Alineamientos pedaleando en el aire

Desde su twitter, Donald Trump anunció aranceles para las importaciones de acero y aluminio procedentes de Argentina y Brasil, causando sorpresa y preocupación en gobernantes y empresarios de ambos socios.


2 de diciembre de 2019 15:12 hs

Inesperado. El anuncio de Donald Trump acerca del restablecimiento de aranceles al acero y al aluminio de Argentina y Brasil no se esperaba. Desde el gobierno de Mauricio Macri afirmaron que no recibieron ninguna señal previa por la cual podrían haber previsto ese desenlace, mientras que Jair Bolsonaro aseguró que de ser necesario se comunicará telefónicamente con el presidente de Estados Unidos ¿Qué repercusión tuvo la sorpresiva medida en los países sudamericanos?

¿Qué pasó?

Como es habitual, Trump volvió a hacerlo a través de Twitter. "Brasil y Argentina han estado llevando adelante una devaluación masiva de sus monedas lo cual no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré las tarifas sobre el acero y aluminio que envían a los Estados Unidos desde esos países", escribió el presidente norteamericano en la red social.

La medida se conoce un año y medio después de que el gobierno estadounidense llegara a un acuerdo con los países sudamericanos para exceptuarlos del pago de aranceles del 10% en el aluminio y del 25% en el acero, que el mandatario había anunciado en marzo de 2018 en plena guerra comercial con China. Es por eso que el anuncio de hoy sorprendió a ambos gobiernos del cono sur.

Repercusiones

Del lado brasileño, fue el propio Jair Bolsonaro el que hizo referencia al asunto. Frente a los periodistas congregados en el Palacio da Alvorada, el mandatario aseguró: "Voy a hablar con Paulo Guedes ahora, pero si es necesario llamaré a Trump, tengo un canal abierto con él".

De esa manera, el mandatario brasileño, de aceitados vínculos con su par estadounidense, se mostró confiado, aunque la devaluación del Real, de un 9,45% desde el comienzo del año y de 5,7% sólo en noviembre, fue más relevante para el norteamericano que su cercanía con Bolsonaro.

Analistas y periodistas de Brasil catalogaron el anuncio de Trump como "humillante" para el gobierno de Bolsonaro, debido al alineamiento ideológico de Trump respecto de los Estados Unidos, tanto en sus palabras como en algunas medidas concretas. En las redes, se hicieron eco con el hashtag "No fue amor, fue una trampa", sobte relación del presidente brasileño con el magnate inmobiliario, con un anuncio que podría perjudicar a la industria brasileña, en un contexto económico complejo.


En el caso de Argentina, donde cambiará el gobierno en ocho días, la noticia llegó cuando el saliente presidente, Mauricio Macri, se encuentra de viaje en Madrid para participar de la Cumbre Climática. Fue el ministro de Producción, Dante Sica, quien explicó que apenas conocieron el anuncio, se reunieron con el canciller Jorge Faurie para buscar más precisiones sobre los dichos de Trump.

"Fue un tema inesperado, no existía ninguna señal ni hacia nuestro gobierno, ni hacia el de Brasil, ni al sector privado, respecto a cambios en el acuerdo con Estados Unidos", afirmó el ministro, quien reiteró que aún desconocen el impacto que puede tener la medida para el próximo año, remarcando que las exportaciones de acero y aluminio rondan los 700 millones de dólares anuales.

Aluar, una de las empresas argentinas que se vería afectada por los aranceles, recordaron que Estados Unidos en el principal mercado de exportación, ya que el 40% de su producción tiene ese destino, reclamó contramedidas. "El momento es muy malo, pero si no actuamos en el campo de las relaciones internacionales y si no adoptamos medidas de defensa en política interna, vamos a tener problemas muy graves", manifestó el director de la compañía, Javier Madanes.


En medio de las especulaciones sobre los motivos por los cuales Trump habría tomado la medida, donde aparecen Brasil y su acercamiento a China en el marco del BRICS y, el nuevo gobierno argentino, el director de Aluar fue consultado y respondió: "En una época, los Estados Unidos supieron actuar de manera más directa con intervenciones militares en la región, en otras oportunidades con operaciones de inteligencia y ahora lo hacen con sanciones comerciales. Esta es la manera de manejar las cosas por parte de Trump".