Ganadores y perdedores de la economía de Cambiemos

Los números muestran que la actividad sufrió una fuerte caída y la mayoría de los sectores están peor que en 2015. No obstante, algunos se vieron beneficiados por las decisiones del gobierno de Mauricio Macri.

Después de 4 años de Cambiemos, los números indican que la actividad económica se redujo fuertemente y la mayoría de los sectores están peor que en 2015. Pero no todos perdieron. Hay quienes se vieron beneficiados por las decisiones de política económica del gobierno saliente. Luego del gobierno de Mauricio Macri, la torta no sólo es más chica, sino que también se distribuye de manera diferente entre actores y sectores productores.

La crisis la pagaron los trabajadores

Empecemos por la discusión entre trabajo y capital. La participación de los asalariados en el ingreso (lo que se llevan de la torta los trabajadores) cayó de 54,2% en el primer trimestre de 2016 al 42,5% en el segundo trimestre de 2019. ¿Quién se llevó la diferencia? No fueron los trabajadores no asalariados (los emprendedores dicen algunos, los que hacen changas otros) ya que su ingreso también perdió 0,9% de participación. El lugar que dejaron los trabajadores lo ocuparon las empresas y empresarios, que aumentaron su participación en el ingreso en 12,1% hasta 47,4% al final del período.

En el medio, la torta se fue achicando. Podría suceder entonces, que las ganancias ganen participación respecto a los salarios, pero que en términos absolutos todos pierdan (solo que algunos pierden menos que otros). Pero en realidad, los empresarios realmente ganaron. La masa de ganancias entre el primer semestre de 2016 y el primer semestre de 2019 creció en términos reales (o sea, descontada la inflación).

Ganadores y perdedores en el mundo empresarial

El universo empresarial es heterogéneo. Y estos grandes números esconden distintas realidades. No es lo mismo una PyME que una grande. A las PyMEs, con caída del consumo interno, tarifazo y suba de tasas de interés mediante, no les fue muy bien. Esto es válido para casi todos los sectores. Según un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) al finalizar el mandato de Cambiemos se habrán destruido un total de 22.422 PyMEs.

Dentro de las grandes, también hay ganadores y perdedores. Si tomamos los balances de las empresas públicas y privadas que reportan información pública de su facturación, encontramos diferencias entre los distintos sectores productivos. Los grandes ganadores de estos últimos años fueron los Servicios Públicos, el Sector Financiero, los Servicios de Comunicación y el Cuidado de la Salud. Los sectores que más ajustaron su facturación fueron los Bienes de Consumo Masivo, Bienes Raíces y Materiales Básicos.

Variación de Facturación de Empresas Seleccionadas, por año


Fuente: Elaboración Propia en Base a Balances de Empresas.

Lo interesante es ver dentro de cada gran grupo las diferencias entre sectores. Por ejemplo, en Servicios Públicos todos los sectores ganaron y esta particularidad se da únicamente en este gran rubro, ya que una de las políticas económicas del gobierno de Cambiemos fue desregular el precio de los servicios públicos (agua, luz y gas). Fue una de sus primeras medidas de gobierno, alegando que el único objetivo era reducir el déficit fiscal. Dicha medida no sólo afectó el bolsillo de la gente y resto de empresas debiendo pagar sumas elevadas de servicios públicos, sino que también generó una fuerte entrada de recursos a las empresas.

En otros "sectores ganadores" encontramos que también hay perdedores. Por ejemplo, en la industria de las finanzas, los grandes ganadores fueron los bancos, mientras que los grupos financieros orientados a la financiación del consumo sufrieron un fuerte retroceso. Estos últimos se vieron fuertemente afectados, mientras que los primeros fueron beneficiados por dos cuestiones: las altas tasas de interés implementadas por el Banco Central y las devaluaciones del tipo de cambio, que generaron un efecto riqueza en los cuatro episodios devaluatorios de los últimos 4 años.

En cuanto a los Servicios de Comunicación, fueron fuertemente beneficiadas las Telco, donde el precio de su producto tiene una relación directamente relacionada con el tipo de cambio, mientras que los Servicios de Edición y la Industria de la Comunicación durante este período se vieron fuertemente afectados. Primero, porque se consideran bienes suntuosos de parte de las familias, pero también esto estuvo relacionado con la pauta oficial y su fuerte reducción a partir del 2016. Tanto el negocio editorial como los servicios de comunicación y entretenimientos se vieron en gran medida golpeados.

Dentro de los Cuidados de la Salud, los grandes ganadores fueron las farmacéuticas más grandes, debido al proceso desregulatorio del precio que se le carga al paciente, mientras que todo lo que tiene que ver con atención y cuidado tuvieron una contracción, ya que son sectores que dependen de las cajas de las obras sociales y en última instancia de la cantidad de empleados registrados que tiene el sistema. Recordemos que el desempleo indirectamente genera una desfinanciación del sistema de salud.

Por el lado de sectores perdedores, dentro de Bienes de Consumo Masivo los perdedores fueron todos y esto se debe a la fuerte recesión y caída de los ingresos de la población argentina. Esto mismo le pasó al sector industrial donde no hubo una empresa que reportara algún tipo de crecimiento en estos últimos cuatro años. Por el contrario, todos los sectores presentaron un fuerte ajuste de su producción, viéndose afectado el empleo. En cuanto a Metales Básicos dentro de este sector los únicos beneficiados fueron las Químicas y la industria de Fertilizantes, algo que se explica por ser los principales insumos del sector agrícola, que fue uno de los sectores más beneficiado del gobierno de Cambiemos, primero por la quita de los derechos de exportación y segundo por las devaluaciones del tipo de cambio.

Dos sectores interesantes para destacar son los del medio de esta tabla, Energía y Bienes de Consumo Suntuoso. El primero presenta una caída en su facturación, pero este dato es un poco tramposo porque al sector de Exploración y Explotación de Gas y Petróleo le fue muy bien con el decreto sancionado en el 2016 que remuneraba el precio de barril de petróleo a los mismos niveles que el sector internacional. Mientras que a las empresas que poseen la Refinación y Comercialización (donde YPF es la más grande) no les fue tan bien y compensaron hacia la baja el incremento de la Explotación. Pasa algo similar con Bienes de Consumo Suntuoso, donde todos los sectores presentan caídas a excepción de las Empresas de Tecnología (por ejemplo, Mercado Libre), que tuvieron un incremento en su facturación tan grande que compensaron el resto de los sectores como Restaurantes, Electrónica, Computación, entre otos.

Después de 4 años de gobierno de Cambiemos, está claro que no todos perdieron. Sí perdieron los trabajadores, los empresarios industriales, los de bienes de consumo y metálicas básicas. Pero hubo grandes ganadores que se concentraron en las empresas de servicios públicos, los bancos, las telco, las farmacéuticas, la exploración y explotación de gas y petróleo, y las empresas de tecnología.