En efecto, de acuerdo al INDEC, la brecha entre el 10% más rico y el 10% más pobre pasó de 20 a 21 veces entre los primeros trimestres de 2018 y 2019.

Ahora bien, sabemos que la pobreza y la desigualdad empeoraron en el último año. Pero, ¿cuánto? El último dato oficial, publicado hace unos meses, se refiere al segundo semestre del año pasado, cuando la pobreza afectaba al 32% de la población y la indigencia al 6,7%. Ahora bien, a partir de los datos mencionados más arriba, mi estimación es que la pobreza llegó al 35% en el primer trimestre [1] de 2019 (y la indigencia al 7,3%). Se trata de una suba de unos 9 puntos porcentuales: recordemos que a principios de 2018, la pobreza afectaba a alrededor del 26% de la población. Esta suba es la más intensa desde el año 2002: en años malos como 2014 y 2016, la pobreza había subido, pero en una magnitud menor (unos 4 puntos).

¿Por qué subió tanto la pobreza en el último año? Como se ve en el Gráfico 2, mientras más se deteriora el poder adquisitivo, más empeora la pobreza. Aproximadamente, por cada 2-2,5% que cae el poder adquisitivo, la pobreza sube un punto. En el último año, el poder adquisitivo del decil 3 (que es el que suele estar cerca de la línea de pobreza) cayó alrededor del 20%. Eso determina una suba de la pobreza cercana a los 9 puntos.

Gráfico 2

Fuente: D. Schteingart en base a simulaciones con la EPH-INDEC

¿Qué pasa si miramos el mediano plazo? El brutal deterioro del último año ha hecho que las cifras de pobreza sean las más altas en más de una década (hay que remontarse al año 2008 para encontrar pobreza del 35%). En el caso de la indigencia, estamos en el valor más alto desde 2014 (Gráfico 3). De acuerdo a estimaciones que hicimos con los colegas Guido Zack y Federico Favata, Mauricio Macri asumió con una pobreza del 26,9%. A fines de 2017, incluso había perforado ese registro (25,7%). Sin embargo, la fortísima devaluación del año pasado -que generó la mayor inflación desde 1991- revirtió drásticamente la mejora registrada en el mejor año de Cambiemos. Hoy la pobreza es 8 puntos más alta que a fines de 2015, lo que equivale a 4 millones de nuevos pobres (pasamos de 12 a 16 millones). En tanto, Macri asumió con una indigencia del 4,7% (cifra similar a la que llegó a tener a fines de 2017) y hoy se encuentra en 7,3%. En términos absolutos, hoy hay 1,2 millones de indigentes más.

Gráfico 3


¿Qué esperar hasta las elecciones? Es posible -y ojalá así sea- que el primer trimestre haya sido el peor momento de 2019. El segundo trimestre no mostró una mejora significativa, pero sí hay evidencia de que el deterioro al menos se frenó. La calma del dólar -que está generando una desinflación muy lenta, pero desinflación al fin-, las nuevas paritarias y la fuerte suba del 47% de la AUH en marzo pasado son razones que explican por qué es probable que la pobreza en el segundo trimestre haya sido algo menor a la del primero. La mejora del oficialismo en las encuestas sin dudas está conectado con ello.

Aun si esta tendencia hacia una modesta mejoría se consolida de acá a los próximos meses -lo cual es clave para que Macri tenga mayores chances electorales-, hoy es casi un hecho que el presidente terminará su mandato con varios millones más de pobres que los que recibió.



[1] En sentido estricto, se toma el período octubre-marzo, lo que se conoce como "semestre móvil". La razón de medir semestral en lugar de trimestral obedece a que en los semestres siempre hay un medio aguinaldo, en tanto que hay trimestres que lo tienen y otros que no. El cobro del medio aguinaldo -que se computa en los trimestre impares- baja por sí solo 1,5 puntos la pobreza aproximadamente.