¿Por qué subió el dólar si bajó la tasa?

La divisa norteamericana aumentó 50 centavos en el mercado minorista y cerró a $45,4 pese a que la FED redujo la tasa de interés por primera vez desde 2008.

Mara Ruiz Malec
1 de agosto de 2019 17:08 hs
mara@cenital.com  
@marucha_rm

El dólar subió 48 centavos en el mercado mayorista y cerró en $44,35, mientras que el valor de venta al público en el Banco Nación subió 50 centavos (a $45,4). Fue un día complicado para la mayoría de las monedas emergentes. De hecho, la Argentina no fue la más golpeada. El peso colombiano y el chileno cayeron más. ¿Qué esta pasando?

Este jueves contamos que la baja en la tasa de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) era una buena noticia para Argentina. Hoy el dólar sube. Les juro que no los quise estafar. ¿Qué pasó en el medio? Bueno, resulta que después de que se emite el comunicado de prensa, habló el Presidente de la FED, Jerome Powell y parece que la chocó un poco. Mejor dicho, no dijo lo que los "mercados" esperaban escuchar: que esta era la primera de una serie de bajas. De hecho, dijo casi lo contrario. Luego aclaró que esto no significara que fuera la primera y última disminución sino que van a monitorear los datos de la economía. Como les contaba, los números de Estados Unidos en realidad vienen bastante bien, con un desempleo en mínimos desde los años 60 y una inflación por debajo pero cercana a la meta de 2% anual.

La bolsa de Estados Unidos cayó apenas Powell pronunció la frase. Pero el asunto no iba a terminar ahí. Todos esperaban el tweet de Donal Trump acusando de tibio al jefe de la FED. Eso sucedió. Trump está muy urgido porque la Reserva Federal reduzca las tasas. No sólo necesita que la economía siga creciendo. EEUU esta en plena guerra comercial con China. Una buena manera para evitar las importaciones chinas, es que el yuan se encarezca frente al dólar. La baja de tasas podría ayudar. Trump quería una baja más agresiva. Así que no se contentó con un solo comentario en la red del pajarito.

Si Estados Unidos no puede competir devaluando, entonces le quedan otras herramientas de política comercial. Su Presidente las sacó a jugar. Cerca de las dos y media de la tarde de hoy (poco antes de que cierre nuestro mercado), lanzó una serie de tweets contando que va a subir los aranceles a un 10% sobre 300 mil millones de dólares en productos chinos. Dice que China quiere renegociar el acuerdo justo cuando lo estaban por firmar, que no compraron la cantidad de alimentos norteamericanos que se habían comprometido a comprar y que pese a que su "amigo el presidente Xi" se comprometió a no vender más Fentanyl (un opiode) a Estados Unidos, no cumplió. La bolsa se volvió a caer ante las nuevas noticias.

Aunque no la menciona, la medida parece más una respuesta a la FED que a China. Si no me bajás más la tasa para que se abarate el dólar, voy por acá. Freno las importaciones y genero incertidumbre y caos. Y ahora ya tenés los motivos para disminuir la tasa.

Argentina: siempre vulnerable nunca invulnerable

Este viernes puede ser otro día complicado. Es que Argentina suele dar la nota, aun cuando sean cuestiones que afectan a todo el mundo. ¿Se puede ir todo al demonio? De un lado del ring tenemos a los que demandan dólares, del otro a los que ofrecen, gobierno auspiciado por el FMI mediante. En base a al último informe de coyuntura del Instituto de Trabajo y Economía (que pueden encontrar acá), vamos a analizar un poquito que pasa en cada lado del cuadrilátero.

Por el lado de la demanda, hay buenas y malas perspectivas. Con la cantidad de dinero sin crecer y con el valor del dólar entre $44 y 45, la verdad es que cada peso tiene menos capacidad de comprar dólares. Además muchos de los capitales golondrina que iniciaron la corrida el año pasado, cuando decidieron irse de manera abrupta, ya se fueron. Los ingresos por este tipo de inversiones acumulados desde enero de 2016 alcanzaron un máximo de USD 12.500 millones en marzo de 2018, y en junio de 2019 se ubican apenas en USD 2.500 millones.Pero es un año electoral. La dolarización promedio en años electorales nos dice que la demanda todavía está calma y que podría crecer. Si tomamos el promedio de años electorales sin contar el 2013 y el 2015 (cuando había el llamado "cepo"), la demanda de lechuga podría duplicarse en los próximos meses respecto a lo que fue en este segundo trimestre. A esto hay que sumarle que casi todos dan por descontado que habrá que renegociar parte de la deuda. Es decir, que los dólares no van a alcanzar en los próximos años.

Por el lado de la oferta, ¿tiene poder de fuego el Banco Central? Si miramos el nivel de reservas (casi 68 mil millones de dólares), sí tiene. El problema es que buena parte de estas reservas están comprometidas en un plazo no muy largo con acreedores muy importantes. Entonces, si usan, deben recuperarse rápidamente. Si no, el gobierno que venga va a estar en problemas. Si tomamos la parte de las reservas que corresponden a depósitos de ahorristas (sí, una parte de estos depósitos se cuentan como reservas) más los compromisos con organismos oficiales - principalmente el FMI y el Banco de China (que se deben pagar casi sí o sí, son acreedores privilegiados, y cuya renegociación de plazos podría implicar someter a discusión la política económica interna), estamos en problemas, porque debemos más de lo que tenemos guardado en Reservas Internacionales.

Por último, al FMI no le gusta mucho la idea de que el Banco Central intervenga para frenar una corrida. Por ahora lo aprueba. A esto hay que sumarle la poca pericia que mostraron las autoridades de este mismo gobierno para controlar el dólar. El año pasado se usaron 13.541 millones de dólares de las reservas, pero el tipo de cambio igual pasó de 20,19 a 38,57: un 91% de suba.

Argentina sigue muy vulnerable.