Australia ardiendo

Los incendios forestales en la isla continente dan cuenta, una vez más, de los devastadores efectos del calentamiento global.


9 de enero de 2020 14:01 hs

Los incendios forestales en Australia continúan propagándose y se espera más fuego para el fin de semana. Con temperaturas de 40 grados y fuertes vientos, el panorama del país oceánico no son alentadoras. Con críticas al premier australiano, Scott Morrison, por la forma en la que manejó la situación, los bomberos continúan trabajando en diversas regiones para paliar la catástrofe que sufre el país.

Una escala inusitada

Si bien anualmente se suceden en Australia incendios forestales por las altas temperaturas y la sequía, la situación que vive actualmente es desesperante. Al menos 8 millones de hectáreas fueron arrasadas por el fuego. Los focos de incendio comenzaron en septiembre pasado, antes de lo previsto en uno de los años más calurosos históricamente, y ya causaron 26 muertos, más de 2 mil casas quemadas y miles de animales calcinados.

La región más afectada es la de Nueva Gales del Sur, donde se quemaron más de 1800 casas y trabajan actualmente más de 2500 bomberos para contener unos 122 incendios. Debido a que el pronóstico anuncia temperaturas de 40 grados y fuertes vientos para los próximos días, las autoridades realizaron en pedido a la población para que salga de otras zonas donde se están extendiendo los incendios, como la región alpina y el municipio de East Gippsland, en el sureste de Victoria, donde los fuegos causaron tres muertos y se quemaron más de 200 hogares.

Una situación similar se vive en una de las tres islas más grandes de Australia, en Kangaroo Island, donde las autoridades le pidieron a la población que se refugie en campamentos asignados para la ocasión.

"Es difícil predecir lo complicado que serán los próximos días, pero con tantos incendios en el terreno, con un frente de fuego tan extenso, calor y fuertes vientos, hay muchas razones para pensar que tendremos más fuego hoy, mañana y potencialmente el fin de semana", aseguró el jefe de gobierno de Victoria, Daniel Andrews.

El gobierno central otorgó esta semana más de 680 millones de dólares para la reconstrucción de las casas y comunidades quemadas en estos meses, que se suman a los ya anunciados 1300 millones de dólares.

Riesgos para la fauna

Las autoridades australianas anunciaron que sacrificarán a más de 10 mil camellos salvajes, debido a que beben el agua de las fuentes que disponen los pueblos originarios australianos. Se calcula que hay en el país más de 1,2 millones de este tipo de animales, de los que se considera que duplican su cantidad cada 9 años.

El anuncio del sacrificio de camellos salvajes, que no es la primera vez que se realiza, se da en medio de la circulación de videos e imagenes de miles de animales calcinados por los incendios. Se calcula que más de 500 millones de animales perecieron en los incendios.

Críticas al Primer Ministro

Desde hace unos días circula un video de un bombero que insulta fuertemente al premier por la forma en la que manejó la situación desde el comienzo. "Sos un imbécil", grita el efectivo frente a una cámara de televisión y agregó: "Vení al terreno para ver por lo que estamos soportando. No tenés ni idea. El gobierno no tiene ni idea". Días atrás, también había sido noticia que uno de los voluntarios que no quiso estrechar la mano de Morrison.

Se le cuestiona al premier tomar medidas y anunciarlas a los medios de comunicación sin siquiera consultarla con los bomberos, lo que mantienen abierto un conflicto entre quienes intentan calmar el incendio en el terreno y el máximo responsable político.

En medio de la caótica situación que no parece tener fin, Morrison admitió los cuestionamientos pero pidió dejarlos de lado: "Se han hecho muchas críticas pero debemos centrarnos en la respuesta a los incendios. La gente me ha hecho reproches, se los ha hecho a los Verdes y a no sé quién más. Esto no ayuda en este momento".

El creciente fuego en Australia se da también en un contexto mundial de disputas, donde el año pasado emergieron con fuerza figuras como Greta Thurnberg, con banderas como la necesidad de una acción decidida para revertir el cambio climático, en tanto, del otro lado, algunos dirigentes políticos continúan negando la importancia del problema. El premier Morrison, alineado internacionalmente con Donald Trump, se había encolumnado inicialmente con el estadounidense y el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el escepticismo contra la ciencia en materia de cambio climático, y sólo tras los devastadores incendios que siguen reproduciéndose, fue obligado a retractarse y a asumir los efectos de la acción humana sobre el ambiente.