Reperfilando

Qué significan las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.

Mara Ruiz Malec
29 de agosto de 2019 09:30 hs
mara@cenital.com  
@marucha_rm

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunció este miércoles cuatro medidas en conferencia de prensa. Empecemos por el "reperfilamiento". Los que tienen letras de corto plazo, ya sea en dólares o en pesos, y no sean personas humanas (bancos, financieras) que las hayan comprado antes del 31 de julio, no van a cobrar al vencimiento la totalidad de la letra. Se les va a pagar un 15% en esa fecha, 25% a los 90 días y 60% a los 6 meses, en la moneda correcta. Durante ese plazo, se va a aplicar el interés original de la letra. Y no, la palabra reperfilamiento no existe en, por ejemplo, la ley de administración financiera. Se trata de una restructuración, que en todo caso apunta a estirar plazos sin cambios en los intereses o los montos. Esta restructuración no es voluntaria. Por eso, ante la ruptura de los términos del contrato por una de las partes, en algunos medios comenzó a hablarse de "moratoria".

¿Qué pasa con las personas que tienen su dinero invertido en Fondos Comunes de Inversión, que son como paquetes de cosas que adentro tienen Letras? No se sabe aún. Y ojo, porque además muchas empresas tienen su dinero invertido en este tipo de instrumentos. Son inversiones que se pueden vender de un día para el otro (al contrario de un plazo fijo que debemos esperar a su vencimiento), por eso es habitual que muchos coloquen su liquidez Fondos Comunes. A primera hora de la mañana, bancos y entidades financieras se juntaron para ver qué hacer con estos instrumentos. Algunos no cotizaran al menos hasta media mañana, con el fin de evitar un desplome en los precios.

La medida dos implica mandar al Congreso un proyecto de ley que promueva un canje voluntario de deuda de mediano y largo plazo bajo jurisdicción local. En principio, si este canje presenta mejoras en montos, plazos y/o intereses de la deuda, no requeriría pasar por el Congreso. Tampoco son válidos los argumentos respecto a las autorizaciones de deuda vigentes en presupuesto, porque el Poder Ejecutivo ya ha ampliado estos permisos por decretos en varias ocasiones. La oposición ya entró en alerta. La tercera medida es buscar un canje similar con los tenedores de bonos bajo ley extranjera. Acá podrían entrar a jugar las famosas CACs (cláusulas de acción colectiva), puestas con el fin de evitar el accionar de fondos buitres, que obligan a todos los bonistas a aceptar un canje si una cierta cantidad de ellos lo hace (entre el 66% y el 75%).

La última medida es quizás la más relevante. Se inició un diálogo con el FMI para reperfilar los vencimientos del acuerdo stand by. Recordemos que este acuerdo por 57 mil millones de dólares implica abultados pagos por 22 mil millones en 2022 y 23 mil millones en 2023.

El Fondo finalmente habló. Van a estudiar el impacto de las nuevas medidas, que entienden que han sido tomadas para salvaguardar las reservas y hacer frente a las necesidades de liquidez. El Fondo necesita que la deuda sea sostenible (al menos con alguna probabilidad) para seguir prestando. Como buena noticia, dijo que seguirá al lado de Argentina en estos momentos desafiantes. Como mala, no dijo que lo hará con los 5.300 millones bajo el brazo que estamos esperando. De la revisión técnica y del desembolso no se dijo nada.

El Banco Central también habló. Dijo que celebra las medidas, que hubiese sido un error pagar deuda con reservas o emisión y que con esto tendrá más recursos para frenar el dólar. Veremos si los usa.

¿Qué se busca y en qué nos afecta?

En principio, el Tesoro no está pudiendo renovar las letras que vencían en estos días. Ayer hablamos de la pesada herencia de Dujovne acá. Busca patear el pago para más adelante y no tener que gastar pesos que escasean y pueden ir al dólar ni dólares que salgan del sistema financiero una vez cobradas las letras y bajen las reservas. A su vez, busca, con consenso del Congreso, también "reperfilar" los vencimientos de 2020 a 2023.

La medida de las letras no parece haber caído muy bien en los mercados. En donde ya abrieron, las acciones y bonos argentinos caen. Las financieras no saben qué hacer. Algunos homebanking que operan fuera de horario abrieron con un dólar de $62.

Serán días movidos con el dólar, los bonos y los "mercados". Después será un día movido con los precios de todo lo demás. Para el ciudadano de a pie, ya sabe. Compre latas de atún. Mañana puede ser tarde.