¿Qué anunció el Gobierno y qué significa?

A través de un DNU, el Ejecutivo dispuso la autorización al Banco Central para aplicar mecanismos de control en el mercado de cambios. Se fijan nuevos plazos y regulaciones para que los exportadores liquiden los dólares.

Mara Ruiz Malec
2 de septiembre de 2019 10:09 hs
mara@cenital.com  
@marucha_rm

Y un día volvieron los controles de cambios. Que fueron columna vertebral desde la caída de la convertibilidad, cuando se creó el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). Que se intensificaron a partir de 2011, con la restricción a la compra para ahorro y turismo. Y que se desarmaron casi por completo a partir de diciembre de 2015. Volvieron, en forma de "Comunicación A 6770" del Banco Central.

¿Qué se va a implementar desde hoy?

El Boletín Oficial se llenó de visitas un domingo. Se publicó un decreto con básicamente dos cosas. Una, la autorización (redundante en algunos casos) del Banco Central para aplicar mecanismos de control en el mercado de cambios. La otra, referida a las LETES y LECAPS, cuyo vencimiento se reprogramó unilateralmente el miércoles. Por un lado, las personas físicas que habían entrado en la licitación de agosto cobrarán sus letras en tiempo y forma (la norma original preveía que solo cobrarán aquellos que compraron letras antes al 31 de julio). Por otro, que las empresas podrán cancelar contribuciones patronales de la seguridad social con estas letras. Sí, las letras se podrán usar para pagar tributos.

Sobre el primer punto quedaba por saber qué es lo que exactamente haría el Banco Central. No mucho más tarde, se publicó la comunicación A 6770, con detalles de lo que hará el organismo rector del sistema financiero de la Argentina. Las comunicaciones se usan para cambiar las normas que aplica el Central.

Todas las medidas de esta comunicación rigen hasta el 31 de diciembre de 2019.

Las divisas provenientes de las exportaciones de bienes y servicios se deberán liquidar en el mercado de cambios local. Es decir, se deben vender los dólares en Argentina. Para exportaciones primarias, el plazo es de 15 días corridos a partir del permiso de embarque y 5 días hábiles a partir del cobro. Esto es un plazo bastante corto. Para el resto, 180 días a partir de la operación y 5 también a partir del cobro.

Las empresas, gobiernos, fondos comunes de inversión, fideicomisos, entre otros, deberían pedir conformidad al Banco Central para comprar dólares para ahorrar, invertir o girar dinero y/o utilidades al exterior. ¿No podrán acceder? Dependerá del Banco Central.

Las personas podrán comprar hasta 10.000 dólares por mes para ahorro. La operación no podrá ser en efectivo cuando supere los 1.000 dólares. No obstante, y esto es importante, los dólares se podrán seguir retirando del banco. Existió un fuerte miedo en los últimos días a algún tipo de "corralito" que llevó a muchos ahorristas a sacar sus depósitos en dólares. Sin embargo, gracias a las pocas medidas prudenciales que quedaron de esos controles, los depósitos están bastante resguardados. Una buena parte se encuentra "encajado" en el Banco Central. Son dólares que están ahí. El resto, lo tienen los bancos, pero estos no pueden prestarlos salvo que los presten a aquellos que a su vez generan dólares (por ejemplo los exportadores). Esto se había empezado a desarmar de a poquito (se habían flexibilizado algunos préstamos) pero por suerte mucho no avanzó. Entonces los dólares esos están. Para dar más garantías, también se propició que los bancos abran hoy en horario extendido. Veremos si funciona para calmar el pánico, lo que a su vez va a reforzar la solidez del sistema.

Las personas no residentes van a poder comprar solo 1.000 dólares.

No se podrán comprar dólares para pagar contratos entre residentes en moneda extranjera. Esto puede afectar todo contrato donde la persona hoy tenga pesos y pensaba comprar los dólares en el momento mismo de la firma, por ejemplo, para el caso de una casa. Dado que hoy no existe mucha compra con crédito y que la compra-venta en general se maneja en dólares, en principio su efecto sobre el mercado inmobiliario sería limitado.

Si se saca un préstamo afuera, también hay que liquidarlo en el mercado de cambios. Esto además es requisito para luego acceder al mercado de cambios para poder pagar esas deudas.

¿Cómo distingue el Banco Central si una operación de una empresa es para ahorrar en dólares o pagar una importación? Todas las operaciones van a requerir conformidad del Central. Antes, para acceder al mercado de cambios había que decir en qué concepto se compraban los dólares y presentar los papeles que respaldaran esa operación. Con la apertura completa, para el Gobierno esto ya no tenía tanto sentido (podías comprar los dólares que quieras sin importar el motivo) y estos requisitos se cambiaron por una declaración jurada. En las estadísticas el concepto "no declarado" empezó a aumentar. Claro, esto era un problema si querías luego hacer algún seguimiento con vistas a aplicar medidas para regular el mercado de cambios. Ahora se establecen más requisitos para todas las operaciones, lo que en la práctica significa que, si quiero comprar dólares para importar, de nuevo voy a tener que mostrar qué efectivamente voy a importar. Quedan sin estos requisitos las tarjetas para el pago de servicios de turismo. Bienvenido a casa, querido MULC.

¿Qué puede pasar hoy?

Montones de economistas advierten desde 2015 que la desregulación completa del mercado de cambios podría no ser una buena idea en un país como Argentina. Menos, si el pilar que sostendría el modelo económico iba a ser la deuda externa y las inversiones especulativas. ¿Alcanzará ahora con reponer algunas de las medidas que se eliminaron a partir de diciembre de 2015 para contener esta corrida? Y antes de esto cabe preguntarse, ¿podrá el Gobierno implementar con eficiencia estas medidas que tanto tiempo rechazó y que requieren de una especial ingeniería? Son preguntas abiertas.

Como frutilla del postre, se bajó ligeramente la posición global neta en moneda extranjera, que regula la cantidad de dólares "extra" que pueden tener los bancos. Esto con el fin de que se desprendan de algunos de ellos para contener la demanda.

Bonus Track, ¿qué dijo el Fondo?

El Fondo Monetario Internacional nuevamente comunicó que está "analizando las medidas" y que seguirá "al lado de Argentina en estos momentos". No dijo que las avalaba. Desde hace algunos años, aparecen cada tanto estudios realizados por personal del FMI que toleran e incluso recomiendan para algunos casos la presencia de controles de capital. Muchos países que tienen préstamos stand-by tienen distintos tipos de controles. En general el beneplácito es para desarmarlos de a poco, no para ponerlos, pero esto es una situación particular. Otra pregunta abierta.