España al borde de nuevas elecciones: fracasó la investidura de Sánchez

Tras el derrumbe en las negociaciones con Unidas Podemos, el líder socialista no logró la mayoría simple para ser presidente.


25 de julio de 2019 14:07 hs

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, fracasó hoy en su segundo intento de ser reelegido, lo que deja a España en la puerta de una nueva convocatoria a elecciones que solo se podrá evitar si en los próximos dos meses los socialistas alcanzan un acuerdo con Unidas Podemos, algo que hasta ahora resultó imposible.

Tras unas negociaciones infructuosas y el intercambios de ofertas y contraofertas "in extremis", incluida una propuesta de último minuto, que el líder de Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, lanzó en pleno debate, la reelección de Sánchez, quien necesitaba sumar una mayoría simple de los votos del Congreso de los diputados, no fue posible.

La candidatura del líder socialista recibió el voto favorable de 124 diputados frente a los 155 que votaron en contra, y 67 que se abstuvieron, entre los que se cuentan Unidas Podemos y ERC, un partido independentista, entre otros. Sánchez sólo obtuvo el "sí" del Partido Socialista (PSOE) y del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), mientras el "no" provino mayoritariamente del conservador Partido Popular (PP), los liberales de Ciudadanos y el partido de extrema derecha Vox.

El PSOE ofreció a la formación morada una vicepresidencia social y tres ministerios: Sanidad y Consumo, Igualdad y Vivienda. Unidas Podemos pedía tener competencias en las llamadas políticas activas de empleo, que regulan sobre todo las protecciones a los desempleados. Adriana Lastra, la vocera del PSOE, rechazó la oferta minutos al asegurar que estaba solicitando competencias transferidas por el Estado a los gobiernos regionales.

"No se puede poner la Hacienda pública en manos de alguien que no ha manejado nunca un presupuesto", dijo Sánchez, en una afirmación que luego UP calificó como "prepotente".

Gabriel Rufián, líder de ERC, que se abstuvo como un gesto para que las dos fuerzas protagonistas logren acercar posiciones, lamentó la oportunidad perdida, afirmó que septiembre "nos complica la vida a todos", en alusión a los resultados del juicio del procés por la independencia de Cataluña que se conocerán en ese mes.

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, comunicará el fracaso de Sánchez mañana al rey Felipe VI, quien tiene que decidir si abre en breve una nueva ronda de consultas con los partidos o, como es más probable, da un tiempo para constatar si el líder del PSOE hace otro intento negociador con Unidas Podemos, el partido más relevante que puede desbloquear su reelección. Los morados ya avisaron que están dispuestos a seguir negociando, de ahí la abstención en la votación.

Si no hay acuerdo el 24 de septiembre se publicaría en el BOE (Boletín Oficial del Estado) el adelanto de los comicios y se pondría en marcha un nuevo plazo para que los españoles concurran a las urnas, lo que llevaría la cita electoral al 10 de noviembre.

Durante los últimos meses, Sánchez amenazó a Unidas Podemos con que no volvería a negociar después de la votación de investidura de julio, pero tras su fracaso podría cambiar de posición.La fuerza de izquierda de Pablo Iglesias, por su parte, dijo que tiene "la mano tendida".

El reloj para las nuevas elecciones ya está descontando tiempo. Las cartas están sobre la mesa.


Con información de TÉLAM.