Bolivia: Evo Morales al borde de la victoria en primera vuelta

Entre múltiples cuestionamientos, y denuncias de fraude que hasta ahora no encuentran fundamentos, el avance de los escrutinios se acerca a un triunfo oficialista.

Leticia Martínez
23 de octubre de 2019 15:10 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

La oposición boliviana denuncia fraude y el oficialismo asegura que hay un golpe de Estado en proceso. El cuestionamiento por parte de los detractores de Evo Morales se basa en la interrupción del voto provisorio del domingo cuando todo indicaba una segunda vuelta, mientras que el Presidente argumenta que fue por la tardanza del voto rural. ¿Cómo se explica todo ésto? ¿ya sucedió en elecciones anteriores?

En contexto

Cuando el domingo por la noche el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la empresa Viaciencia llevaban escrutados el 83% de los votos y los resultados avisoraban una segunda vuelta, el conteo fue interrumpido. Hasta ese momento, Morales se posicionaba con un 45,28% de los votos sobre el segundo candidato, Carlos Mesa, con el 38,16%. Con esos resultados, el mandatario debía enfrentar un ballotage donde sus posibilidades de ganar se verían reducidas.

Recién el lunes, en medio de los cuestionamientos, se continuó con la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) y los datos arrojaron una victoria de Morales de diez puntos de diferencia (lo necesario para evitar el ballotage). Los nuevos datos generaron el rechazo de parte de la oposición que salió a manifestarse en varias ciudades bolivianas, e incluso la propia Organización de los Estados Americanos (OEA), que tenía a 92 observadores en territorio, pidió explicaciones al Gobierno por lo sucedido.

¿Qué pasó?

Desde el oficialismo explicaron que la diferencia de los 10 puntos surge de los últimos datos que obtuvieron y que corresponden al voto rural. Entre los primeros departamentos contabilizados se encuentra gran parte de lo que se conoce como las provincias que integran la Media Luna, que históricamente fue opositora a Evo, como es el caso del Departamento de Santa Cruz. En esos territorios es donde se registran el mayor rechazo al Presidente y habrían sido los primeros datos en cargarse, mientras que los votos de los sectores que más apoyan a Evo en el oeste del país, son en gran parte de sectores campesinos que tardan más en llegar. Así lo había explicado días atrás en Cenital, el Embajador boliviano ante la OEA, José Alberto Gonzáles.

De acuerdo a lo que explicaron fuentes del Ministerio de Comunicación de Bolivia a Cenital, el voto rural "siempre tarda más en llegar porque son municipios o comunidades alejadas a horas de distancias por tierra de las ciudades y los ingresos o salidas son solo vía terrestre". Además agregaron que tampoco es nuevo que se detenga el conteo provisorio por este tipo de situaciones.

El responsable de Bolivia Unida Democrática, Fernando Laime Quispe, reconoce en diálogo con Cenital que antes también se cortaba el conteo provisorio, pero asegura que era por menos tiempo. "No cortaban tan de frente. Hoy lo cortaron por 23 horas", se queja el titular de una de las plataformas que surgieron en rechazo a la posibilidad de que Evo acceda a un cuarto mandato después del referéndum del 21 de febrero de 2016, que rechazó esa posibilidad.

"En las elecciones anteriores en los conteos rápidos y preliminares se daba a conocer máximo al 80%. Lo nuevo es que ahora hay una desesperación de la derecha por llegar a una segunda vuelta", afirmó a Cenital Jhonny Pardo Ramírez, Ejecutivo de la Federación Única de Trabajadores Campesinos de Cochabamba, departamento donde se ubica la localidad rural de Chapare donde Evo transcurrió gran parte de su vida en el trabajo rural, y donde aún vota.

Pardo Ramírez asegura que hay lugares rurales en Departamentos de Potosí o de la propia Cochabamba donde no hay internet y los votos pueden tardar hasta 3 o 4 días en llegar. "Están marginando al voto rural que apoya mayoritariamente al Evo, y la oposición y especialmente desde el Cabildo de Santa Cruz ha incitado a la violencia", cuenta el dirigente campesino.

Cabildo de Santa Cruz ¿Autoproclamación presidencial?

Ante las denuncias de fraude por parte de la oposición, desde el Comité pro Santa Cruz y el Comité Nacional en Defensa de la Democracia (Conade) llamaron a un "paro cívico" que comenzó anoche. Los opositores a Evo Morales exigían que antes del mediodía el TSE presente los resultados de la segunda vuelta. En caso de no suceder eso, amenazaron con llamar un cabildo, una especie de asamblea con organizaciones y ciudadanos, para desconocer el mandato del dirigente político aymara y proclamar presidente a Carlos Mesa.

El anuncio de la oposición generó que Evo Morales brinde una conferencia de prensa, donde aseguró que hay un proceso de golpe de Estado en marcha. "No hay razones para un paro, las protestas tienen que tener reivindicaciones, sino es un paro político y un golpe de Estado", afirmó el mandatario, quien decretó el estado de emergencia y reconoció que están esperando los resultados finales del TSE pero que están confiados en que ganó su cuarto mandato.

OEA y renuncia del vicepresidente del TSE

En medio de las críticas por la interrupción del conteo provisorio, renunció el vicepresidente del TSE, José Iván Costas Sitic, en rechazo a la interrupción del conteo, a la cual calificó como responsable de "deslegitimar" la votación, pero afirmó que los números son reales.

"Claro que sí (son verídicos), por eso es que esa situación me ha causado perturbación; si habíamos hecho un trabajo esmerado, cuidadoso, habíamos logrado el 94% en TREP antes de las 22:00, y esa decisión pero totalmente precipitada de la Sala de no publicarlo y hacerlo un día después y provocarnos una situación tan compleja como esta no tiene racionalidad", aseguró ante los medios.

Por otro lado, el propio gobierno le pidió a la OEA que realice la verificación de los resultados definitivos, algo que el Organismo a cargo de Luis Almagro aceptó e informó que el resultado al que se llegue tendrá carácter de vinculante.

Por lo pronto, hay que esperar los resultados del TSE y ver si se confirma la victoria de Evo, como lo anunció el recuento provisorio, o si habrá una segunda vuelta el 15 de diciembre, como reclama la oposición. En tal caso, también habrá que ver qué dice la OEA, donde no se han presentado denuncias concretas de fraude más allá de la sospecha que generó la interrupción del conteo provisorio.

La sugerencia del Cabildo de Santa Cruz de que proclamaría presidente a Mesa puede presagiar que el país se sume a la ola de conflictividad social e institucional regional.