Disparen contra Kicillof: la campaña de Cambiemos para ayudar a Vidal

Todo el oficialismo se puso al servicio de la gobernadora y salió a cuestionar públicamente a su retador electoral. Las encuestas muestran que el ex ministro le da pelea a la gran estrella electoral de Cambiemos y eso encendió las alarmas.

Noelia Barral Grigera
11 de julio de 2019 14:07 hs
nbg@cenital.com  
@nbg__

La virulencia que mostró esta primera semana la campaña electoral, con el oficialismo absolutamente encolumnado y mostrando hambre de victoria, se centró en el candidato bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof. Ayudar a María Eugenia Vidal es la premisa principal por estas horas en Cambiemos. La estrategia apunta a un objetivo que son dos: si Vidal retiene la provincia (algo que según las encuestas aparece amenazado), tal vez logre crecer lo suficiente como para empujar hacia arriba a Mauricio Macri en el principal distrito en cantidad de votos del país y acercarlo a la reelección.

Pero además, la estrategia busca concentrar en la contraposición Vidal / Kicillof la discusión electoral dominante, en un intento por reeditar lo que fue la exitosa polarización entre la hoy gobernadora y su ex rival Aníbal Fernández. Esa movida ayuda también a correr de la discusión principal a un Macri sin grandes logros de gestión que mostrar.

En el último mes, el presidente Mauricio Macri; su candidato a vice, Miguel Pichetto; la propia gobernadora Vidal; el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta; la diputada nacional Elisa Carrió; el intendente de Vicente López y presidente del PRO bonaerense, Jorge Macri, y otros legisladores nacionales y provinciales de Cambiemos dijeron sobre Kicillof:

  • Que es comunista (Pichetto).
  • Que es marxista (Jorge Macri).
  • Que tal vez se curó de su marxismo (Jorge Macri).
  • Que como gobernador será un títere de Máximo Kirchner (Vidal).
  • Que es integrante de una organización política, La Cámpora, que es el brazo del narcotráfico kirchnerista (Vidal y Martha Pelloni).
  • Que fue cómplice de que la inseguridad se instalara en la provincia de la mano del narcotráfico (Luis Otero).
  • Que fue cómplice de los accidentes viales en las rutas bonaerenses porque estaban abandonadas (Franco Bagnato).
  • Que fue cómplice de que los chicos no recibieran el Boleto Estudiantil (Juan Pablo Allan).
  • Que si gana volverá el cepo cambiario (Pichetto y Jorge Macri).
  • Que es patético por comprar naranjas en la ruta (Larreta).
  • Que es un candidato trasplantado de la Ciudad a la Provincia (Vidal y Larreta).


Parte de las ¿acusaciones? fueron difundidas en el marco de una arremetida virtual organizada por los Defensores del Cambio (los militantes en redes de Cambiemos) con el hashtag #QueHizoKicillofEnPBA, del que participaron algunos de los nombres más visibles de la lista de candidatos a diputados en la provincia, como Silvia Lospennatto.

Dos consultores que analizan mediciones diarias en la provincia, uno para el Gobierno y el otro para el Frente de Todos, coincidieron en diálogo con Cenital en que en el último tiempo Kicillof pasó de retener 8 de cada 10 votos de Cristina Fernández de Kirchner a conservarlos todos. El 100% de la intención de voto de la ex presidenta, fuertísima particularmente en la Tercera Sección Electoral pero con buenos registros en el resto de la provincia, quedan en la boleta que lidera el ex ministro de Economía. Esa novedad mejoró las chances bonaerenses de Kicillof en momentos en que el macrismo festeja la tibia remontada de Macri en las encuestas nacionales. Y por eso se encendieron las alarmas en el comando de la campaña oficialista.

Como parte de la estrategia de apuntar contra el ex ministro hay que contar además una decisión del Gobierno que podría terminar en consecuencias muy caras para las arcas nacionales. En los últimos días, el Gobierno denunció ante la Justicia de Estados Unidos que la venta del 25% de las acciones de YPF durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner fue "fraudulenta". Para respaldar su postura, el Poder Ejecutivo presentó la versión taquigráfica de un discurso de Kicillof ante el Congreso defendiendo la estatización de la petrolera. En aquella presentación, el entonces ministro advirtió que no se iban a "respetar los estatutos de YPF ante los reclamos de los accionistas" porque algunos mecanismos estatutarios que apuntaban a blindar la posición de los privados quedarían anulados por la decisión soberana del país de estatizar la compañía.

Esa presentación llamó la atención de especialistas en temas energéticos porque le otorga un beneficio argumental al fondo buitre Burford Capital, que pretende cobrar 3000 millones de dólares por la expropiación. Para Nicolás Gandini, periodista especializado en energía, "desde el punto de vista de los intereses del Estado (la presentación) no tiene lógica". "La única lógica que puede tener es involucrar a Kicillof y esmerilar su imagen para decir que fue quien contribuyó a generar el problema", analizó en Radio Con Vos.

Finalmente, ¿como parte de la estrategia bonaerense?, también hay que anotar el ¿error? de la Televisión Pública en el entretiempo de la final de la Copa América, cuando con 20 puntos de rating de promedio se coló un spot electoral de Vidal que no debió haber sido emitido pues en la provincia la campaña comienza legalmente mañana. La Dirección Nacional Electoral (que depende del Ministerio del Interior de Rogelio Frigerio) se lavó las manos y dijo que cumplió su papel institucional: avisó a partidos y canales que no podían pasar spots bonaerenses hasta el 12. ¿Entonces la responsabilidad fue de la TVP? Nadie del Sistema de Medios Públicos, encabezado por Hernán Lombardi, ha respondido aún al respecto. Tampoco hubo información oficial de eventuales sanciones por el rompimiento de la veda electoral.