COP25: el desafío de no autodestruirnos

La Conferencia de Naciones Unidas se celebra en Madrid con el objetivo de poner un freno al calentamiento global.


6 de diciembre de 2019 15:12 hs

Con un pedido de mayor compromiso a la ciudadanía, se realiza en Madrid la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25). Participan representantes de más de 200 países para discutir sobre políticas para contrarrestar los daños medioambientales.

COP25

La cumbre debía llevarse adelante en Chile, pero tras el estallido social la sede se mudó a España. La conferencia comenzó el pasado dps de diciembre en Madrid y se extenderá hasta el trece, en una ciudad que espera recibir a lo largo de estos días a más de veinticinco mil personas, en medio de un fuerte operativo de seguridad, debido a que participan cientos de líderes políticos.

Uno de las principales cuestionamientos de la cumbre tiene que ver con el más que posible incumplimiento de la meta de que el calentamiento global supere el patamar de 1,5 grados para finales de este siglo como consecuencia de gases de efecto invernadero, tal como se había decidido en el Acuerdo de París, que debe entrar en vigencia en enero de 2020.

En ese marco, es que se apunta contra las potencias mundiales, que son las que más gases de efecto invernadero, y que los actuales líderes políticos de países como Estados Unidos, China o Rusia no se muestran muy comprometidos con la causa para cumplir con el Acuerdo de París.

Otro de los puntos de la cumbre, tiene que ver con el pedido de apoyo a la ciudadanía. Por un lado, se destacó el trabajo de las organizaciones y líderes ambientales, como la joven activista Greta Thunberg, que llegó a la cumbre tras un largo viaje en tren, y los representantes, que coincidieron en reclamar mayor involucramiento de la sociedad.

"Necesitamos la voz de la gente joven, de los ciudadanos en las calles, ayudándonos, presionando por el cambio", declaró la presidenta de la COP25, Carolina Schmidt.

La ministra de Medio Ambiente de Chile afirmó que son "cruciales esas voces pidiendo más cambios, mostrando a los países que es posible el compromiso". Del lado del activismo, se destacaron los fracasos de la dirigencia..

Ayer se realizó una de las manifestaciones mundiales más grandes en rechazo al cambio climático, el #6dnow, en la cual se pedía apagar los dispositivos eléctricos, en el marco de una serie de acciones que buscan poner en agenda medidas para paliar el daño medioambiental en el mundo.

Futuro en riesgo

Los pronósticos acerca de lo que de le depara al mundo si no hay un cambio de postura con respecto al calentamiento global, son escalofriantes. De acuerdo a los datos ofrecidos por la ONU, la temperatura media del planeta puede subir 3,2 grados a lo largo del siglo XXI, incluso cumplimiendo del Acuerdo de París, lo que podría generar consecuencias "completamente destructivas", como hambrunas, sequías e inundaciones.

De acuerdo al informe, en la última década las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero aumentaron un 1,5% anual y en 2018 alcanzaron un récord histórico de 55,3 gigatoneladas de equivalente a CO2.

En estos días se conoció también un artículo de la revista Nature Climate Change, que asegura que en Estados Unidos unos 25 mil bebés nacieron de manera prematura como consecuencia del aumento de la temperatura global.

El Parlamento Europeo dio su apoyo a la cumbre y, en el marco de la conferencia declaró la emergencia climática y ambiental en Europa y el mundo. La futura presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que en los primeros 100 días pondrá una nueva "agenda verde" sobre la mesa. Algo que se espera pueda ganar espacio en el debate público y obligar a los gabinetes de los gobiernos que, como el de Donald Trump, rechazan cumplir con medidas para contrarrestar esta amenaza existencial.