Estados Unidos: sin problemas con la ocupación

El gobierno de Trump modificó su postura y dejará de considerar ilegales los asentamientos israelíes en territorios ocupados.


24 de noviembre de 2019 09:02 hs

Donald Trump modifica la postura de los Estados Unidos frente a los asentamientos israelíes en Cisjordania. La administración republicana considera ahora que la construcción de viviendas en territorio ocupado "no es incompatible de por sí con la ley internacional". Desde la Organización de Naciones Unidas hasta Rusia y la Liga Árabe rechazaron la decisión del magnate, asegurando que la medida radicalizará un conflicto que lleva más de siete décadas.

Cambio de postura

"Tras estudiar cuidadosamente todos los ángulos del debate jurídico, esta administración está de acuerdo con el presidente Ronald Reagan en que la creación de asentamientos civiles israelíes en Cisjordania no es 'per se' una violación del Derecho Internacional", explicó el el secretario de Estado, Mike Pompeo, para argumentar el cambio de postura del gobierno de Estados Unidos.

Los dichos de Pompeo suponen un cambio en la percepción legal que tiene Estados Unidos sobre la construcción de viviendas por parte de Israel en territorio ocupado. El anuncio tuvo un fuerte impacto debido a que desde hace cuatro décadas, a través de las distintas administraciones, el país del norte consideró ilegales a los asentamientos.

El anuncio, según explicó Pompeo, hace referencia puntualmente a la decisión de Barack Obama, justo antes de dejar el cargo, de apoyar la aprobación de la Resolución 2335 de la ONU que condena los asentamientos.

La Resolución es clara: "La creación por parte de Israel de asentamientos en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Este, no tiene fuerza legal, es una violación del derecho internacional y uno de los principales obstáculos hacia un acuerdo de paz basado en el principio de dos Estados".

Lluvia de críticas

Tras el anuncio, los cuestionamientos llegaron de varias partes. Uno de los primeros en expresarse fue la propia ONU, el vocero de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, ratificó que los asentamientos son ilegales y advirtió que el cambio de postura de Estados Unidos no modifica la ley internacional, ni su interpretación.

Colville detalló cuáles son las normas que viola la construcción de más asentamientos, y entre ellas, nombró la cuarta Convención de Ginebra de 1949, al entender que prohíbe la transferencia de población civil por parte de un ocupante al territorio ocupado, entre otras resoluciones de la ONU. El vocero adelantó también que están investigando a las empresas que están detrás de las construcciones, las cuales podrían ser sancionadas económicamente.

Uno de los rechazos más duros llegó de la mano de la Liga Árabe, que condenó la decisión estadounidense y aseguró que el cambio de postura "hace pedazos" lo que le queda de legitimidad a Washington en esta cuestión. Vale recordar que desde que llegó al gobierno, Trump ha jugado en más de una ocasión a favor de Israel, primero con el cambio de sede de su Embajada, de Tel Aviv a Jerusalén, y luego el reconocimiento de la soberanía sobre los Altos del Golán, pertenecientes a Siria y anexados por el gobierno israelí.

También se sumaron a las críticas la Unión Europea y el gobierno de Vladimir Putin en Rusia, que advirtió que la decisión generará mayor conflicto entre Israel y Palestina. Lo mismo hizo el precandidato presidencial demócrata y actual senador estadounidense, Bernie Sanders, quien sostuvo que el cambio de postura responde a un accionar de Trump de "socavar la diplomacia norteamericana a cambio de complacer a su base extremista".

Quien por supuesto celebró la decisión fue el premier israelí, Benjamín Netanyahu, que consideró que la administración de Trump reparó "una injusticia histórica" y agregó: "Aquellos que niegan categóricamente la legalidad de las colonias no solo niegan la verdad, la historia y la realidad sobre el terreno, sino que también atrasan la causa de la paz, que solo se puede conseguir con negociaciones directas entre las partes". Algo que parece más difícil tras esta decisión, rechazada prácticamente por la totalidad de la comunidad internacional.

"Una vez más, con este anuncio, la Administración Trump demuestra hasta qué punto amenaza al sistema internacional con sus intentos de reemplazar el derecho internacional con 'la ley de la selva'", afirmó el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat. Los asentamientos en Cisjordania se consideran ilegales debido a que son territorios que Israel ocupó durante la Guerra de los Seis Días, en 1967.