Francia: la huelga más grande en un cuarto de siglo

Macron enfrenta masivas movilizaciones contra su propuesta de reforma del sistema de jubilaciones.


5 de diciembre de 2019 16:12 hs

Trabajadores de trenes, docentes, policías, abogados y estudiantes, entre otros asalariados, participaron hoy de la huelga general en Francia. Casi sin trenes, con servicios reducidos en los vuelos y sin clases en las escuelas. Así amaneció París hoy, en el marco del paro que llevan adelante en todo el país en rechazo a la reforma de las jubilaciones que quiere llevar adelante el presidente, Emmanuel Macron.

¿Qué rechazan?

Macron busca reformar el sistema de pensiones. Si bien aún no se presentó oficialmente el documento, se supo que la modificación pretende eliminar los 42 regímenes especiales que existen hoy en el sistema de jubilaciones donde, de acuerdo al trabajo que se realiza, se accede a un régimen de jubilación distinto. A través de la modificación que busca el gobierno, esos diferenciales convergerían en uno solo, que sería el mismo para todos los trabajadores, lo que casi con seguridad significaría la reducción de beneficios para quienes participan de dichos regímenes.

Debido a negociaciones colectivas diferenciadas, muchos trabajadores se jubilan a edades distintas, con diferentes condiciones a las del régimen general. Por regla, los franceses se jubilan a los 62 años, y en muchos casos deben seguir trabajando. La jubilación mínima es de alrededor de mil euros al mes, y el promedio está entre 1.200 y 1.400 euros. Mientras tanto, los ferroviarios en promedio comienzan a recibir la pensión a los 58 años con un sueldo de 2.100 euros, una disparidad que, sin las ventajas en la edad de retiro, se extiende a los trabajadores de la Administración Pública.

Pese a que se han hecho algunas modificaciones en los últimos años, nunca se avanzó en una reforma que elimine ese régimen diferencial. En 1995 el entonces Primer Ministro, Alain Juppé, intentó avanzar en ese sentido y tras semanas de protestas, no solo debió dar marcha atrás con el cambio, sino que debió dejar el gobierno.

El líder de la CGT francesa, Philippe Martinez, sostuvo que el cambio significará "trabajar más, por más tiempo y cobrar menos". En ese contexto, fueron convocadas un total de 245 manifestaciones, con epicentro en París.

Huelga

Desde anoche comenzó el paro con la interrupción del servicio de trenes, que llegó al 90% de acatamiento para transporte de larga y corta distancia. Según la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) circularon uno de cada diez trenes de alta velocidad, de cercanías de París y de largo recorrido, y uno de cada cinco regionales (TER).

También se vieron afectados las clases, los hospitales y el transporte aéreo, entre otros servicios. Las movilizaciones terminaron con algunos enfrentamientos entre los policías y algunos sectores más radicales, como pueden ser los chalecos amarillos o los conocidos como Black Block, que visten de negro para evitar ser identificados y se los suele asociar al anarquismo.

Para la huelga, el gobierno movilizó a seis mil policías y gendarmes, y a 180 agentes motorizados para evitar altercados y recomendaron el cierre de los comercios en la zona.

No se descarta que las movilizaciones continúen en los próximos días. De hecho, se especula con la posibilidad de continuar con las protestas hasta la fecha en la que finalmente se anuncie la reforma, que según había trascendido el premier, Édouard Philippe, podría hacerlo el 12 de diciembre.