"Muchos de los involucrados hoy siguen teniendo puestos importantes en el Gobierno"

La autora de "Somos Belén", Ana Correa, presenta su libro en Tucumán. Allí ocurrió el caso que conmovió al presidente electo, Alberto Fernández. En una charla con Cenital, advierte que la provincia aún no modificó las condiciones que la mandaron a prisión por un aborto espontáneo.

Noelia Barral Grigera
22 de noviembre de 2019 16:11 hs
nbg@cenital.com  
@nbg__

Escribió un libro que sacudió la política nacional y empujó al presidente electo, Alberto Fernández, a confirmar que enviará desde el Poder Ejecutivo un proyecto para legalizar el aborto. Ana Correa, autora de "Somos Belén", presentará hoy su obra en San Miguel de Tucumán, lugar en el que transcurrió la historia de la protagonista de su obra. Belén llegó al hospital local con un aborto espontáneo en curso, la denunciaron por homicidio doblemente agravado y casi tres años presa. La Corte Suprema provincial intervino y la absolvió en 2017. En esta entrevista con Cenital, Ana Correa revela: "Muchos de los involucrados en el caso Belén hoy siguen teniendo puestos importantes en el gobierno".

-La presentación de Somos Belén se da en medio de una denuncia por violación contra el senador justamente por Tucumán José Alperovich. ¿Cómo te impactó la noticia?

En cuanto aterrizamos lo primero que nos enteramos fue de esa tremenda noticia. ¿Que nos dicen todos acá? A nosotros no nos sorprende para nada. Está claro que en Tucumán está enquistada la violencia de género institucional. Por suerte hay muchas organizaciones trabajando para terminar con eso. Vamos a aprovechar el encuentro con esas organizaciones en la presentación del libro para exigir que Alperovich renuncie a su banca y que se someta a la justicia y también para respaldar a la víctima. Porque al fin de cuentas es más de lo mismo que venimos a denunciar y pedir que cese: violencia política de género y revictimización de las mujeres que sufren esas violencias.

-¿Qué significa para vos presentar el libro en la Ciudad adonde castigaron a Belén por un aborto espontáneo?

-Era un compromiso que yo había tomado con Belén, presentar el libro en su provincia. Cuando se supo que ella estaba encarcelada injustamente, salvo los medios alternativos, en especial la agencia APA, el resto tardó bastante en dar la noticia. Me parecía importante volver a contar la historia de Belén justamente donde se originó, porque muchos de los involucrados hoy siguen teniendo puestos importantes en el gobierno y en la justicia y en el sistema de salud. Porque todavía todos ellos no le pidieron disculpas. También quería hacer un reconocimiento en el lugar a las mujeres que, con un sistema totalmente hostil, luchan por los derechos de las mujeres, en especial la abogada Soledad Deza. Si no fuera por ella, y luego por el movimiento de mujeres, hoy Belén seguiría presa.


-¿Tenés expectativas de que el libro ayude a cambiar la situación para las mujeres tucumanas?

-La verdad es que con esa idea escribí el libro. Una de las cosas que me pasó escribiéndolo es que me di cuenta que todas las personas que tuvieron que ver en el caso no fueron las mismas a partir de conocerlo. Mi esperanza es esa, que se conozca el caso y que algo cambie, porque es demasiado tremendo por lo que pasó Belén, y, como bien dice Margaret Atwood en el libro, no sabemos cuántas Belén hay en este momento criminalizadas por abortos.

-Después de que el presidente electo dijera, tras la presentación de tu libro, que presentará un proyecto para legalizar el aborto, ¿creés que la situación cambiará en provincias gobernadas por aliados de Alberto Fernández, como Juan Manzur?

-Me parece que es lo que correspondería. El propio Alberto Fernández le pidió perdón a Belén por lo que vivió, cuando no tuvo nada que ver, ¿cómo no le va a pedir disculpas el gobernador cuando no hicieron nada para reparar esa tremenda injusticia, y cuando el sistema de salud sigue denunciando a las mujeres por abortos espontáneos o vulnerando la intimidad de niñas? Además se menciona a un político cercano a Manzur como probable ministro. Si la provincia no cambia sus canones, si no respetan la legislación de protección de las mujeres, ¿cómo vamos a confiar en sus aliados?

-¿Cómo viste y en qué afecta a los derechos de las mujeres las marchas y contramarchas con la actualización del protocolo de interrupción legal del embarazo?

-Me parece que ante todo pone en evidencia que el presidente Macri nunca quiso que se aprobara la legalización del aborto. Ahora no queda otra que pensar que verdaderamente fue una estrategia distractiva para él, y si se ganó la votación en diputados fue a pesar de él, se le fue de las manos. La resolución de Rubinstein y su equipo delimitaba muy claramente la aplicación de la ley que tenemos desde 1921, es decir, la que fija en qué causales las mujeres tienen derecho al aborto legal. Al revocarla lo que está haciendo es convalidar políticamente un estatus inferior al de 1921. ¡Es muy grave! Aclaro lo de la convalidación política y no legal porque igual sistema de salud y judicial siguen con la obligación de cumplir con el fallo FAL. Lo que cambia con la decisión del presidente Macri es que demuestra cabalmente que nunca le importaron las muertes maternas y que jamás se conmovió por ni uno de los casos de las niñas torturadas. Es más, especuló con ellas. Muy lamentable.