¿Impactarán los debates en las urnas?

Cenital se comunicó con especialistas para analizar la posibilidad de que los electores modifiquen su decisión en el cuarto oscuro luego de que los seis candidatos expusieran sus propuestas en dos oportunidades.

Martín Waisman
21 de octubre de 2019 15:10 hs
waisman@cenital.com  
@MJwaisman

Tras los debates en Santa Fe y la ciudad de Buenos Aires, la discusión se centra en la posibilidad de que los argentinos cambien su voto en las elecciones generales del domingo próximo a raíz de la performance de los candidatos a la Presidencia. Sin embargo, Cenital se comunicó con especialistas, que no creen que esto vaya a ocurrir.

"En nuestro país la experiencia indica que los debates influyen muy poco en la intención de voto. Primero hay que tener en cuenta la audiencia del debate, es decir realmente cuántos de los electores lo ven. En general tienen un audiencia más acotada al círculo rojo, a los niveles sociales medios medio y medio alto, intelectuales, etcétera. No todos han sido expuestos a la experiencia del debate", afirma la socióloga y directora de Polldata, Celia Kleiman.

De acuerdo a la consultora, el formato que adoptaron estos debates, consensuado por los equipos de campaña de los candidatos, "reduce su capacidad de influencia" porque "son monólogos y no se permite la interacción entonces queda acotado a que cada candidato vuelva a exponer sus puntos de vista sobre las distintas temáticas en juego, que ya son conocidos y que han decidido el voto al día de hoy".

El director de Aresco, Federico Aurelio, señala que "en la medición posterior al primer debate no hemos observado modificación de la intención de voto sino que se consolidaba el voto que tenía cada candidato". Así, no cree que tampoco el de este domingo "sea un factor suficiente para generar una intención de voto" aunque "habrá que observar que este fin de semana además estuvo la marcha masiva del sábado que pudo haber generado algún crecimiento de Cambiemos".

La directora de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Andres, Eugenia Mitchelstein, coincide en la baja influencia de los debates aunque hace una salvedad: el debate entre Mauricio Macri y Daniel Scioli en 2015. Sostiene que, según un paper de Carola Lustig, Francisco Olego y Tomás Olego, el debate pudo haber beneficiado al Presidente en la intención de voto en el marco de una elección disputada y el resultado era incierto. "No es el caso de esta elección que no parece ser muy peleada, así que influyen relativamente poco y lo que suelen hacer es cristalizar las opiniones y las intenciones de voto de quienes ya sabían a quienes iban a votar y miran el debate un poco como los hinchas de fútbol miran un partido: con la camiseta puesta", argumenta.

Según Mitchelstein, "la mayor parte de las personas que mira el debate es gente que está interesada en política y ya tiene un voto consolidado, hay pocos indecisos mirándolo" por lo que considera que "el indeciso que espera hasta último momento pero está interesado en política es medio un animal mítico".

"No es el debate ni el coacheo lo que define cómo le va a ir a un candidato sino su performance durante la campaña en general", explica y pone como ejemplo el caso del candidato por Consenso Federal, Roberto Lavagna, que "estuvo a destiempo en toda la campaña y que el debate es una instancia más, y puede que le juegue en contra para capturar más votos".

"Es medio difícil que esos 90 minutos definan la intención de voto con respecto a personas que son conocidas. Uno puede decir que Gómez Centurión y Del Caño no son muy conocidos pero el motivo por el que no los votan no necesariamente sea ese sino porque su propuesta no es atractiva para la mayoría al estar en los extremos. No creo que Del Caño sea igual de extremista que Gómez Centurión o Espert pero están muy lejos del votante mediano y eso hace que sean poco atractivas por más de que hayan tenido definiciones interesantes en el debate", agrega.

Al ser consultada por Cenital, la doctora en ciencia política de la Universidad de Georgetown María Esperanza Casullo remarca que "ni este debate ni el anterior van a tener un gran impacto en cambiar el voto de personas en las PASO votaron por uno de los candidatos". "En agosto fue bastante alta la asistencia y las dos opciones más elegidas acumularon el 82% de los votos. Estamos a 6 días las elecciones y en las encuestas no aparecen grandes bloques de indecisos disponibles", cierra.