El yuan, en su momento de mayor debilidad

La moneda china alcanzó su nivel más bajo desde la crisis de 2008.


27 de agosto de 2019 14:08 hs

En medio de los vaivenes de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el yuan volvió a devaluarse y su cotización, 7,15 yuanes por dólar y un retroceso de 240 puntos, alcanzó su nivel más bajo en 11 años, de acuerdo a los datos publicados por el Banco Popular de China (BPC).

¿Manipulación?

Todo comenzó el 8 de agosto. Tras el anuncio de Donald Trump de implementar más aranceles del 10 % a 300 mil millones de dólares a las importaciones chinas a partir del 1 de septiembre, el Banco de China dejó por primera vez que el dólar superara los 7 yuanes. La medida fue considerada planificada, debido a que el tipo de cambio es controlado por el gobierno, por lo que la respuesta de Estados Unidos fue considerarlo como una "manipulación monetaria".

"China siempre ha usado la manipulación de divisas para robar nuestros negocios y fábricas, dañar nuestros trabajos, deprimir los salarios de nuestros trabajadores y dañar los precios de nuestros agricultores. ¡Ya no más!", fueron las palabras de Trump, luego de conocer las novedades económicas china.

Lo cierto es que desde esa fecha la moneda china no ha dejado de depreciarse con respecto al dólar. En abril un dólar equivalía a 6,67 yuanes y se espera que pueda llegar ahora hasta los 8, dependiendo de las medidas que se tomen en torno a la conocida como guerra comercial con Estados Unidos.

Con la devaluación, el gobierno de Xi Jinping busca hacerle frente a los aranceles implementados por Estados Unidos y verse beneficiados con las exportaciones, aunque a medida puede repercutir negativamente sobre el consumo interno de la población.

La primera respuesta del Departamento del Tesoro ante la devaluación china, fue declararlo oficialmente como país "manipulador de divisa", algo que venía pidiendo Trump y que cayó muy mal en el gobierno de Xi.

El BPC fija una tasa de referencia cada día y permite que la tasa 'onshore', que se cotiza en mercados locales, fluctúe a un máximo de un 2%, mientras que la tasa de referencia para inversores internacionales, la 'offshore', es cotizada en mercados exteriores como el de Hong Kong y no está regulada por el BPC.

Conflicto comercial

Tras el anuncio de aranceles de Trump, le siguió la respuesta por parte de Xi Jinping el pasado viernes en la misma línea, algo que le valió fuertes críticas por parte del mandatario estadounidense, y fue uno de los temas pruncipales que se trataron el fin de semana en la reunión del G7.

Tras la cumbre, Trump cambió el tono hacia China y adelantó que retomarán el diálogo con Xi Jinping para darle solución al actual capítulo de la guerra comercial, aunque el anuncio fue recibido con escepticismo, tal como demuestra la situación de la moneda asiática, que alcanzó su nivel más bajo desde el 2008.