"Sin la intervención de Fernández y López Obrador, Evo probablemente estaría muerto"

Así lo sostuvo el vicepresidente depuesto, Álvaro García Linera, al referirse al golpe de Estado en Bolivia.


18 de noviembre de 2019 12:11 hs

El vicepresidente de Bolivia depuesto, Álvaro García Linera, sostuvo que de no haber sido por el apoyo del presidente electo, Alberto Fernández, y el mandatario mexicano, Manuel López Obrador, posiblemente hoy Evo Morales "estaría muerto" o detenido con riesgo de ser asesinado.

"Sin la intervención del presidente electo Fernández y por supuesto de México Manuel López Obrador, Evo estaría muerto muy probablemente o estaría detenido poniendo su vida en riesgo", afirmó García Linera, en una entrevista que brindó en el programa Hagan Algo que se emite en C5N.

El ex compañero presidencial de Morales explicó que el fin de semana del golpe, pudieron constatar que al menos en 4 oportunidades estuvieron a punto de apresar a Evo. "La presencia y solidaridad democrática tanto de México como de Argentina fue la que impidió que detuvieran, secuestraran o quizás mataran al presidente Morales entre las 4 de la tarde del día sábado y las 11/12 de la noche del domingo, cuando abandonamos espacio boliviano. Ellos preservaron la vida y las instituciones, y estaremos agradecidos de por vida", afirmó.

El ex vicepresidente también celebró la propuesta de Alberto Fernández para que tanto García Linera como Evo Morales reciban asilo en Argentina después del 10 de diciembre, si así lo desean. "Agradecemos la generosa invitación del presidente Alberto Fernández, es una opción; México es otra opción. También está la posibilidad de estar en Bolivia en cualquier momento", sostuvo el ex funcionario que no descartó que el ex mandatario vuelva a territorio boliviano de ser necesario.

Golpe

García Linera describe el arrebato democrática en tres partes: "Estamos ante un terrible, cruento y sangriento golpe cívico policial militar, que se inició de la mano fuerzas civiles paramilitares que quemaron órganos electorales, quemaron casas y sedes sindicales, atemorizaron a pobladores, se descargaron con una caballería motorizada contra mujeres campesinas indígenas con hijos. A esa primera fase le siguió la segunda fase policial que desconoce el mando civil y se amotina, y la tercera fase cuando las Fuerzas Armadas le pide a Evo Morales el desconocimiento de la Constitución y el desconocimiento de la prescripción constitucional de que los militares no deliberan y le piden la renuncia".

En cuanto a quienes estuvieron detrás del golpe, abre al menos tres sectores. Por un lado, apunta a la clase media tradicional que no tolera que la clase indígena y campesina haya accedido durante el gobierno de Evo a derechos que antes no tenía . "Cuando toman la Plaza Murillo queman la bandera indígena, la escupen, es un discurso revanchista que intenta preservar sus privilegios a partir del color de piel y de estirpe, ese discurso minoritario es el que comanda y legítima del accionar de este gobierno ilegítimo".

García Linera también responsabiliza de haber sido parte del golpe al titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. El ex funcionario contó en la entrevista que pudo hablar con delegados argentinos que se sorprendieron con la decisión repentina del directivo uruguayo de adelantar el resultado de la verificación estatal que debía estar para el miércoles, y dio a conocer un adelanto el domingo en medio de los motines policiales.

"Almagro ha su modo fue uno de los artífices de este golpe y la historia lo va colocar junto con las personas que destruyeron la democracia en mi país y fueron culpables de los asesinatos", afirmó García Linera desde México, donde se encuentra asilado junto a Morales desde el lunes pasado.

Al hablar de los países que reconocieron al gobierno de Jeanine Áñez, el ex funcionario del Movimiento al Socialismo (MAS) no descarta cierta injerencia estadounidense. "Dimos un paso muy importante en la industrialización y consolidamos mercados con países como China y Alemania, eso no ha sido buena señal para el país del norte que buscaba que el litio, Bolivia tiene casi el 40% de las reservas del mundo, estuviera bajo su subordinación.

Si bien Linera asegura que no tiene pruebas, cree que la decisión con respecto al litio puede haber sido motivo para que "se haya acelerado la intentona golpista" contra Evo Morales.


"Las manos manchadas con sangre"

El depuesto ex vicepresidente también apuntó contra el candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, quien salió segundo en las elecciones celebradas el pasado 20 de octubre. Al ser consultado acerca de la postura del ex mandatario que se mostraba en una postura más moderada al comienzo pero que terminó apoyando el golpe, Linera afirmó: "Detrás del liberal timorato hay un golpista. Mesa se sacó el disfraz y hemos encontrado un consumado golpista".

Y continuó: "¿Qué va a decir ahora Mesa cuando tenga que relatar lo que pasó en Bolivia? ¿Cómo va a justificar los 20 muertos asesinados en estos últimos días, la masacre desatada por el gobierno que él ha aplaudido. La mesa de Mesa chorrea sangre, él va a pasar al historia no como un historiador sino como un golpista", y Linera agregó: "Hoy Mesa y Camacho (Fernando, líder del Comité Cívico pro Santa Cruz) tienen las manos manchadas con sangre".

Sobre la represión

"Hoy estamos de luto porque han matado a mis hermanos bolivianos a sangre fría", explicó Linera sobre la represión de esta semana, que ya dejó un saldo de 24 muertos y más de 120 heridos de bala, además de 600 detenidos que denuncian haber sido víctimas de tortura en las cárceles.

Linera sumó otro condimento al golpe de Estado y los días de represión que se vive en el país, y es que de acuerdo a lo que sostuvo el ex presidente boliviano, Jorge Fernando "Tuto" Quiroga Ramírez, a quien considera uno de los artífices del golpe de Estado, no se descarta la disolución de la Asamblea Legislativa, de mayoría del MAS, y gobernar por decreto.