Rigoberta Menchú junto a Guillermo Whpei al entregar la carta a Piñera (Foto gentileza: Universidad de Chile).

Denuncian violaciones de derechos humanos en Chile

La Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú viajó al país trasandino, donde junto al titular de la Fundación para la Democracia, Guillermo Whpei, estuvieron en contacto con víctimas de la represión y acusan al gobierno de utilizar métodos de tortura como en la dictadura.

Leticia Martínez
7 de noviembre de 2019 11:11 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

Desde Santiago de Chile.- Son las 10 de la mañana. Decenas de estudiantes de la Universidad de Chile esperan la llegada de la Premio Nobel de la Paz en 1992, Rigoberta Menchú. La activista guatemalteca llega acompañada por el presidente de la Fundación para la Democracia, Guillermo Whpei, con quien encabezan la delegación que viajó al país para conocer de cerca la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad en las protestas. En el acto en el instituto educativo presentan públicamente el petitorio que le llevarán al presidente Sebastián Piñera, para pedirle el cese de la violencia y la sugerencia de avanzar en reformas profundas para terminar con la crisis.

"Estamos aquí para expresar nuestro acompañamiento y solidaridad con un pueblo hermano que, ante el mundo, está dando ejemplo de lo que pueden lograr los y las ciudadanas cuando se unen para expresar la indignación acumulada a lo largo de años de insensibilidad e indiferencia frente a sus razonables y justificadas exigencias", afirma Menchú, frente a los jóvenes que la escuchan atentamente y con quienes después se prestará para sacarse selfies y recibir los saludos de quienes le agradecen su apoyo a la población chilena.


Rigoberta Menchú junto a la delegación que encabeza con Guillermo Whpei (Gentileza: Universidad de Chile).

Menchú llegó a Chile en medio de las movilizaciones que vive el país trasandino desde el pasado 18 de octubre, cuando comenzaron las protestas en rechazo a la suba del precio del pasaje de subte. Si bien ante las movilizaciones y tras declarar el toque de queda, Piñera dio marcha atrás con el aumento, los chilenos profundizaron las medidas de fuerza ya no por el incremento del pasaje, sino para demandar medidas más profundas, como una reforma constitucional que modifique el sistema actual, cuestionado especialmente en las áreas educativas, salud, y jubilaciones, entre otras.

Al llegar al país, Menchú y Whpei recorrieron hospitales donde pudieron conversar con las víctimas de la represión policial. Hasta el momento se contabilizan 24 muertos, 3 mil personas heridas, 3 desaparecidos y al menos 19 denuncias de abuso sexual a hombres, mujeres y niños. En ese contexto es que la delegación de derechos humanos, junto a organizaciones sociales, redactaron un petitorio para el Presidente Piñera, donde denuncian la represión actual, pero además aseguran que las torturas, las detenciones arbitrarias y los disparos contra personas desarmadas no es algo de la coyuntura sino que "se viene produciendo de manera sistemática desde hace mucho tiempo".

"Chile parecía el éxito materialmente, pero a cambio de mucho porque la mayoría de los chilenos están endeudados según los datos estadísticas universales. Un sistema así no va a funcionar, entonces va a tener que haber reformas profundas. Si no se hacen reformas profundas la crisis chilena va a tardar un par de décadas. Pero tiene que acelerar unas reformas profundas, reformas estructurales, es lo que estamos constatando. Ojalá que les salga la asamblea constituyente", afirmó Menchú y la sala Eloísa Díaz estalló en aplausos, debido a que uno de los pedidos más masivos tiene que ver con modificar la Carta Magna del dictador Augusto Pinochet, y piden que sea de manera asamblearia.

Entrega

Luego del acto, del que participó también el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, la compañera de vida de Víctor Jara, cantante asesinado en la dictadura, Joan Jara, y la directora de la Fundación para la Democracia, Marina Sala, Caminaron por las calles de Santiago hasta La Moneda para hacer entrega de la carta a Piñera, acompañados por los estudiantes y los medios de comunicación.

El ingreso a La Moneda no fue fácil. Los carabineros, así llaman a los policías chilenos, forcejearon con parte de los acompañantes de la delegación, que comenzaron a gritarles por su accionar en las marchas. Tras algunos empujones, la delegación pudo ingresar a la casa de gobierno y dejar la misiva para denunciar la violación de los derechos humanos.


En diálogo con Cenital, Rigoberta Menchú destacó también la sistematización de actos represivos contra los mapuches. En varias oportunidades el gobierno quedó en la mira por su trato a los pueblos originarios, que tiene como caso más emblemático el asesinato el 14 de noviembre de 2018 del joven comunero mapuche, Camilo Catrillanca. Por el crimen piden que sea imputado el ex ministro del Interior, Andrés Chadwick, el mismo que fue reemplazado en el cambio de gabinete tras el comienzo de las movilizaciones, por ser el más cuestionado de la gestión en lo que tiene que ver con la violación de los derechos humanos. Vale recordar que el funcionario fue parte de la dictadura de Pinochet y además es primo de Piñera.

Al atardecer del lunes, la delegación acompañó la marcha que se realizó en la Alameda y pudieron constatar en carne propia el accionar de los carabineros, quienes arrojaron gas lacrimógeno y dispararon balines contra los manifestantes. "Lo más importante es esta unidad del pueblo. Contarán siempre con nuestra solidaridad, espero que podamos también invitar a más organizaciones de derechos humanos para que puedan acompañar en este momento crucial del pueblo chileno", concluyó la Premio Nobel de la Paz sobre su visita al país trasandino.