Los precios por las nubes

El Indec difundió que la inflación de septiembre fue de casi 6%, la más alta registrada en lo que va del 2019. Para fin de año, las consultoras esperan que alcance el 54,9%.

Mara Ruiz Malec
16 de octubre de 2019 17:10 hs
mara@cenital.com  
@marucha_rm

El Índice de Precios al consumidor marcó un aumento del 5,9% mensual en septiembre. El efecto pleno de la devaluación de mediados de agosto se hizo sentir. Los precios de la mayoría de los rubros crecieron marcadamente respecto al mes anterior: alimentos 5,7%, indumentaria 9,5%, Salud 8,3%, Bienes y servicios varios 8,2%. Dos rubros suavizaron la suba general. Vivienda y servicios que, con los aumentos tarifarios suspendidos por las elecciones, subió "tan solo" 2% en el mes, y Educación, cuyos aumentos suelen concentrarse al inicio del ciclo lectivo, que creció 1%.

Con respecto al año pasado, los precios son un 53,5% más altos. Esta inflación anual es un poquito más baja que la de agosto. ¿Cómo puede ser? Bueno, es que estamos comparando con septiembre de 2018. Si hacemos un poco de memoria, en los últimos días de agosto del año pasado fue cuando el dólar pasó de cerca de 30 a 40. Septiembre de 2018 había marcado una de las subas de precios más altas de la era Macri (y de los últimos 27 años). Es decir, estamos comparando con precios que acababan de subir mucho.

El rubro que mayor incremento acumula desde el año pasado es el de Salud (71,8%). Dentro de este capítulo están las prepagas, cuyos aumentos son autorizados por la Secretaría de Salud y los medicamentos. Estos últimos muestran subas preocupantes. En el Gran Buenos Aires subieron 87%. En la Patagonia y en el NOA aumentaron un 100%. Duplicaron su precio respecto al año pasado. Otro rubro con incrementos pronunciados son los lácteos, con aumentos a partir del 75% en todas las regiones. Esto, pese a que este mes bajaron algunos productos de precio (la leche en sachet bajó ligeramente, y el yogur bajó un 5%). En cambio, la leche en polvo y los quesos aumentaron entre un 4% y un 7%.

En septiembre subieron más de un 10% el pan, las galletitas, el pollo, el detergente, algodón, los pañales y el desodorante. Todos productos esenciales.

¿Qué nos depara el futuro?

Para fin de año, las consultoras relevadas por el Banco Central esperan una inflación de 54,9%. El presupuesto estima 52,8% mientras que el FMI se juega por 57,3%. Para que esto que predice el Fondo suceda, la inflación mensual en los próximos tres meses debería ser de 4,5%. En todos los casos, 2019 será el año de mayor inflación en la era Macri, superior al 2018 (cuando los precios subieron, para fin de año, un 47,6%) y el mayor desde 1992.

En 2020 habrá un arrastre de lo sucedido este año. Durante todos los primeros meses, los precios serán mucho más altos de lo que fueron a principios de este año, aún si no sucede nada particular en la economía. El Fondo espera una inflación promedio de 51%. Para fin de año estima que podrá bajarse a 39,2%. El presupuesto es apenas más optimista: 34,2% para fin de año. Las consultoras, un poco menos: 40,5%.