Denuncian que el oficialismo obliga a empleados públicos a participar de la campaña

Trabajadores de Nación, Provincia, Ciudad y organismos descentralizados relatan que debieron volantear, participar del call center electoral y hasta asistir a actos de proselitistas de Macri a cambio de comida, días de vacaciones y de dinero. Los testimonios y el plan del Gobierno para fortalecer este mecanismo de cara a octubre.

Juan Amorín
21 de agosto de 2019 12:01 hs
amorin@cenital.com  
@juan_amorin

Empleados públicos de todo el país son utilizados por el oficialismo para realizar actividades durante la campaña: volantear, formar parte del call center electoral, fiscalizar el día de la elección, hasta participar de los actos como militantes a cambio del almuerzo y de días de vacaciones extra.

Los casos se repiten a lo largo y a lo ancho del país bajo un mismo patrón: los trabajadores convocados son en su mayoría prescindibles y fáciles de despedir por su condición de monotributistas.

Cenital accedió a un chat de una importante secretaría nacional, donde el funcionario, que supo estar en la cuerda floja hace algunas semanas, pedía abiertamente "voluntarios y no tan voluntarios" para fiscalizar el domingo 11 de agosto: "Hola, cómo va? Estamos reclutando voluntarios y no tan voluntarios para fiscalizar las PASO. Sería medio día para poder votar antes o después. Podrás pasarme el lunes los de tu equipo que vendrían? Obviamente la idea es sumar a la gente de mayor confianza", le envió este importante funcionario a uno de sus subsecretarios.

A su vez, el subsecretario se encargó de reenviarlo a sus empleados: "Estimados, llegó la hora de aportar a la campaña y ser parte activa de la votación/democracia. Siendo que somos la subse con más recursos humanos aspiro a presentar al menos 50 personas. Me podrían pasar la lista de gente con los requisitos pedidos para el lunes al mediodía? Gracias".


En la Ciudad de Buenos Aires la situación se repite: trabajadores de todas las dependencias denuncian que fueron obligados a asistir al call center de campaña, a volantear en las esquinas por Juntos por el Cambio, e incluso que fueron llevados al acto que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, compartió junto a Mauricio Macri en el Club 17 de Agosto del barrio porteño de Villa Pueyrredón. "Primero fuimos a repartir volantes a Belgrano y después nos llevaron al acto de Macri con Larreta en el club 17 de agosto. Fue el sábado 20 de julio y nos dieron una hamburguesa y una coca gratis. La mayoría de nosotros no vota a Larreta ni a Macri pero tuvimos que ir igual", detalló uno de los empleados de la Ciudad ante Cenital.

Uno de los empleados que fue obligado a asistir lo describió de la siguiente manera: "En el call center tienen la siguiente mecánica: se arman listas de días para ir y los gerentes consultan quién puede ir tal día. Se anotan todos y pasan a la dirección general los datos. En el call te tienen anotado para que pases asistencia al llegar. Hay café, té, snacks y gaseosas, lo tienen todo armado", describió sobre las jornadas de participación.

"Ahí te cuentan de qué trata el asunto y dan unas pautas: 'si el vecino no quiere hablar le preguntamos si podemos comunicarnos en otro momento. Si quieren hablar de otro tema tomamos la observación y la anotamos bajo la categoría que corresponda, le preguntamos si quiere hablar con el 147 y de ser así le transferimos. Si se ponen de mal humor los saludamos y nos despedimos con respeto y le agradecemos por su tiempo'. Una vez terminado esto arrancan las llamadas. Al final quien hizo más llamadas tiene un premio y se sortea otro al azar. Te despiden y te vas a laburar, como cualquier otro día", concluyó el empleado del ministerio de Modernización, que participó de las jornadas hace poco tiempo y grabó con su celular algunos tramos, como cuando le explicaban el instructivo en el que está detallada cada respuesta que deben brindar.



En un ministerio de la Ciudad, una importante gerente les pidió a sus empleados que fiscalizaran en las PASO para Juntos por el Cambio. ¿Qué ofrecía a cambio? Días de vacaciones en el Estado. "Creo que les resultará tentador darles 2 días libres a ser utilizados cuando gusten: pegado a un feriado, a las vacas, etc. El requisito es vivir en CABA y quienes quieran tomar esta promoción me tienen que escribir por privado!", detalló.

En la provincia de Buenos Aires, el candidato a intendente de San Martín y actual ministro de Desarrollo Social de Vidal, Santiago López Medrano, también reclutó a los empleados estatales que están bajo una modalidad de contratación precaria: "La asistencia es obligatoria, los que van desde La Plata no se preocupen que hay un vehículo asegurado con ida y vuelta que sale desde 55". La calle 55 es donde queda el ministerio que dirige López Medrano.




Frente a estos abusos, los empleados del Estado comenzaron a organizarse y crearon la página web No es mi trabajo, donde recaban testimonios en forma anónima de las dependencias del Gobierno en las que están obligando a hacer tareas militantes y también detallan las leyes que los protegen para poder negarse y no sufrir consecuencias.

Allí se están acumulando decenas de denuncias contra el gobierno nacional, de la Ciudad, de la Provincia, organismos descentralizados e incluso de proveedores del Estado.

Una trabajadora de la secretaría de Infraestructura Urbana del ministerio del Interior contó que fue enviada a fiscalizar a Hurlingham sin ninguna remuneración y poniendo su vehículo a disposición: "Después de las PASO se nos pidió que hablemos de fraude con nuestros amigos y familiares para convencer que se sumen a fiscalizar. Al igual que durante toda la campaña se nos enviaron piezas de comunicación y se nos exigió que lo compartamos a través de las redes sociales. A la mayoría de los monotributistas se nos explicó que de ganar el Frente de Todos iban a prescindir de nuestro trabajo y se nos dijo que era importante que ganara Macri porque sino podíamos perderlo", explicó.



Desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), el delegado Eduardo Nasif aseguró que Cambiemos cae en este tipo de prácticas "desde la campaña presidencial de Macri en 2015" y agregó que "varían los organismos y las tareas pero la práctica es siempre la misma: jugar con el miedo a perder el trabajo o alentar la idea que así se progresa en el mismo".

A su vez, en una carta enviada hace una semana Nasif pidió que las autoridades tomen cartas en el asunto. "Estamos convencidos que el Estado no es propiedad de ningún partido político y que las oficinas del Gobierno de la Ciudad no son locales partidario. Ningún funcionario puede hostigar y avasallar los derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional", argumentó.

De cara a las elecciones generales, la cosa cambió. El ministerio de Transporte de Guillermo Dietrich tomó la posta y a través de Marcelo Orfila, presidente de Trenes Argentinos, ya comenzó a ordenar el reclutamiento de fiscales a través del Estado: "Hola a todos. Confirmaron que el Ministerio de Transporte será responsable de la fiscalización en todo el país para las elecciones del 27 de octubre. La idea es armar una mega logística movilizando entre 100.000 y 200.000 personas en todo el país para cubrir cada una de las 100.000 mesas. Se va a incorporar gente de otros lugares del gobierno y del sector privado. Desde el Ministerio de Transporte se apuntaría a conseguir 10.000 personas. Aquellos que se quieran sumar serán bienvenidos, los que tengan amigos y familiares fuera dentro y fuera de la Ciudad de Buenos Aires que quieran ayudar también serán bienvenidos. Por último, todos los que tengan ideas, sugerencias de buenas prácticas, etc. será importantes recibirlas. En unos días pasaremos un un link donde se puedan anotar para fiscalizar en el lugar del país donde se encuentren", envió Orfila a la segunda línea de Trenes para que ellos a su vez bajen el mensaje y confirmen la cantidad de empleados reclutados para Juntos por el Cambio.