Radiografía de viajar bajo tierra

Un informe realizado a partir de la base de datos de la tarjeta SUBE de 2017 muestra cuánto, cuándo, desde dónde y hacia dónde se trasladan los usuarios en subte. La utilización de este medio de transporte está concentrada en pocos pasajeros: apenas un 15% de los usuarios lo usa todos los días hábiles de la semana, al menos una vez.

Fernando Bercovich
24 de noviembre de 2019 10:45 hs
fernando@cenital.com  
@ferbercovich

Después de presentar un pedido de información pública al gobierno nacional, Subte.data, un espacio de investigación sobre ese medio de transporte dentro del Laboratorio de Políticas Públicas, obtuvo la base de datos elaborada a partir de la utilización de la tarjeta SUBE (Sistema Único de Boleto Electrónico), información muy preciada para cualquiera que estudie la movilidad en las ciudad. Así, el equipo dirigido por el ex legislador porteño Rafael Gentili armó un informe con un análisis del uso del subte.

Como la base entera tenía 320 millones de registros y resultaba algo inmanejable, los investigadores decidieron tomar el mes de agosto de 2017 (recién hace unos días consiguieron la base 2018 y ya están trabajando en un nuevo informe) como muestra para hacer el análisis. Al haber sido el mes con menor cantidad de feriados del año facilita la extrapolación de las conclusiones al resto de los meses.

Durante ese mes se usaron más de 2 millones de tarjetas SUBE, es decir que esa fue la cantidad de usuarios de la red. Lo primero que analizó el equipo de Subte.data es la cantidad de viajes en subte que hizo cada usuario. Las 2 millones de tarjetas hicieron casi 25 millones de transacciones en un mes, sólo contando días hábiles, lo que da que, en promedio, que los usuarios se tomaron ese medio de transporte 12 veces en agosto de 2017.

Un dato que llama la atención: más de un tercio de los usuarios realiza menos de 6 viajes mensuales y un 80% menos de 20. En el otro extremo, poco más del 10% (300 mil usuarios) realizan entre 21 y 40 viajes al mes. Esos son los que gozan de un primer descuento por viajes frecuentes. Para recibir el descuento más alto de tarifa se deben hacer más de 40 viajes mensuales. El informe revela que muy pocos usuarios reciben ese beneficio ya que sólo alrededor de 100 mil usuarios -o menos del 5% del total- viajan con esa frecuencia. En síntesis, son muy pocos los usuarios que explican la gran mayoría de los viajes realizados. Menos del 20% de los usuarios explican más de la mitad de los viajes de un mes. "Es un aporte importante del trabajo porque por lo general se suelen confundir pasajeros con viajes cuando en realidad hay muchos menos pasajeros que viajes", destaca Gentili en diálogo con Cenital sobre este hallazgo.

El informe también incluye un análisis semanal, y ahí de nuevo llama la atención la concentración del uso del subte en pocos pasajeros. Sólo un 25% de los usuarios del subte lo usan entre 3 y 5 veces por semana -lo que los hace entrar en la categoría de "usuario recurrente"- y apenas un 15% lo usaron todos los días hábiles de la semana, al menos una vez.

Otra de las preguntas cuya respuesta ensaya el informe, además de cuánto viajamos, es desde dónde, hacia dónde y cuándo viajamos en subte. Para lo primero, el equipo de Subte.data tomó las tres estacionoes que por la mañana (entre las 5.30 AM y las 10.59 AM) concentran la mayor cantidad de viajes (Constitución, Congreso de Tucumán y Federico Lacroze) y se fijó en qué estaciones volvían a ingresar aquellos usuarios que lo hacen más tarde para trazar un mapa de origen-destino de los viajes.

El resultado de la lectura de estos datos es que aquellos pasajeros que se toman el subte a la mañana en Federico Lacroze (línea B) o Congreso de Tucumán (línea D) y reingresan más tarde, lo hacen casi siempre por estaciones de su misma línea situadas en el centro de la ciudad tales como Catedral y Florida. En cambio, para el caso de los que ingresan a la mañana por Constitución (línea C), si bien la mayoría vuelve a tomarse el subte más tarde en la estación Retiro de la misma línea, la diversidad de las estaciones de reingreso es mayor.

Una proporción alta de usuarios que se tomaron el subte a la mañana en Constitución volvieron a ingresar al subte por estaciones de la línea A como Avenida de Mayo o de la D como Facultad de Medicina. "Esto es porque la C es de las pocas líneas transversales a otras líneas que hay, entonces se usa mucho para hacer combinaciones", explica el ex legislador y director del equipo de investigación dentro del Laboratorio de Políticas Públicas. La postergada línea F de existir podría mostrar esa misma "solidaridad" con otras líneas ya que recorrería la ciudad de norte a sur (Plaza Italia-Barracas) y permitiría combinaciones con otras líneas.

Otro de las conclusiones llamativas que arroja la base de datos es que la hora pico se adelantó un poco. Aunque oficialmente el gobierno de la Ciudad sigue considerando la hora pico como aquella franja horaria entre las 8 y las 10 por la mañana y de 18 a 20 por la tarde, los datos de la SUBE sostienen que, por el contrario, el horario pico por la tarde se ubica en entre las 16 y 18. La cantidad de pasajeros entre las 16 y las 17 es significativamente mayor a la que va desde las 19 a las 20.

Esta discrepancia tiene consecuencias ya que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se comprometió a garantizar una frecuencia de 3 minutos en hora pico, algo que nunca se cumplió, sobre todo en la línea E, donde la frecuencia en esa franja lega a los 7 minutos.