¿Qué va a pasar el lunes con el dólar?

Tras una semana agitada en el mercado de cambios, la divisa estadounidense cerró a 65 pesos y la incertidumbre crece de cara al escenario post electoral.

Mara Ruiz Malec
26 de octubre de 2019 09:10 hs
mara@cenital.com  
@marucha_rm

El dólar alcanzó la edad jubilatoria y consagra una devaluación de más del 620% desde que Macri ganara el ballotage aquel 22 de noviembre de 2015. Mientras tanto, la pregunta que suena es ¿qué va a pasar el lunes con el dólar? Repasemos un poco los eventos de los últimos días.

Una semanita agitada

En los últimos días hubo bastante movimiento en el mercado de cambios. En la semana anterior uno de los dólares paralelos, el contado con liquidación (CCL), había empezado a despegarse del valor del oficial. ¿Qué es el CCL? Una operación que implica comprar un activo (una acción, un bono) en pesos en Argentina y venderlo afuera en dólares. Pongo pesos, recibo dólares y la relación entre un precio y otro se traduce en el precio que pagué por esos dólares. ¿Por qué alguien haría esto? Recordemos que, para comprar dólares para ahorro, hay un límite de 10.000 USD mensuales. Y que para comprar por otros motivos, hay que pasar por el Banco Central. Para usted y para mí casi 600.000 pesos mensuales es mucho, pero para algunas personas y para algunas empresas, no es tanto. Quien hace esto quiere comprar (y sacar del país) más dólares de los que Banco Central deja comprar por mes. Ese precio del CCL, claro, es más alto que comprar al oficial. La brecha a principios de octubre era de alrededor de 10%. Pero para fin de la semana pasada se había instalado cómoda arriba del 20% y siguió subiendo esta semana. El viernes comprar un dólar así "salía" $81.

El dólar oficial tardó más en reaccionar. Pero esto a fuerza de muchas ventas del Banco Central. La semana anterior se había vendido un promedio de 151 millones diarios. Pero esta semana que pasó, el dólar volvió a subir, pese a las intervenciones. El lunes, único día para el cual hay datos oficiales, se vendieron 357 millones de dólares. Por un monto similar se intervino el martes. El miércoles el Banco Central habría vendido otros 500 millones. El jueves volvió a utilizar el mecanismo de subastas para intervenir y puso otros 350 millones. Para cerrar la semana volvió a vender en subastas y al contado. No alcanzó. El dólar minorista, que había cerrado la semana pasada en $60,73 se posaba en los $65 para el cierre del viernes. También se estuvo operando en dólar futuro.

¿Por qué sube el dólar?

No hay tanta incertidumbre sobre las elecciones de este domingo. El resultado parece puesto. Sin embargo, los partidos hay que jugarlos. Esto significa que siempre puede haber sorpresas. También, que los actores se mueven para jugar este partido. Como explicamos unos párrafos más arriba, el Banco Central estuvo interviniendo para contener el dólar. Desde las PASO hasta el viernes 18 de octubre vendió 4.771 millones de dólares. A esto hay que sumarle lo de esta semana por cerca de 2.000 millones más. Entre estas ventas, los pagos de deuda y la gente que ya tenía dólares pero está retirándolos de los bancos, las reservas cayeron 22.806 millones desde el 9 de agosto. Sólo en la última semana descendieron 3.942 millones. El viernes se perdieron 1.755 millones. El Banco Central volvió a subastar dólares, pero además se realizaron pagos de deuda por cerca de 600 millones y ventas de billetes a los bancos, que preventivamente se preparan para poder responder el lunes a los pedidos de retiro de depósitos.

A partir del lunes se juega otro partido. ¿Seguirá el Banco Central interviniendo con el mismo ímpetu? ¿Se harán más fuertes las restricciones a la compra de dólar ahorro, por ejemplo, con un límite mensual menor? ¿Volverá a culpar Macri a la gente si los resultados le son adversos? ¿Hará algún anuncio o declaración Alberto Fernández, por ejemplo, sobre quién podría ser su ministro/a?

Por lo pronto, algunos bancos y agentes online han limitado la venta de dólares fuera del horario bancario para este fin de semana.

Todas estas dudas ayudan a explicar los movimientos en el mercado cambiario. No obstante, estas dudas existen desde hace ya varias semanas. ¿Por qué el dólar sube ahora? ¿Es que en Argentina siempre hacemos todo a último momento? Habrá que pedirle a Daniel Schteingart y Sol Civale que hagan alguna encuesta al respecto.

¿Qué va a pasar el lunes?

La incertidumbre tiene detrás a los datos duros de la economía. El panorama es complejo, gane quien gane. A este tipo de cambio y con este nivel de actividad (muy caído) el sector externo real (lo que compramos afuera versus lo que vendemos, mayoritariamente, e incluyendo también los intereses de la deuda) está más o menos equilibrado. Pero por el lado financiero hay que pagar vencimientos de deuda en dólares al sector privado por cerca de 14.000 millones en 2020. Si entraran los 10.230 millones de dólares que estaban acordados con el Fondo (casi 4.000 del año que viene más los casi 6.400 que no entraron todavía este año), aún quedan cuentas que pagar. Para el resto de los años los problemas se agravan. Especialmente en 2022 y 2023, cuando hay que pagarle al Fondo más de 50.000 millones de dólares. Después está la demanda de dólares para ahorrar. Podría pensarse que con tantos meses sin que crezca la cantidad de pesos en la economía, con un dólar un 46% más caro que el año pasado, y con las restricciones de 10.000 por mes, la demanda de dólar ahorro debió bajar. Pero la incertidumbre pudo más y la compra de billetes creció un 91% en septiembre de este año versus el año pasado (cuando, ojo, acababa de subir de $30 a $40).

Nadie sabe a ciencia cierta cuántos dólares va a necesitar Argentina, pero no importa que tan chicas o abultadas sean las cuentas, nuestro país tiene un gran problema. No le prestan un centavo.

El mercado ya descontó que Argentina está en dificultades. Hay varias soluciones posibles. Todas requieren un alto grado de coordinación política y económica. Sobre esto tendrá que trabajar más temprano que tarde el próximo gobierno, mientras afronta los graves problemas reales y sociales que han dejado en la población argentina estos cuatro años.