Primera ministra finlandesa, Sanna Marin.

Las mujeres que copan Finlandia

El país nórdico será conducido por una coalición progresista de liderazgos femeninos.

Leticia Martínez
9 de diciembre de 2019 14:12 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

Finlandia será gobernada por la Primera Ministra más joven del mundo, Sanna Marin, de 34 años, en el marco de una coalición de gobierno de cinco partidos liderados por mujeres. La gran mayoría de ellas no supera los 35. Una novedad en el contexto de la política global, cuestionada por la falta de paridad en los cargos y la permanencia de dirigentes longevos.

¿Quién es?

Sanna Marin es la actual ministra de Transporte y Comunicaciones, y pertenece al Partido Socialdemócrata (SDP). Dentro de su espacio político, es considerada del ala progresista y ecologista. La futura primera ministra se convertirá en la mandataria más joven del mundo, quitándole ese lugar al premier ucraniano, Oleksiy Honcharuk, que tiene 35 años.

Marin llega al poder luego de que el anterior Primer Ministro socialdemócrata, Antti Rinne, tuviera que renunciar por su mal manejo del conflicto laboral con los trabajadores del correo, que terminó en una serie de huelgas en otros sectores y un conflicto de dos semanas. Rinne había llegado al poder tan solo seis meses atrás, y los partidos de la coalición pidieron su renuncia para evitar la disolución del gobierno.

Tras la dimisión de Rinne, se realizó una votación entre los representantes del partido para determinar quién lo sucedería como líder. Marin obtuvo 32 votos contra los 29 que consiguió el vocero parlamentario Antti Lindtman. Si bien falta el aval en el Eduskunta, el Parlamento finlandés, para asumir se cree que será solo un trámite, ya que la actual alianza cuenta con una mayoría cómoda de 117 bancas de las 200 que hay.

Coalición de mujeres

En un contexto internacional donde florecen las críticas a los sistemas políticos por la falta de paridad o donde continúan en el poder liderazgos de décadas, la otra novedad de esta nueva coalición tiene que ver con que las cinco líderes de los partidos son mujeres, casi todas jóvenes.

La alianza de centroizquierda incluirá al Partido de Centro, liderado por Katri Kulmuni, de 32 años y ministra de Economía, la líder del Partido Liga Verde, Maria Ohisalo, de 34 años, de la Alianza de Izquierda, Li Andersson, de 32 años, y titular de la cartera de Educación, y por el Partido Popular Sueco, Anna Maja Henriksson, de 55, la titular de Justicia.

"Mi partido no está en el gobierno, pero me alegra que las cinco líderes de los partidos en el gobierno son mujeres. Eso demuestra que Finlandia es un país moderno y progresista. La mayoría de mi gobierno también eran mujeres. Algún día el género no importará. Mientras tanto somos pioneros", fueron las palabras que eligió el ex jefe de gobierno, Alexander Stubb, para hablar de la crisis institucional de la última semana, que sale adelante con un coalición ejemplo.


Lo que viene

Marin aseguró que no piensa en su edad ni en su género, sino que su mente está ocupada en ver qué hacer para tener la confianza popular. Será uno de sus grandes desafíos. Tras la renuncia de Rinne, el Partido Socialdemócrata enfrenta una crisis que se ve reflejada en un mayor respaldo a espacios de derecha y ultraderecha como el Verdaderos Finlandeses.

El nuevo gobierno se formó con el propósito de evitar nuevas elecciones, debido a que, según las encuestas, un nuevo llamado podría derivar en una victoria de una coalición de derecha y ultraderecha. El recambio, que surgió en el seno de la propia socialdemocracia, y que se espera sea avalado en los próximos días, llega en un momento relevante a nivel regional, ya que Finlandia ostenta la presidencia de la Unión Europea hasta el 31 de diciembre.

"Invisible", es la respuesta que Marin da cuando se le consulta por su infancia, debido a que se crió en un hogar homoparental y en más de una ocasión debió ocultar que era criada por dos mujeres. Al contrario de lo que pasa actualmente, donde el nombre de la actual vicepresidenta del SDP recorrió el mundo entero, tras conocerse que Finlandia no solo tendrá la gobernante más joven del mundo, sino que lo será en un gobierno de mujeres. Los desafíos políticos de la primera ministra, sin embargo, serán enormes, y la primera tarea de la histórica coalición progresista será evitar ser sucedida por una ultraderecha cuyo rasgo más saliente es el conservadurismo social.