Boris conducirá Brexit

El conservador obtuvo una mayoría absoluta en las elecciones parlamentarias y gobernará el Reino Unido con la determinación de alcanzar, por fin, la salida de la Unión Europea.

Leticia Martínez
13 de diciembre de 2019 15:12 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

Boris Johnson tuvo mandato. El actual primer ministro conservador obtuvo en las elecciones de ayer una mayoría absoluta que le permitirá, de una vez por todas, y tras más de tres años de reveses, celebrar a un acuerdo para que el Reino Unido se retire de la Unión Europea antes del 31 de enero.

Elecciones

El Partido Conservador obtuvo 365 de las 650 bancas que componen la Cámara de los Comunes. La abrumadora victoria le dio a Johnson sesenta y seis legisladores más de los que ya tenía, y le permitió superar en más de cuarenta los 326 diputados que se necesitan para una mayoría absoluta. El número es el más alto desde la tercera elección de Margaret Thatcher al frente del gobierno.

Fue una victoria contundente para el primer ministro que llegó a su cargo en julio pasado, luego de la renuncia de Theresa May y tras ser elegido apenas por los miembros de su propio espacio político. Con el apoyo obtenido ayer en las urnas, acalló las críticas de quienes desestimaron su capacidad de gobernar a causa de que no había sido avalado por la sociedad.

Si bien Johnson había llegado como favorito a la elección, se esperaba que la diferencia con el segundo, el líder el Partido Laborista, Jeremy Corbyn, fuera menor de los más de once puntos que hubo de diferencia entre uno y otro espacio. El laborismo se quedó con 203 bancas,una pérdida neta de cuarenta y dos. El Partido Nacionalista Escocés (SNP) arrasó en Escocia, donde obtuvo cuarenta y ocho legisladores, trece más de los que había obtenido en 2017, y más del 80% del total de bancas en juego en la región.

¿Brexit: fin de la novela?

La expectativa mundial sobre las elecciones en el Reino Unido está centrada en el Brexit. Johnson llegó al poder con la intención de concluir lo que no pudieron hacer ni May, ni David Cameron: salir de la UE, tras la victoria de la salida en el referéndum del 2016 sobre la continuidad del bloque, al que se encuentran integrados desde hace 46 años.

Durante estos últimos tres años, los británicos vieron una y otra vez cómo sus gobiernos negociaban un acuerdo de salida que luego el Parlamento rechazaba. Johnson había amenazado con irse el 31 de octubre pasado con o sin acuerdo, pero la falta de la mayoría parlamentaria le impidió cumplir su promesa, y se vio obligado a pedir una extensión del plazo de salida que el bloque extendió hasta el 31 de enero.

Con la victoria conservadora de ayer, se da por descontado que el premier logrará llegar finalmente a un acuerdo y retirarse de la UE en un mes más. Tras la suspensión del Parlamento por las elecciones, se espera que a partir del 19 de diciembre comience a sesionar nuevamente y poder avanzar en ese sentido.

¿Otro referéndum?

"Es ahora la decisión irrefutable, indiscutible e irresistible del pueblo británico, que pone fin a la miserable amenaza de que haya otro referendo", explicó Boris al conocer los resultados, haciendo referencia a la propuesta de su contrincante, Jeremy Corbyn. El líder laborista fue cuestionado por el poco espacio que dedicó en la campaña a la salida del bloque, y solo se limitó a prometer otra consulta popular para saber si los británicos seguían apoyando la salida del bloque.

La campaña estuvo marcada por la promesa de Johnson de complir con el Brexit, y por las duras acusaciones contra Corbyn, a quien señalan por mantener una condena muy débil al antisemitismo, acusan de haber apoyado a organizaciones como el IRA irlandés, o el Hamas palestino.

El Primer Ministro agradeció a los británicos que tradicionalmente votaban a los laboristas y que ahora lo hicieron por él, en un mensaje que deja de manifiesto la incapacidad de Corbyn no solo para aumentar su apoyo en estas elecciones, sino siquiera para mantener el de quienes ya había votado por su partido. Si bien había sido criticado por su indefinición en el Brexit, se creía que podía impulsar su campaña al cuestionar el estado del Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés), en retroceso desde que gobiernan los conservadores, con una drástica reducción las partidas de salud.

Si bien los números son engañosos debido al sistema uninominal por el que se asignan los escaños, Johnson apenas mejoró en un punto y medio la performance de Theresa May en 2017, el laborismo, en cambio, perdió ocho puntos, la mayoría a manos de liberal demócratas, verdes y nacionalistas escoceses, con posiciones pro europeas más definidas. La idea de recuperar la estabilidad concretando Brexit, triunfante en las elecciones, podría encontrar un paradójico contrapunto en los resultados de ayer. La líder del nacionalismo escocés, Nicola Sturgeon, pidió un nuevo referendo independentista para el país del norte británico.

After Brexit

Con cierta nostalgia ya se pronunciaron varios líderes de la Unión Europea, que dan por descontado que esta vez sí se logrará la salida. Desde hoy se reunieron en Bruselas los representantes del bloque para trabajar sobre lo que será el post Brexit. "Esperamos tan pronto como sea posible la votación en el Parlamento británico del acuerdo de retirada", aseguró hoy el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, luego de felicitar al premier por su victoria.

En el caso de que Brexit se concrete, se espera un camino de negociaciones que pueden ser tan complejas como las que hubo hasta ahora: se trata del arreglo acerca de cómo será el vínculo comercial entre el Reino Unido y sus futuros ex socios. En la letra del acuerdo de octubre pasado, a partir del 31 de enero habrá un plazo hasta diciembre de 2020 para definir cómo será ese vínculo comercial.

Si bien algunos dirigentes europeos se mostraron afectados porque deseaban que el Reino Unido se mantenga en la UE, Donald Trump, en sentido contrario, se mostró muy satisfecho. "El Reino Unido y los Estados Unidos son ahora libres para conseguir un nuevo y gran acuerdo comercial tras Brexit", aseguró el republicano, quien afirmó que un acuerdo entre ambas naciones sería "mayor y más lucrativo que cualquier convenio con la Unión Europea". El Presidente había reiterado su intención de mantener otro vínculo con el Reino Unido, tras la salida del bloque, y aprovechó para cuestionar nuevamente a los europeos.

A partir de hoy, Boris deberá avanzar en el acuerdo parlamentario para cumplir su promesa de salida de la Unión Europea. Por delante le quedará transitar la relación con el bloque, con los Estados Unidos, y con las naciones que integran el Reino, donde Irlanda del Norte y Escocia prometen traer problemas.