La marcha sin fin de los precios

Luego de haber alcanzado la marca más alta del año en septiembre, las consultoras estiman una inflación de 4,2% para octubre. ¿Cómo seguirá en los próximos meses?

Mara Ruiz Malec
5 de noviembre de 2019 11:11 hs
mara@cenital.com  
@marucha_rm

Terminó octubre y ya hay algunos números cerrados de cuánto fue la suba de precios en el mes de las elecciones generales. Perdida la presidencia, el Gobierno anunció un control estricto de cambios y varios aumentos que impactarán en la inflación de los meses venideros.

¿Qué pasó anoche?

Septiembre tuvo la marca más alta del año en materia inflacionaria: 5,9% de aumento de precios en un solo mes. Fue el mes donde impactó de lleno la suba del dólar post PASO. En octubre - controles de cambio mediante - el dólar aumentó un 3,6%, lejos de los incrementos de agosto y septiembre. Todavía regían algunos congelamientos tarifarios de corte electoral. Aún así, todavía hay réplicas de la devaluación en los aumentos de precios.

Para octubre, las consultoras, de acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central, estiman un incremento de 4,2% mensual. Para Elypsis, la suba de precios fue de 3,9% en el nivel general y de 3,6% en el rubro Alimentos y Bebidas. Contra lo esperado, no hubo aumentos tan fuertes en los cuatro días posteriores a las elecciones.El IPC de Ecolatina dio 4,5% mensual en octubre, 4,2% en la primera quincena (versus igual periodo del septiembre) y 4,7% en la segunda. De acuerdo a Matías Rajnerman, economista jefe de esta consultora, aunque la inflación se desaceleró en octubre, "la tendencia al alza de la segunda mitad del mes enciende algunas señales de alarma, sobre todo porque el rubro alimentos fue uno de los que lideró la suba. Este avance obedeció al dólar, que movido por algunas presiones pre-electorales se recalentó en la segunda parte del mes. Más allá de eso, que noviembre haya comenzado calmo en este frente, sumado al endurecimiento de los controles a la compra cambiarios, nos lleva a pensar que la inflación volverá a desacelerarse este mes, cerrando alrededor del 4%".

De acuerdo al Indice de Relevamiento de Precios (IRP) del Instituto de Trabajo y Economía (ITE), la inflación en el mes de octubre alcanzó el 4,1% mensual, impulsada por Alimentos y Bebidas (4,1%), Atención Médica y Gastos para la Salud (4,7%) y Productos de Aseo Personal (7,1%).

Mientras persiste el impacto de la devaluación en los precios de los alimentos y bienes importados (en especial electrodomésticos y productos de limpieza), y a pesar del congelamiento de algunas tarifas, los bienes y servicios regulados contribuyeron significativamente a la inflación en octubre, tendencia que se intensificará para lo que resta del año.

El gobierno saliente convalidó fuertes subas de las prepagas en el último trimestre del año (4% en octubre, 4% en noviembre y 12% adicional en diciembre) que acumularán un alza de 60,7% anual en enero del 2020. A esta situación se suma además la disparada de los precios de los medicamentos, que producto de la devaluación se han incrementado sistemáticamente por encima del nivel general de precios (62% por encima de octubre 2018). Desde ITE sostienen que esta situación impacta especialmente en los hogares con adultos mayores, en tanto dichas personas destinan una mayor proporción de su ingreso en concepto de salud. En esta línea, las estadísticas oficiales de pobreza, que indican que solo un 10,4% de los mayores de 65 se encuentran en situación de pobreza, podrían estar subestimadas. En efecto, mientras que el promedio de los hogares destina un 6,5% de sus ingresos a salud, este valor sube a 9,5% en hogares con un adulto mayor y a 14,2% en aquellos con dos o más.


¿Qué nos depara el futuro?

Para los próximos meses, desde el ITE destacan que la inflación continuará en niveles muy altos, debido a que ciertos bienes y servicios "congelados" sufrirán subas importantes. Entre ellos se destacan las naftas y combustibles, que además del aumento de 5% que comenzó a regir en noviembre, tendrá un ajuste adicional ante la entrada en vigencia del impuesto a combustibles (postergada desde el mes de mayo). Los precios esenciales dejan de serlo, y tendrían un incremento del 13%. La rebaja de IVA en productos básicos, que tuvo algún efecto en agosto en las grandes cadenas, pierde vigencia a fin de año. Las compañías de telefonía celular ya aumentaron tarifas para algunos planes en octubre y para otros en noviembre. Se debía convocar a audiencia pública por posibles aumentos de gas en octubre. El Gobierno pospuso esto en el marco de la contienda electoral. El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, dijo que se llamaría a audiencia en diciembre para fijar aumentos del gas para enero.

En la provincia de Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal dejó firmado el aumento de 17% promedio en la luz para enero de 2020. Así, las tarifas serán 120% más altas que hace un año. También autorizó subas en las cuotas de colegios privados que cuentan con subvención estatal.

Con los aumentos anunciados en Elypsis esperan una inflación de 4,5% para noviembre, tendencia que se sostendría también en diciembre. Estiman que el año finalizará con una inflación de 56,2%. El promedio de inflación proyectada por todas las consultoras que releva el Banco Central es un poquito mayor: 56,5%. El 2018 había finalizado con una suba de precios de 47,1%. 2019 será el año con mayor inflación desde 1992.

En tanto, la Asignación Universal por Hijo aumentó 46% en marzo. Lo que quiso ser un beneficio, adelantando todos los incrementos del año de una sola vez se terminó quedando corto. De acuerdo a la resolución original, la AUH no volverá a aumentar hasta marzo del año que viene. No se sabe qué pasará con la diferencia entre la suba que se dio y el que finalmente resultó por fórmula de movilidad. Las jubilaciones terminarían el año con un aumento cercano al 52%. También por debajo de la inflación, a lo cual hay que agregarle que, como se menciona anteriormente, la suba diferencial de los medicamentos afecta más a los adultos mayores. La mayoría de los salarios viene creciendo al 43% anual y no hay perspectivas que esto mejore. Será la mayor caída del salario real desde la crisis de 2001/2002.