Movilidad, la medida en discordia (parte II)

¿Qué son los "regímenes especiales"? ¿Cuál es la cantidad de beneficiarios? ¿Y su haber promedio? Datos y más datos del tema de la semana.

El tema de las jubilaciones siguió despertando mucha polémica. La parte positiva de eso es que pone al tema en el centro de las discusiones (mediáticas, en las redes, con parejas, familias o amigos), logrando que las personas busquen informarse mejor, exponiendo "mitos" o incluso reflotando cuestiones que estaban enterradas debajo de la alfombra.

De todas las discusiones, hubo dos temas que sin dudas fueron los más destacados. Por un lado, la queja respecto de las personas perjudicadas; y por otro, el caso particular de los "regímenes especiales" que quedan exceptuados y que entonces seguirían siendo actualizadas por la ley de movilidad jubilatoria anterior.

Dada la susceptibilidad del tema, el objetivo de esta nota es simplemente mostrar algunos números que pueden servir para contextualizar y mejorar la calidad de la discusión, pero sin llevar a cabo ningún tipo de juicio, que quedará para cada lector o lectora.

Esto es porque lo que se advierte en estos debates, es que muchas veces lo que falla es una cuestión de conmensurabilidad, y en particular para estos casos (de índole distributiva), de no tener una correcta dimensión acerca de los diferentes niveles de ingresos ni de la cantidad de personas que los perciben.

El gráfico a continuación muestra el total de personas que recibe una jubilación o pensión (6,85 millones de personas), distribuidas en función del haber que cobran. Los datos fueron obtenidos de las Estadísticas de la Seguridad Social (ESS), cuya última actualización es de marzo, así que fueron actualizados a diciembre según la ley de movilidad vigente hasta la sanción del nuevo proyecto de ley.

El primer punto que se destaca es que la gran mayoría de jubiladas/os cobran la mínima. Son más de 4,3 millones, que representan el 63% del total. A partir de esto resulta claro por qué el gobierno decidió otorgarles dos bonos de $5.000 para los próximos meses. En segundo lugar, lo que se observa es que luego hay un segmento importante de aproximadamente 26% (1,8 millones de personas) que recibe entre $14.068 y $40.530.

Distribución de los haberes en función de la cantidad de personas jubiladas


Fuente: Elaboración propia en base a ESS.

De lo anterior se desprende que el 90% de las personas jubiladas gana menos de $40.530. Un monto que podríamos considerar insuficiente, aunque para tener como referencia, según el INDEC el ingreso promedio de la población es de $16.571 (a septiembre, último dato disponible), mientras que la remuneración promedio imponible de los trabajadores (RIPTE) se encuentra en $47.834 (a octubre, último dato disponible).

Por último se encuentra lo que se conoce como el "1% más rico" (unas 137.000 personas), que percibe montos superiores a $87.815. Esta categoría podría seguir siendo expandida, y ahí encontraríamos que los haberes van desde ese monto hasta superar, incluso, los $400.000 (donde unas 700 personas cobran eso).

El segundo aspecto que generó polémicas fue el tema de los regímenes especiales, es decir cajas diferenciadas de distintos sectores, donde no terminó de quedar claro si estaban alcanzadas o no por el proyecto de ley (y, por ende, si las actualizaciones de sus haberes iban a seguir estando determinadas por la ley de movilidad, o si pasaban a estar fijadas por el Poder Ejecutivo).

Independientemente de si es correcto que estén alcanzadas o no, o si de efectivamente eso es lo que termine sucediendo o no, lo interesante fue que llevó la atención hacia esas cajas, en particular hacia los haberes percibidos.

En el cuadro a continuación se encuentra dicha información, sumado a la cantidad de personas dentro de cada uno de los regímenes. Al igual que antes, la información sale de las ESS y fue actualizada a diciembre a partir de los aumentos de la ley de movilidad.

Cantidad de beneficiados y haber promedio, desglosado por los distintos regímenes


Fuente: Elaboración propia en base a ESS.

Como se puede apreciar, en todos los casos estamos hablando de haberes ampliamente superiores a la media del régimen general, con casos llamativos como el del Poder Judicial (también envuelto en la polémica por el tema del Impuesto a las Ganancias) o el de los diplomáticos, que si bien son pocos casos (688), el haber promedio se encuentra en torno a los $325.975.