El TIAR: más presión para ahogar a Venezuela

A pedido de Juan Guaidó, los gobiernos derechistas de la región aprueban el uso de un tratado de defensa común contra el gobierno venezolano. Qué es y cómo funciona.


12 de septiembre de 2019 13:09 hs

En el encuentro de la Organización de Estados Americanos (OEA), los cancilleres de 12 países apoyaron ayer la sugerencia del representante de Juan Guaidó, reconocido en el ámbito de la organización como legítimo representante de Venezuela, para poner en consideración la aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) contra el Gobierno de Nicolás Maduro ¿pero qué implicaría la utilización de ese instrumento?

De los 19 países que integran el TIAR, 12 estuvieron de acuerdo en realizar una convocatoria, que se realizará este mes, al margen de la Asamblea Asamblea General de la ONU en Nueva York.

En detalle

Los países que estuvieron de acuerdo en realizar la convocatoria son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay y la República Dominicana. Mientras que Uruguay, Perú, Trinidad y Tobago y Costa Rica se abstuvieron.

¿De qué se trata el TIAR? De acuerdo al convenio firmado en 1947, en caso de un ataque a un país, el resto de los integrantes se compromete a unirse en la defensa de estado atacado. Debido a que en el caso particular de Venezuela no hay un ataque en sí, los cancilleres argumentaron que "la crisis en Venezuela tiene un efecto desestabilizador, representando una clara amenaza a la paz y a la seguridad" de la región.

Los cancilleres favorables de la activación citaron al artículo 6, donde se brindan las otras opciones de activación si no hay un ataque: "Si la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía o la independencia política de cualquier Estado Americano fueren afectadas por una agresión que no sea ataque armado, o por un conflicto extra continental o intracontinental, o por cualquier otro hecho o situación que pueda poner en peligro la paz de América, el Órgano de Consulta se reunirá inmediatamente, a fin de acordar las medidas que en caso de agresión se deben tomar en ayuda del agredido o, en todo caso, las que convenga tomar para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y la seguridad del Continente".

Ante las dificultades para encuadrar la situación venezolana en alguno de estos supuestos, desde el gobierno colombiano se propuso considerar la aplicación del TIAR, con fundamento en el supuesto apoyo del gobierno venezolano a grupos "narcoterroristas". El gobierno de Iván Duque, acusa a Nicolás Maduro de apoyar y proteger a guerrilleros colombianos, a los que señala como vinculados al narcotráfico.

¿Cuáles serían las posibles medidas?

De acuerdo a lo que los propios cancilleres explicaron, a el TIAR permite medidas que van desde la ruptura de relaciones diplomáticas y consulares, hasta otras más duras como la suspensión de las comunicaciones económicas, de transporte terrestre, marítimo, aéreo, comunicaciones radioeléctricas, radiofónicas, e incluso contiene la opción de acciones coercitivas de carácter militar.

Las opciones sobre la mesa son varias y si bien las medidas pueden ser sanciones económicas o incluso intervenciones militares, algunos de los países favorables a la convocatoria ya advirtieron que no estarán a favor de realizar acciones bélicas.

Antecedentes

Desde la creación del TIAR en 1947, la herramienta fue aplicada al menos veinte veces, aunque sin demasiadas repercusiones. El caso más resonante puede ser el del ataque del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Tras las agresiones que dejaron casi 3 mil muertos en el país, el gobierno de George Bush decidió atacar Afganistán y pidió a los integrantes del Tratado que se unan a la coalición. Si bien todos dieron su apoyo a Estados Unidos frente al ataque, ninguno accedió a integrar la fuerza militar.

En su origen, el TIAR estaba conformado por 24 países, pero en el 2002 lo abandonaron México, Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua y en el 2012 Venezuela. En julio pasado, fue incorporado nuevamente el país bolivariano pero bajo la representación de Juan Guaidó, que es quien pide ahora la activación del Tratado contra su propio país.

En la reunión consultiva en Nueva York se necesitará el aval de 13 de los 19 países para habilitar el uso de los mecanismos del TIAR contra el gobierno de Venezuela, y recién allí se sabrán las posibles consecuencias que van desde una confirmación del temor de Maduro a una posible intervención estadounidense hasta poco más que un mero trámite burocrático.