Trump, a juicio político

La Cámara de Representantes aprobó iniciar el procedimiento de remoción contra el Presidente, que muy probablemente naufrague en el Senado.


19 de diciembre de 2019 14:12 hs

Donald Trump se convirtió en el tercer presidente en enfrentar un juicio político. La Cámara de Representantes votó a favor de acusar al presidente en un proceso de impeachment, que debería llevarse a cabo en enero en el Senado.

Juicio Político

Tras seis horas de debate abierto, la titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidió a los legisladores "ejercitar uno de los poderes más solemnes" que otorga la Constitución. A continuación se realizó la votación, en la cual 230 legisladores estuvieron de acuerdo en acusar a Trump por abuso de poder contra 197 que se opusieron, y una abstención, en tanto tres congresistas no votaron. Además del cargo por abuso de poder, Trump será acusado por obstrucción al Congreso durante la investigación. En esa votación, fueron 229 legisladores votaron a favor, contra 198 que se opusieron.

La votación a favor del juicio político contra Trump era predecible, ya que la Cámara de Representantes cuenta con mayoría Demócrata, y el apoyo al proceso entre los votantes del partido supera el 85%. Del total de diputados, ningún republicano votó a favor, mientras que los demócratas lo hicieron en mayoría abrumadora, con la excepción de dos en el primer cargo y tres para el segundo, así como la candidata presidencial Tulsi Gabbard, que votó presente.

La acusación contra Trump se basa en una llamado telefónico que mantuvo con el Presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, donde le habría pedido que reanude las investigaciones contra Hunter, el hijo de Joe Biden, su rival mejor posicionado ante las elecciones presidenciales de 2020. El Republicano habría presionado a su par ucraniano, reteniendo el financiamiento que Estados Unidos envía al país europeo, inmerso en un conflicto con Rusia desde que esta se anexó la Península de Crimea.

A raíz de aquel hecho, el juicio político derivó en dos cargos. Por un lado, abuso de poder, por haber utilizado la política exterior estadounidense en beneficio propio, y por otro, de obstrucción al Congreso, por haber intentado evitar la presentación de testigos y documentos en la investigación que realizaron los legisladores en estas semanas, .

Un proceso en duda

"A través de sus acciones depravadas de hoy, los locos demócratas de Nancy Pelosi se han grabado con una marca eterna de vergüenza", afirmó Trump tras conocer el resultado de la votación y agregó que la decisión del partido opositor es "una marcha suicida para el Partido Demócrata".

"El Partido Republicano nunca ha estado tan afrentado pero unido como ahora", continuó Trump en su descargo y afirmó que los senadores de su partido "harán lo correcto", y que por eso "todo terminará pronto y con una gran victoria". El Presidente hace referencia al impeachment que se llevará adelante en la Cámara Alta, donde se descuenta que será absuelto debido a que cuenta con mayoría republicana.

Para que el procedimiento tenga lugar, Pelosi debería designar dos administradores de la Cámara para llevar adelante la acusación. Sin embargo, las manifestaciones de varios prominentes senadores republicanos, como el líder de la mayoría Mitch McConnell, pusieron en duda que eso vaya a ocurrir de inmediato.

Los demócratas buscan retener el envío de los cargos hasta que se garantice un procedimiento sustancial, y los republicanos manifestaron que pretenden desestimar los cargos sin que haya declaraciones de testigos u otras producciones de prueba.

Si los administradores fueran designados y enviados, se presentarán en el Senado para pedir la apertura del juicio. Luego de la lectura de los cargos, el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, jurará como presidente del juicio y allí se tomará juramento a los 100 senadores que serán parte del juzgamiento.

Donald Trump, será el terrcer presidente luego de Bill Clinton en 1999 y Andrew Johnson en 1868 en ser sometido a juicio político. Como los anteriores, difícilmente sea destituido. Para avanzar en una posible destitución se requiere una mayoría especial de dos tercios, es decir, 67 de los 100 senadores que hay. Los demócratas cuentan con 47 legisladores, por lo que se descuenta que el veredicto del juicio sea considerar a Trump inocente, y continuará en el cargo sin problemas. Sí habrá que seguir de cerca cuáles serán las posibles afectaciones en la opinión pública, de cara a las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.