Sin Límites

Bolsonaro celebró la muerte del padre de Michelle Bachelet en la dictadura de Pinochet. Antes había defendido a uno de los torturadores de Dilma Rousseff.

Leticia Martínez
5 de septiembre de 2019 19:09 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

"Señora Michelle Bachelet: Si no fuera por el personal de Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba", disparó Bolsonaro, luego de que la ex presidenta de Chile, afirmara que en Brasil había "una reducción del espacio democrático". Las palabras del líder ultraderechista a través de Twitter llegaron minutos antes de que el canciller chileno, Teodoro Ribera, aterrizara en territorio brasileño, donde al llegar se enteró de toda la polémica generada.

El padre de la ex presidenta de Chile, Alberto Bachelet, era un oficial de la fuerza aérea que no apoyó el golpe de Estado de 1973, cuando fue derrocado Salvador Allende, del Partido Socialista. El padre de la Alta Comisionada de la ONU murió en prisión en marzo de 1974, luego de ser sometido a interrogatorios bajo tortura.

No es la primera vez que Bolsonaro apoya a un dictador, y tampoco la primera vez que se burla de quienes fueron víctimas de la violencia estatal. En el 2016, cuando se llevaba adelante el proceso de destitución de Dilma Rousseff, quien estuvo presa durante la presidencia del dictador Emílio Garrastazu Médici en 1970, el actual presidente dedicó su voto destituyente a la memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, "pavor de Dilma Rousseff", y uno de los torturadores de la dictadura.

"El listado de apoyos de Bolsonaro a dictaduras militares es muy largo. Recientemente agredió al presidente de la orden de abogados de Brasil, cuyo padre fue desaparecido durante la dictadura, y ahora contra Bachelet", recordó en diálogo con Cenital el ex secretario de Relaciones Internacionales del Partido de los Trabajadores, Valter Pomar, sobre el momento en el que el ultraderechista le dijo a Felipe Santa Cruz que si quería él podía contarle cómo desapareció su papá.

Pomar destaca que si bien las expresiones del presidente sorprenden hay que tener en cuenta que es un pensamiento que existe en gran parte del arco político brasileño: "Lo que dice Bolsonaro es la posición real de una parte de la clase dominante brasileña, pero en general son hipócritas, no dicen en público lo que hacen en privado y Bolsonaro es escandaloso porque no tiene este tipo de filtros y habla".

Tragedia diplomática

Los dichos de Bolsonaro generaron repercusiones negativas Chile. El presidente, Sebastián Piñera, salió a tomar distancia y declaró que "no comparte en absoluto" las declaraciones del presidente brasileño, con quien tiene buenos vínculos y coincide en los alineamientos políticos internacionales, especialmente en lo relacionado a su posición con Venezuela y la relación con Donald Trump.

"Es lamentable y genera nuestra total indignación que Bolsonaro se permita hacer estas declaraciones, e involucrando al padre de Michelle Bachelet, que fue torturado y asesinado por sus propios pares durante la dictadura militar. La perversa alusión al General Bachelet lo revela por entero en su reacción por intentar defenderse de las declaraciones realizadas por la ex Presidenta Bachelet. Reitero que Brasil no se merece a este presidente, porque él sólo demuestra cuán miserable es", explica en diálogo con Cenital, la senadora del Partido Socialista de Chile, Isabel Allende, hija de Salvador Allende, el presidente derrocado por Pinochet.

Consultada acerca de lo que consideran que debería hacer Piñera, quien fue cuestionado por mantener una postura un tanto tibia, la senadora Allende afirmó: "No podemos aceptar la relativización de los derechos humanos como lo ha hecho Bolsonaro. Es un pésimo precedente para toda la región de América del Sur, y esperamos que el gobierno de Chile se pronuncie y no deje pasar este tipo de declaraciones que son completamente ofensivas para la gran mayoría del país".

Uno de los pocos que salió a defender a Bolsonaro en territorio chileno fue el ex candidato a presidente, José Antonio Kast, conocido por su fuerte apoyo al mandatario brasileño, quien afirmó que lo que dijo el ultraderechista "es la realidad" porque, según explica, sin el golpe de Pinochet Chile actualmente sería como "Cuba o Venezuela destruidas totalmente por el marxismo".

Si bien era conocido el apoyo de Bolsonaro a las dictaduras de la región, el tono adoptado desde que llegó a la presidencia sorprendo por la virulencia y la falta de respeto por las mínimas formas diplomáticas. El episodio reciente con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien cuestionó al líder por sus políticas ambientales en el Amazonas, motivó una burla del ultraderechista por la edad de Brigitte, la esposa del mandatario francés. La cruel respuesta a Michelle Bachelet es apenas otro episodio en una larga cadena, de un presidente que no reconoce límites.