El titular de la Fundación para la Democracia, Guillermo Whpei, durante su visita a Chile (Gentileza: Fundación).

"Teníamos indicios sobre la desenfrenada represión, pero lo que vimos superó todas las expectativas"

El titular de la Fundación para la Democracia, Guillermo Whpei, habla de la violación de derechos humanos, mientras Sebastián Piñera anuncia que enviará más efectivos a las calles.

Leticia Martínez
13 de noviembre de 2019 14:11 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

Día 26 de protestas. Las movilizaciones en Chile no solo no cesan, sino que se agravan. La última jornada de protestas con el paro nacional más masivo desde la vuelta a la democracia, dejó un saldo de 46 civiles heridos y casi 900 detenidos. Mientras las organizaciones sociales denuncian todo tipo de violaciones a los derechos humanos, que van desde asesinatos a violaciones sexuales y métodos de tortura, Sebastián Piñera anunció que pondrá más carabineros en las calles y que serán más duros con quienes consideren que fomentan la violencia.

Denuncias

"Teníamos ciertos indicios sobre la violenta y desenfrenada represión, pero lo que vimos superó todas las expectativas a mí y a Rigoberta Menchú", explica en diálogo con Cenital, el titular de la Fundación para la Democracia, Guillermo Whpei, el argentino que encabezó, junto con la premio Nobel de la Paz guatemalteca, la delegación de organizaciones de derechos humanos que viajó al país vecino para reunirse con heridos y detenidos en estas semanas de protestas y presentarle un petitorio a Piñera.

Whpei denuncia, de acuerdo a lo que pudo ver y conversar con los heridos, la existencia de diversas violaciones de derechos humanos, que van desde detenciones ilegales, con una cifra que se ubica por encima de cinco mil personas, miles de heridos y más de ciento setenta personas que perdieron un ojo por los balines que arrojan carabineros. El titular de la Fundación explica además que hay más de veinte denuncias por abuso sexual, tanto de mujeres como de hombres y niños, y denuncias por uso de métodos de tortura conocidos en las dictaduras latinoamericanas de los setenta.


El propio Whpei y Rigoberta Menchú sufrieron las gases lacrimógenas que arrojan los carabineros.

Desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile habían advertido en un comienzo que la represión no era sistemática, y debieron salir a reconocer que en realidad el abuso policial viene desde hace décadas. El último informe del organismo indica que actualmente hay 5.629 personas detenidas, entre las que se encuentran 861 mujeres y 3.981 hombres mayores de edad y 634 menores. Números que se ampliaron tras la movilización de esta semana.

¿Sin control?

Este martes hubo una nueva jornada de movilizaciones, la cual los carabineros consideraron como "uno de los días más violentos", y en la cual se llevó adelante la huelga general más grande de las últimas décadas. En las protestas se registraron incendios, saqueos, enfrentamientos y represión de las fuerzas de seguridad que dejaron un saldo de cuarenta y seis personas heridas, doscientos nueve detenciones en Santiago y seiscientas cuarenta en otras regiones del país. También hubo decenas de policías lesionados y comisarías atacadas.

"La familia de Piñera ya se fue de Santiago", "parece que renuncia" o "vuelven los militares a las calles", eran algunos de las frases que circulaban en las redes sociales y mensajes de celular entre los chilenos, que esperaban ansiosos el anuncio del Presidente. Tras la violenta jornada, por la noche, Piñera había vuelto de urgencia a La Moneda para reunirse con su ministro de Defensa, Alberto Espina, y se esperaba un importante anuncio.

Piñera habló de tres acuerdos en materia de paz, justicia y una nueva Constitución con un plebiscito ratificatorio, que se aleja del pedido masivo de Asamblea Constituyente y previo a eso una consulta popular para saber de qué manera la población quiere llevar adelante la reforma. Uno de los puntos del anuncio que más llamó la atención, tuvo que ver con el pedido de reincorporar a carabineros jubilados y abrir querellas contra quienes consideran que fomentan la violencia.

"He solicitado al Ministerio del Interior que presente querellas por la Ley de Seguridad Interior del Estado contra aquellas personas que han promovido o fomentado", afirmó el mandatario, en un discurso que tuvo un rating de sesenta y dos puntos en los cuatro principales canales, y agregó que además decidieron abrir la posibilidad de reintegración a Carabineros y la PDI a todas las personas que hayan tenido un retiro reciente para sumar más efectivos en las calles.

"El primer gesto que debería tener Piñera es cesar la represión, posterior a eso comenzar un diálogo", asegura Whpei sobre lo que cree que debería hacer el mandatario para calmar los ánimos. Sin embargo, el discurso de anoche del Presidente no parece ir en esa línea. Mientras la población pide Asamblea Constituyente y menos represión, el mandatario anuncia Congreso Constituyente y más persecución. Hasta ahora, cada desacierto del ex dueño de LAN tuvo repercusión en las calles y esta no parece ser la excepción. A un día de que se cumpla un aniversario del asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca, que dejó al descubierto el accionar policial contra los pueblos originarios, posiblemente las protestas se intensifiquen.