Montevideo y su plan para alquilar barato

El gobierno uruguayo presentó un programa para recuperar edificaciones vacías degradadas de su capital y ponerlas a disposición de los inquilinos.

Fernando Bercovich
5 de agosto de 2019 08:12 hs
fernando@cenital.com  
@ferbercovich

La semana pasada el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) de Uruguay y el gobierno de la ciudad de Montevideo presentaron su Plan de Alquiler Social. Si bien se trata de una prueba piloto, la iniciativa del país vecino tiene un elemento que la distingue de los de otros programas de alquiler social más difundidos en Europa y Estados Unidos.

El plan consiste en recuperar edificaciones vacías degradadas -públicas y privadas- de la Ciudad Vieja para que luego el gobierno local las ponga a disposición de los inquilinos montevideanos. La prueba piloto de este programa va a tener como resultado 120 viviendas para alquiler y el Estado gastará, este primer tramo, diez millones de dólares del total de cien millones que tiene a disposición para todo el proyecto, a través de una crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Aunque 120 viviendas puede sonar a poco, hay que tener en cuenta algunos detalles antes de llegar a esa conclusión. En primer lugar, que es una prueba piloto. En segundo lugar, que en Montevideo viven alrededor de 1,3 millones de personas de las cuales un 22% -aproximadamente 300 mil- son inquilinas. En Buenos Aires, hay alrededor de 1 millón de inquilinos. Y en Berlín, donde el gobierno compró hace unas semanas 670 departamentos para poner en alquiler social, residen 3,5 millones de personas y casi la mitad de la población (49%) es inquilina, o sea cerca de 1,7 millones de berlineses.

Pero quizás el tercer detalle sea el más importante. No tiene que ver con números sino con algo más cualitativo: el plan de Montevideo consiste en un recuperar edificaciones vacías y degradas en la zona central de la ciudad. Por lo tanto, además de beneficiar a los inquilinos el programa propone embellecer zonas con muchos edificios abandonados y generar áreas mixtas, ya que no se trata de construir edificios enteros para alquiler social donde se correría el riesgo de generar un cierto nivel de segregación socio-territorial.

Según Stella Zuccolini, arquitecta y urbanista de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial del MVOTM, la de Montevideo es la primera experiencia con estas características de la región pero existe amplia experiencia en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y también en países escandinavos. Además, Zuccolini señala que uno de los objetivos centrales de esta iniciativa es empezar a incidir en el mercado de alquileres.

¿La iniciativa de Montevideo podría ser aplicado en ciudades argentinas? Ante la consulta de Cenital, Eduardo Reese, urbanista y Director del Área de Derechos sociales, económicos y culturales del CELS, dijo que "es perfectamente posible tener una política de alquiler social basado en la recuperación de edificios y vacíos urbanos en las ciudades argentinas, pero depende de la voluntad política".

Reese también precisó que este proceso podría llevarse adelante con cooperativas de vivienda o asociaciones civiles sin fines de lucro, lo que podría reducir el precio de producción de las viviendas. Además, destacó que "el alquiler social no solo permite que las familias beneficiarias paguen un alquiler más barato, sino que también elimina el resto de las barreras que tienen que sufrir los inquilinos como la garantía propietaria o los contratos abusivos".