Comodoro Py en el ¿final? de la era Cambiemos

Si cambia el gobierno, los jueces Irurzun y Bonadio podrían jubilarse y por el mismo camino irían los fiscales Moldes y Pleé. En los tribunales federales porteños octubre llegó antes de tiempo.

Ariel Zak
19 de agosto de 2019 10 hs
ariel@cenital.com  
@Ariel_Zak

En Comodoro Py el tiempo parece haberse adelantado. El resultado de las elecciones primarias del domingo 11 de agosto fue interpretado como irreversible. Entre los jueces y fiscales que habitan el edificio de los tribunales federales del barrio porteño de Retiro está instalado el clima de que el gobierno ya cambió.

Bastaron menos de 24 horas para el cambio de clima. El lunes siguiente a las PASO en las que Alberto Fernández (Frente de Todos) le sacó 15 puntos de ventaja al presidente Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), Comodoro Py amaneció atravesado por rumores que databan de magistrados dispuestos a dejar sus cargos. Algunos ya tienen el trámite jubilatorio completo para irse en cualquier momento. Otros hacen cuentas para ver cuánto les falta.

Desde el Frente de Todos no hubo contactos formales con Comodoro Py, nadie adelantó que de llegar al poder el espacio encabezado por Alberto Fernández intentará correr a ningún juez ni a ningún fiscal. Pero hubo una declaración del candidato en la campaña que inquietó a más de uno: fue aquella con la que advirtió que habrá jueces que "van a tener que explicar las barrabasadas que escribieron". Aunque después aclaró que no se lo tendrán que explicar a él sino "al sistema institucional argentino, al Consejo de la Magistratura, a quien corresponda".

Los jueces a los que mencionó Alberto Fernández fueron Julián Ercolini, Claudio Bonadio, el camarista federal Martin Irurzun y los camaristas de Casación Gustavo Hornos y Gemignani. Alguno de ellos, quizás en modo "tubo de ensayo", echó a correr entre sus colegas el rumor de que evaluará jubilarse en caso de que cambie el gobierno y finalice la gestión de Macri.

Es conocido en el mundillo judicial que mucho jueces y fiscales inician el trámite jubilatorio tan pronto como cumplen los 60 años aunque no estén pensando en jubilarse: lo hacen para tener una puerta de salida rápida en caso de querer dejar el cargo de manera "urgente" y, por ejemplo, presentar la renuncia para evitar someterse a un jury de enjuiciamiento. Si fueran destituidos perderían la jubilación privilegiada que corresponde a los magistrados.

"Habrá que ver qué firmó cada uno. Los que jugaron más fuerte seguramente piensen en irse", sostuvo un juez de Comodoro Py que aseguró ante Cenital haber hablado con colegas y con fiscales que anunciaron su idea de jubilarse.

El nombre más repetido por los jueces y fiscales que analizan, off the récord, los cambios que pueden darse en Comodoro Py es el de Martín Irurzun: el presidente de la Cámara Federal porteña fue quien promovió la doctrina que posibilitó las detenciones preventivas de varios ex funcionarios kirchneristas. Tiene el trámite jubilatorio completo. Si quisiera renunciar solo necesitaría la firma del ministro de Justicia. Ya lo comentó con alguno de sus colegas.

El juez federal Claudio Bonadio, el que más veces procesó a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el único que solicitó su desafuero para detenerla, también tiene el trámite jubilatorio completo. Cuentan en los tribunales de Retiro que el resultado de las PASO cayó muy mal en su juzgado. Al juez además lo aqueja una delicada situación de salud. Los que lo tratan asegura que evaluará su eventual salida cuando eleve a juicio la causa de los Cuadernos.

Otro magistrado que tiene el beneficio jubilatorio otorgado y al que mucho de sus colegas vieron afectado por el resultado de la PASO es el fiscal de Cámara German Moldes. Enemistado con el kirchnerismo, el fiscal que llegó a Comodoro Py durante el menemismo y que también alentó la detención de la ex mandataria comentó entre colegas que podría retirarse. No todos lo creen.

Entre los que sacan cuentas, aseguran fuentes tribunalicias, está el fiscal Carlos Stornelli. Fue declarado en rebeldía en el marco del Caso D'Alessio y está enfrentado también con la ex presidenta y muchos ex funcionarios. Recién en febrero cumple 60 años, edad necesaria para iniciar el trámite jubilatorio.

La lista de los magistrados de Comodoro Py con el beneficio jubilatorio asignado sigue: otro que ya lo tiene y podría utilizarlos es el fiscal de la cámara de Casación, Raúl Pleé, uno de los principales sostenes de Stornelli y con firmes vínculos con el oficialismo: formó parte de una Comisión Asesora en seguridad deportiva de Boca creada por Mauricio Macri en 2007.

Las miradas se posicionaron tras las PASO también sobre dos jueces de la Cámara Federal porteña: Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Ambos fueron trasladados a sus cargos actuales desde Tribunales Orales gracias al apoyo de la mayoría que construyó el oficialismo en el Consejo de la Magistratura. Pero ahora serían los propios representantes de Cambiemos en ese órgano los que ofrecen poner en discusión sus traslados como prenda de negociación de cara a un eventual cambio de gobierno. Bruglia tiene el tramite jubilatorio aprobado. Bertuzzi está lejos de los 60 años.

Hay más magistrados que ya completaron su trámite jubilatorio y que podrían optar por la salida rápida de la jubilación. Dos ejemplos -aunque parecieran estar fuera de la mira, según el análisis de sus propios colegas- son el juez Rodolfro Canicoba Corral y la jueza María Romilda Servini.

Otro de los efectos del resultado de las PASO en Comodoro Py es que muchos jueces pasaron a "modo avión", según grafica un juez que fundamenta así que durante la primera semana posterior a las elecciones no se hubiera conocido ningún fallo de impacto para la opinión pública. No se registraron movimientos trascendentes en causas en la que se encuentre investigada la ex presidenta y actual candidata a vice Cristina Fernández de Kirchner. Tampoco en las causas que preocupan a Macri.

La sala I de la Cámara Federal porteña por caso, tiene que revisar uno de los tantos procesamientos que le dictó Bonadio a la ex mandataria por causas vinculadas a la de los Cuadernos: el referido al supuesto uso indiscriminado de los aviones presidenciales durante su gestión por el que le atribuyó la comisión del delito de peculado. Dicen en los tribunales que ese fallo podría ser revertido en el corto plazo por el tribunal de apelaciones, pero que de haber ocurrido en esta semana hubiera sido leído, indefectiblemente, en clave política. Y mejor evitarlo.

Interlocutores

Los temores de algunos magistrados que tienen despacho en Comodro Py por ahora no encuentran correlato en las oficinas de campaña del Frente de Todos. El menaje que surge de allí es que no habrá revancha. Aunque todos entienden que pueda haber quienes se sientan incómodos con un cambio de gobierno.

Antes de tomar cualquier decisión, en los tribunales de Retiro esperarán alguna señal, la confirmación de algún nombre, saber quién será el interlocutor entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. Peor desde el comando de campaña del Frente de Todos dicen que habrá que esperar. "Es un tema que Alberto maneja de taquito. No va a adelantar nombres y va a decidir él. Conoce el paño, es abogado, conoce a los jueces", aseguran.

A pesar del hermetismo, quienes más conocen al candidato ya empezaron a hacer nombres. De allí podría salir el de la o el futuro ministro de Justicia, u algún otro funcionario destinado a esa cartera, e incluso de algún candidato a ocupar la Procuración General de la Nación.

Entre los dirigentes porteños que rodean a Alberto Fernández se encuentra a Juan Manuel Olmos, ex presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad, un asesor de importancia en el armado del Frente de Todos. Se perfila como uno de los candidatos. Otros nombres que sonaron son el del abogado y ex juez del juicio a las juntas León Arslanián y el del ex ministro de justicia de Néstor Kirchner, Alberto Iribarne, amigo además del candidato. Otro nombre fuerte que algunos anotan en esa lista es el de Marcela Losardo, ex viceministra de justicia y ex jefa de asesores de Alberto Fernández en la jefatura de Gabinete. Pero lo dicho: desde el núcleo duro del albertismo rechazan cualquier posibilidad porque aseguran que el ex jefe de Gabinete todavía "no lo habló con nadie".

Otro lugar que deberá cubrir el próximo gobierno es el de Procurador General de la Nación que ocupa de manera interina Eduardo Casal desde la renuncia de Alejandra Gils Carbó en octubre de 2017. El macrismo fracasó hasta ahora en su intento de colocar allí a la jueza del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Inés Weinberg de Roca. Ese lugar podría estar reservado para un juez de Comodoro Py que tiene buen vínculo con el candidato. Habrá que esperar para saberlo. El tiempo parece haberse adelantado, pero recién estamos en agosto.