Cambiemos en vilo: ¿se rompe por la Ley de Solidaridad?

Cruzado por su división interna, la oposición tensó la discusión y por el quórum. En desacuerdo, los gobernadores radicales ya iniciaron el operativo repliegue.

Noelia Barral Grigera
19 de diciembre de 2019 10:12 hs
nbg@cenital.com  
@nbg__

El primer test legislativo del Gobierno se terminó transformando en el primer desafío de unidad la para la oposición. Cambiemos debate internamente por estas horas qué hacer frente a la Ley de Solidaridad, después de 12 horas de fuertísima discusión por la decisión -tomada en la noche del martes y de forma unánime- de no dar quórum en Diputados.

La presión del ala dura para bloquear el tratamiento de la Ley de Solidaridad consiguió una victoria pírrica inicial, al anunciar la decisión de no dar quórum, pero duró poco y provocó la reacción pública y en cadena de los gobernadores radicales. En esa puja, la batalla final la ganó el sector dialoguista. Fue clave la suspensión del Pacto Fiscal que los mandatarios Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdéz (Corrientes) lograron del presidente Alberto Fernández. Esa medida, que les permitirá sostener la recaudación en sus provincias, había sido acordada con la Casa Rosada a cambio de, entre otras cosas, garantizar el quórum. Por eso, avisaron que no están de acuerdo con impedir la jura de los nuevos diputados. Así, la bancada presidida por Mario Negri prometió estar hoy a las 14 en el recinto de la Cámara de Diputados para permitir la jura de los legisladores que tienen que reemplazar a quienes se van al Ejecutivo.

Pero la herida quedó abierta y hay un grupo de más de 16 diputados que integran Juntos por el Cambio y que están conversando para apoyar al menos en parte la Ley de Solidaridad. Entre ellos, los que se referencian políticamente en el ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; además de los cercanos al diputado y ex gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo; y los radicales cercanos a Enrique "Coti" Nosiglia.

Hasta que comience la sesión para tratar la ley, estos legisladores discutirán si apoyan o no alguno de los puntos del texto que propone una amplísima delegación de facultades legislativas, suspende la movilidad jubilatoria y crea y aumenta impuestos. Su inclinación, según pudo saber Cenital, es hacia acompañar en parte al Gobierno, como una forma de alejarse del ala dura de su interbloque.

El Frente de Todos, por su parte, demuestra una confianza absoluta en conseguir la ley. El titular de Diputados, Sergio Massa, ya fijó los horarios en que se sucederán las dos sesiones que habrá este jueves: a las 14 jurarán los reemplazantes de los 22 diputados que el oficialismo perdió pues se fueron al Poder Ejecutivo. Entre los salientes están Eduardo "Wado" De Pedro, Juan Cabandié, Luana Volnovich, Daniel Filmus, Fernando "Pino" Solanas, Victoria Donda, Agustín Rossi, Luis Basterra, Roberto Salvarezza y Daniel Scioli. Entre sus reemplazantes aparecen Carlos Heller, Nicolás Rodríguez Saá y Liliana Schwindt.

Luego, a las 15 se debatirá el proyecto de Ley de Solidaridad. Y el viernes a las 14, en el Senado, el Gobierno buscará darle sanción definitiva.

En la primera sesión en Diputados, a las 14, Cambiemos sí colaborará con el quórum, anunció. Si no lo hace, es probable que logre obstruir la jura de los nuevos diputados porque el Frente de Todos no podrá aportar a la totalidad de sus bancas para abrir el debate, debido a sus 22 renunciantes. Para esa instancia decisiva son necesarios 129 diputados. Incompleto, el Frente de Todos sólo aportaría 98. Si lograra sumar al resto de los bloques opositores (los 10 diputados del interbloque Federal, los 8 de Unidad y Equidad y los dos del FIT) todavía no estaría en condiciones de abrir la sesión sin la participación de Juntos por el Cambio.

Antes de que Cambiemos anunciara que colaborará, el Frente de Todos había explorado la descabellada opción de que 13 de los 22 diputados que renunciaron para irse al Ejecutivo regresen a sus bancas para dar quórum, porque las renuncias aún no fueron tratadas. Finalmente parece que no será necesario.