Elecciones bajo la sombra de Brexit

Boris Johnson busca una mayoría contundente en las elecciones de hoy, que le permita abandonar el bloque continental.


12 de diciembre de 2019 15:12 hs

Los británicos votan a hoy por tercera vez en menos de cinco años. El actual premier, Boris Johnson, llega como claro favorito, aunque en la última semana se achicó la brecha que lo separa del Partido Laborista, liderado por Jeremy Corbyn. El acortamiento, aunque muy difícilmente modifique el orden de preferencia, podría dejar al conservador sin mayoría para cumplir su promesa de retirarse de la Unión Europea (UE) antes del 31 de enero.

En orden

Tras tres intentos fallidos, Johnson logró que el pasado 29 de octubre se aprobara el llamado a realizar elecciones anticipadas y, hoy a las diez de la noche sabrá si la apuesta rindió frutos.

¿Por qué había pedido convocar a una nueva elección? Porque Johnson, que llegó tras el fracaso de los ex primeros ministros, David Cameron y Theresa May, para conseguir un acuerdo para el Brexit, asumió con la intención de abandonar de una vez por todas el bloque europeo. Sin embargo, no contaba con una mayoría parlamentaria que le permitiera llevar adelante su plan.

De las elecciones surgirán los 650 legisladores que integrarán la Cámara de los Comunes que, para obtener una mayoría, deberían alcanzar los 326, aunque la política de los independentistas norirlandeses de no asumir sus bancas, permiten una mayoría algo menor. Johnson espera obtener una mayoría contundente, que le permita, además de imponerse sobre los demás partidos, acallar los desacuerdos que la salida del bloque, y sus condiciones, generan entre los conservadores.

Las encuestas, que preveían una victoria de de Johnson sobre Corbyn de más de diez puntos en los últimos días, se estrecharon ayer, lo que puso en cuestión si el Partido Conservador va a conseguir la mayoría de 326 bancas. Un resultado dentro del margen de error podría determinar cualquier resultado entre 311 y 367 legisladores conservadores. Un resultado ajustado complicaría un acuerdo de salida con la Unión Europea, postergado desde 2016 cuando se realizó el Referéndum en el que se aprobó la salida de la UE.

¿Y si no gana?

El propio Johnson reconoció en los últimos días que no obtener la mayoría, haría "muy difícil" la salida del bloque antes del 31 de enero, y señaló que, si consiguen el número suficiente, en menos de un mes el Reino Unido estará afuera del bloque europeo.

La estrategia del Primer Ministro fue atacar hasta el último momento a Corbyn, a quien acusa de haber defendido a la insurgencia independentista del IRA y de ser tolerante con el antisemitismo. A su vez, el líder laborista fue golpeado mediáticamente en los últimos días, luego de que se conociera un audio de miembros del partido que mostraban una clara interna en el espacio.

En un escenario de merma de apoyo a los conservadores, Corbyn, un líder golpeado, ubicado en el margen izquierdo de la política partidaria, debería encauzar un acuerdo con nacionalistas escoceses y liberal-demócratas, de tendencia centrista, para un gobierno de acuerdos mínimos, cuyo objetivo principal, y quizás único, sea convocar un nuevo referéndum sobre la salida de la Unión Europea, que de acuerdo a las encuestas, tampoco sería claro cómo podría decantar.

La participación

Desde las 7 de la mañana (4 Argentina), 46 millones de ciudadanos de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte estuvieron convocados a votar. Se espera que tras finalizar la elección, alrededor de las 19 hora Argentina, se conozcan los primeros resultados de pie de urna, que por el sistema del Reino Unido, implicará un conjunto de victorias individuales en distritos uninominales. Las cifras de participación serán claves ya que, si esta fuera alta, podría significar un problema para Johnson, que cuenta con el cansancio y la pérdida de entusiasmo de los votantes, que, en su hartazgo, podrían estar dispuestos a cualquier salida que les garantice que podrán cerrar el capítulo de la salida de la Unión Europea. Con estruendosas negociaciones comerciales por delante, es posible que, aún ganando, la realidad ponga a Boris en el lugar de sus predecesores y, en poco tiempo, nuevamente emerjan circunstancias similares, con el Reino Unido atrapado en el laberinto europeo.