Donald Trump, pelear en el pantano legislativo

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, votó formalizar el inicio del proceso que podría derivar en un juicio político contra el presidente estadounidense.

1 de noviembre de 2019 13:11 hs

Martín Schapiro
schapiro@cenital.com  
@MartinSchapiro_

Leticia Martínez
leticia@cenital.com  
  @aletimartinez

Las elecciones presidenciales 2020 en Estados Unidos dejaron de ser apenas una cuestión de votos y propuestas, y se dirimirán con el trasfondo de una disputa entre poderes. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos autorizó el inicio formal de procedimientos para lograr una acusación contra el Presidente, que debería luego definir el Senado, en un juicio político.

Mientras los demócratas acusan a Donald Trump de utilizar los recursos del Estado norteamericano para obligar a Ucrania a investigar a Joe Biden, su principal rival político en la búsqueda de su reelección, el republicano sostiene que los demócratas buscan impedir que sea nuevamente candidato.

En detalle

De acuerdo a lo que se recoge de las denuncias opositoras, Trump habría presionado al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, para que reviva una causa judicial en su país que implicaría a Hunter, el hijo del ex vicepresidente y candidato demócrata, Joe Biden. De acuerdo a la versión, el mandatario republicano amenazó con congelar el financiamiento de Estados Unidos al país europeo, indispensable para la compra de armamento, en el marco del conflicto civil abierto y las tensiones con Rusia, luego de que esta anexara la región de Crimea.

La conversación, que quedó registrada en una llamada telefónica fue denunciada por un agente de inteligencia, por considerar que Trump estaba usando recursos del Estado como un mecanismo de presión, para fortalecer la campaña en contra del ex vicepresidente Joe Biden. El hijo del ex vicepresidente, Hunter, integró el directorio de la empresa ucraniana de gas natural Burisma Holding, denunciada por corrupción, aunque hasta ahora no hay evidencias en contra del precandidato demócrata o su hijo.

Tras conocerse la información de la conversación telefónica del 25 de julio, los demócratas iniciaron un procedimiento de audiencias que derivó en la votación de anoche, por la que se inicia el procedimiento que, salvo un cambio realmente imprevisto, desembocará en una acusación de juicio político contra Donald Trump.

La Cámara de Representantes votó dividida. Con 232 votos a favor y 196 en contra, en una proporción casi idéntica a la distribución de demócratas y republicanos, se aprobó el estatuto que demarca las reglas que se utilizarán para dar continuidad de la investigación, que quedó así formalizada.

La resolución que se aprobó no se pronuncia sobre el fondo, y apenas delimita la forma en la que se realizará el procedimiento. A través de las nuevas reglas, la Comisión de Inteligencia realizará audiencias públicas, además de elaborar informes para la Comisión judicial, que podrían ser utilizados en un juicio en el Senado. Sin embargo, y a pesar de la apariencia formal, lo más probable es que los votos de hoy se repitan de manera prístina a la hora de decidir sobre sí acusar al presidente ante el Senado.

"Lo que está en juego en todo esto no es nada menos que nuestra democracia", afirmó la presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, quien encabezó el pedido de apertura del juicio político, que recibió el apoyo de la casi totalidad de los representantes Demócratas.

"La mayor caza de brujas de la historia"

Como es su costumbre, al conocerse el resultado la votación Trump escribió en su cuenta de Twitter que la aprobación de la resolución es "la mayor caza de brujas en la historia estadounidense", y apuntó a la intención de los demócratas de intentar evitar que sea candidato, y reelecto, en las elecciones de 2020, en línea con los legisladores republicanos, que aseguran que la oposición teme perder las elecciones del año que viene, debido a que el mandatario contaría con un fuerte apoyo popular.

Según la resolución aprobada, ahora se comenzará con las interrogaciones públicas, a las cuales podrán asistir los abogados de Trump, y se podrá convocar a testigos. Si se aprueba finalmente el juicio, pasará a la cámara de senadores, donde se necesitan dos tercios de los votos, y difícilmente la mayoría republicana acepte avanzar en una destitución.

Si bien parece complicado que el mandatario republicano sea expulsado de la presidencia, los demócratas esperan dejarlo expuesto ante la población, con una cobertura constante en todos los medios nacionales. Donald Trump, cuya prominencia creció al calor de su manejo de los medios, nunca huyó del barro.