A 45 días de las elecciones informan que Smartmatic sigue realizando cambios en el software

El activista informático Javier Smaldone advirtió que se realizará un simulacro el 21 de septiembre "a puertas cerradas" sin presencia de los veedores judiciales, partidos políticos ni de la prensa.

Martín Waisman
12 de septiembre de 2019 14:09 hs
waisman@cenital.com  
@MJwaisman

Luego del informe presentado por los veedores judiciales en el que se detectaron fallas en el sistema de recuento provisional de resultados de las PASO, advierten que desde Smartmatic se encuentran realizando cambios en el software de cara a las elecciones de octubre pero dentro de un marco de hermetismo dado que los partidos políticos aún no han sido informados sobre las modificaciones.

Según publicó el activista informático Javier Smaldone en su cuenta de Twitter, a un mes y medio de las comicios generales Smartmatic está trabajando sobre el software, que será nuevamente probado en "un simulacro a realizarse en Correo Argentino el 21 de septiembre". No obstante, Smaldone señaló que la Dirección Nacional Electoral no ha notificado a los partidos políticos por lo que la prueba se realizaría "sin ningún tipo de control de los partidos ni participación de la prensa".

"Vamos a llegar a las elecciones presidenciales de octubre con un sistema de escrutinio provisorio no auditado ni debidamente probado, esperando que esta vez Smartmatic haya hecho las cosas bien y podamos tener resultados confiables (y fiscalizados) a tiempo", agregó en la red social.

Al ser consultado por Cenital, Smaldone contó que "la solución que han encontrado desde Smartmatic es hacer una copia de la base de datos y que los fiscales partidarios accedan a esa copia para no sobrecargar el sistema principal, que podría ser una solución razonable si se hiciera de forma transparente y estuviera bien documentado y se auditara bien cómo se hace esa copia pero eso no ocurre" debido a que "todo se hace a puertas erradas, los partidos políticos no saben qué es lo que se está haciendo, no se documenta ni publica nada".

"Nos enteramos del simulacro del 21 de septiembre por los pibes contratados por Smartmatic que fueron convocados para ser los operadores de carga. Hablé con gente del Partido Justicialista y el PTS y no tenían ni idea, no hubo ninguna comunicación oficial. No hay ninguna posibilidad de control ni publican el resultados de estas pruebas", expresó el informático. De esta forma, señaló que "como viene la mano ni nos vamos a enterar qué va a pasar en el simulacro".

En el marco de un recurso de amparo presentado por el Frente de Todos, la jueza federal con competencia electoral María Romilda Servini había dispuesto en agosto que un equipo de veedores judiciales examinara el desarrollo del recuento provisorio de votos de las elecciones primarias del 11 de agosto pasado. En el informe que le presentaron alertaron que el sistema de recuento provisional "funcionó de manera totalmente defectuosa".

"No se pudo poner a funcionar en la sala de veedores; funcionó solo un rato en las terminales de los fiscales; tuvieron que bajar la aplicación de fiscales; y a pesar de tener información suficiente a las 21:15, no pudo dar información hasta las 22:30", detalló el informe.

Como consecuencia, recomendaron de cara al próximo acto eleccionario del 27 de octubre que "sería necesario que la empresa Smartmatic mejore substancialmente la aplicación de consulta y la Dirección Nacional Electoral (DINE) haga pruebas intensivas sobre la misma".

"El sistema de escrutinio funcionó pero no la fiscalización y acá es tan importante una cosa como la otra: el sistema de escrutinio puede arrojar los números reales pero si no hay una posibilidad de fiscalización no hay una confianza en esos números. No pasó nada porque 15 puntos de diferencias, qué hubiera pasado si el resultado era otro. Imaginate una situación similar en las generales donde el resultado oficial sea que hay ballotage, si no hubo fiscalización puede ser un quilombo", explicó Smaldone.

Así, precisó que "lo grave de lo que pasó el 11 de agosto, más allá de que demoraron los resultados una hora y media más allá de lo prometido, fue que en ningún momento funcionó el sistema de fiscalización, el sistema que se le daba a los fiscales de los partidos políticos para que pudieran controlar lo que se estaba haciendo".

Smaldone expresó que tiene "serias dudas" con que el sistema sea mejorado para los comicios y remarcó que "faltan 45 días y según los plazos legales esto debería estar listo y sin posibilidad de ser modificado dentro de 15 días".

"Este tipo de sistemas desde el punto de vista técnico son sistemas que debería con toda una serie de pruebas y controles hechas 90 días antes, estamos emparchando las cosas sobre la marcha con muy poco tiempo y ante una elección que va a ser mucho más crítica que las PASO", agregó.

Cenital intentó comunicarse con las autoridades de la DINE, organismo especializado en materia de administración electoral que funciona en el ámbito del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, que desligaron su responsabilidad y solicitaron trasladar la inquietud a la empresa en cuestión. En tanto, desde Smartmatic respondieron que "la empresa tampoco hace declaraciones".