Bolivia: la hora más difícil de Evo Morales

El conteo provisorio fue interrumpido cuando los resultados indicaban una probable segunda vuelta en la contienda electoral.

Leticia Martínez
21 de octubre de 2019 15:10 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

Se anticipaba como la elección más difícil para Evo Morales y así fue. Tras ganar tres elecciones presidenciales consecutivas en la primera vuelta, con más del 50% de los votos, la jornada de este domingo fue la más dura para el presidente, que busca el mandato popular para iniciar una cuarta gestión. La elección quedó empañada por la suspensión del conteo provisional cuando estaba contado poco más del 80% del padrón, con un escenario provisorio de ballotage, lo que generó que la oposición denunciara fraude y un sector de esta hiciera un llamado a un paro nacional.

De acuerdo a los resultados provisionales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y de la empresa Viaciencia, cuando llevaban contados el 83% del padrón: Evo Morales ganaba la elección con el 45,28% de los votos. En segundo lugar se posicionaba el ex-presidente Carlos Mesa con el 38,16%. Si esos números se mantienen cuando termine el conteo que quedó suspendido anoche, los bolivianos deberán acudir nuevamente a las urnas el 15 de diciembre.

De acuerdo al sistema electoral boliviano, para ganar la elección en primera vuelta el candidato debe superar el 50% de los votos, como lo hizo Evo en el 2005 con el 53%, en 2009 con el 64%, y en 2014 con 61%. La otra opción es sacar más del 40% aventajando al segundo en diez puntos porcentuales, un requisito que, de mantenerse estos números, no alcanzaría el actual Presidente para ganar en primera vuelta. Desde el oficialismo confían en los resultados del voto rural en los territorios más alejados, que suelen ser los últimos datos en cargarse, aunque la distancia parece difícil de revertir.

La elección más dura

Esta votación era sin dudas la más compleja para Evo Morales. Pese a los índices económicos favorables de sus gobiernos, con un crecimiento anual promedio del 5% del producto bruto, que lo llevó a liderar el ránking de los países de la región durante los últimos cinco años, el Presidente enfrenta, por un lado, el desgaste típico de quien lleva gobernando casi 14 años por un lado. Por otro lado, el haber recurrido a la Justicia tras haber recibido el rechazo en el Referéndum del 21 de febrero de 2016 para acceder a otro mandato, dio argumentos para que la oposición lo acuse de autoritario, y de no respetar la democracia, en medio de una fuerte campaña en su contra.

La oposición, por su parte, no logró unirse y se presentó en ocho frentes diferentes, que enfrentaron al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo. La sorpresa la dieron los casi nueve puntos obtenidos por Chi Hyung Chung, un pastor nacido en Corea, aliado a las iglesias evangélicas, que prometía enfrentar al feminismo, las elecciones sexuales de las personas y los rituales indígenas, con el objeto de "recuperar Bolivia para el Señor". Carlos Mesa, que obtuvo el segundo lugar, fue presidente de Bolivia entre 2003 y 2005, cuando asumió en reemplazo de Gonzalo Sánchez de Lozada, en medio de fuertes protestas que dejaron un saldo de más de sesenta bolivianos fallecidos.

Cuando se anunció que no se continuaría con el conteo provisional, Mesa denunció que el órgano electoral trataba de manipular los resultados y pidió a sus seguidores que estén atentos a lo que pasa en todo el país. "No podemos aceptar que se trate de manipular un resultado", afirmó el candidato a través de las redes sociales. En una línea similar, la Organización de los Estados Americanos (OEA), que envió 92 observadores a las elecciones, reclamó a las autoridades que expliquen qué pasó con la transmisión del conteo.

"Son cuatro elecciones consecutivas que ganamos. Y lo más importante, hermanas y hermanos, nuevamente tenemos mayoría absoluta en las cámaras de Diputados y Senadores. Ese es el resultado de la conciencia del pueblo boliviano", sostuvo Morales luego de conocer los datos, sin hacer referencia a una segunda vuelta, y en medio de la polémica que se generó por la paralización del conteo de votos provisorios.

La titular de la TSE, María Eugenia Choque, aseguró que no se llegó al conteo provisorio del 100% porque se comenzó con el escrutinio final, el cual se esperan que esté listo para el 3 de noviembre. La decisión del órgano electoral generó que la oposición denunciara fraude, y ya comenzaron a organizarse para realizar un "paro cívico nacional".

Este domingo votaron más de 7,3 millones de bolivianos. En las condiciones que marcan los resultados parece difícil que, con los votos que faltan contar, Evo Morales pueda revertir la situación. Por lo que todo indica que habrá una segunda vuelta, en la que el tercero y cuarto candidatos más votados, Chi Hyun Chung, y el senador Óscar Ortiz (4%), de Bolivia Dice No, ya manifestaron su apoyo a Mesa. Por lo que a Evo le espera una difícil contienda electoral.