5 meses y 800 cafés: cómo operó el peronismo para sacar a Macri de Boca

Dirigentes del PJ influyeron en las decisión de Juan Román Riquelme de ser candidato a vicepresidente segundo de Jorge Amor Ameal para intentar terminar con la influencia del Presidente en el club de La Ribera.

Noelia Barral Grigera
22 de noviembre de 2019 10:11 hs
nbg@cenital.com  
@nbg__

La candidatura de Juan Román Riquelme en la lista de Jorge Amor Ameal, coinciden todos en Boca Juniors, es señal de partido terminado. Con encuestas que lo ubican por encima del 60% de intención de voto, el respaldo de varias de las otras opciones opositoras y dominio sobre el sistema de peñas que puede ser decisivo en la elección, Ameal alcanzó un armado que tiene muchas chances de depositarlo en la presidencia del club que vio nacer a Mauricio Macri como dirigente.

Hubo, en esa construcción, una decisión clave: la del propio Riquelme, de jugar su nombre y trayectoria en una candidatura. Pero además, muchos fueron los que operaron, negociaron y colaboraron con el objetivo de alcanzar una lista competitiva. Esta es la historia de cómo uno de esos actores, el Frente de Todos, influyó en el armado con el que el peronismo anhela sacar al macrismo de su lugar de origen.

Los primeros contactos se remontan a 2011 pero, para hablar de una lista opositora competitiva, datan de junio de este año, casi en sintonía con los primeros pasos de la candidatura presidencial de Alberto Fernández. Parte de esas conversaciones fueron Juan Cabandié, Sergio Massa y Daniel Ivoskus, entre otros. Lograron sacudir el escenario a 20 días de las elecciones.

El resultado de las PASO presidenciales empujó definitivamente la estrategia. El Frente de Todos soñaba con un escenario en el que el macrismo no sólo resultara derrotado a nivel nacional sino también en la provincia y en la Ciudad de Buenos Aires y en Boca. Por ahora, de aquel deseo, sólo la Ciudad permanece en pie. El club es una incógnita.

Envalentonado por el resultado de las primarias, en las que Alberto Fernández le sacó 15 puntos de diferencia a Macri, el 12 de agosto Massa lo whatsappeó a Riquelme: "Mañana mando a pintar las paredes de la Boca: Román 2019". La respuesta fue un concesivo "jajaja". El armado ya estaba en marcha.

El trabajo de los integrantes del Frente de Todos apuntó a acercar a las partes. Por eso, uno de ellos grafica y exagera: "Me tomé como 800 cafés con Ameal. Es muy duro negociando". Después de cinco meses de conversaciones, incluso el presidente Mauricio Macri se preocupó. Dicen en el peronismo que llegó a mandarle mensajes a Riquelme avisándole que conocía sus contactos con la oposición. Pero Román "es un distinto, es un estratega", definen en el Frente de Todos, exultantes por la decisión del 10 de ser candidato a vicepresidente segundo en la lista que encabezan Ameal y Mario Pergolini.

Del resto de las opciones opositoras, sólo quedó en pie la de José Beraldi. En el peronismo aseguran que es el único candidato con el que nunca se reunieron. Lo mismo le dijo Riquelme a Fox Sports. Así, las opciones que tendrán los socios de Boca el 8 de diciembre serán: Cristian Gribaudo - Juan Carlos Crespi por el oficialismo (con adhesión de nueve agrupaciones), Ameal - Pergolini - Riquelme (apoyados por cinco agrupaciones) y Beraldi - Rodolfo Ferrari (respaldados por una agrupación). Quienes, por intermediación de la dirigencia peronista, bajaron sus candidaturas fueron el referente del PJ porteño Víctor Santa María y su compañero Santiago Carreras y también Pablo Abbatangelo. Ambos sectores respaldaron públicamente la lista que lidera Ameal.

"Lo que en estos cinco meses no pude lograr fue que Ameal le levante el veto a Víctor", contó a Cenital uno de los protagonistas de las conversaciones, de las que también participó tangencialmente un amigo íntimo de Riquelme y también ex jugador de Boca, Marcelo "Chelo" Delgado.

En medio de las conversaciones, Riquelme ("The best speaker ever", según el ojo clínico de Juan Pablo Varsky) aprovechó para despistar. Al tanto de la molestia del Presidente con él por sus conversaciones con el peronismo, agarró el micrófono y dijo: "Si hay unidad, puedo pensar en ser candidato". Despistó por algunos días al macrismo, pero el objetivo estaba claro. "Es un estratega", definen en el Frente de Todos. Riquelme será candidato con la unidad del 80% de la oposición, igual que a nivel nacional. Un postulante a vice que desestabilizó el tablero, igual que a nivel nacional.