Irán: la verdad y los civiles siempre son daños colaterales en la guerra

Versiones oficiales contradictorias en la búsqueda de determinar las causas de la caída del avión ucraniano que dejó 176 civiles muertos.

Leticia Martínez
10 de enero de 2020 16:01 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

La sospecha de que un misil iraní derribó el avión ucraniano que despegó en Teherán durante el ataque contra objetivos estadounidenses en la noche del martes amenaza con reinflamar un conflicto que parecía disminuir su intensidad. Tras la respuesta de la República Islámica con el ataque a bases iraquíes en respuesta al asesinato del general, Qassem Soleimani, sin haber ocasionado aparentemente víctimas mortales, y las declaraciones de Donald Trump en un tono relativamente moderado, que parecía poner paños fríos a la escalada de la última semana. Sin embargo, la acusación del Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, de que la aeronave donde murieron 176 personas fue derribada por misiles iraníes, aún si hubiera sido de manera accidental, choca con la versión de las autoridades persas.

Contexto

El martes por la noche, Irán lanzó la Operación Mártir, por la cual atacó con más de una docena de misiles balísticos dos bases iraquíes que albergan tropas estadounidenses. Hubo diversas lecturas sobre la respuesta que el país asiático eligió dar. Desde la República Islámica aseguraron que causó 80 muertos, información que niegan desde el lado iraquí y norteamericano. Por ese motivo, la respuesta fue catalogada como de baja intensidad, e interpretada como un mensaje de que los autoridades persas no tienen intención de llevar a una guerra a los Estados Unidos. Otra lectura, es que con el ataque el Estado gobernado por Hasan Rohani demostró que cuenta con misiles de alta precisión, algo que no se había demostrado antes de forma concreta.

En el momento del lanzamiento de la Operación Mártir, un avión Boeing 737 de Ukranian International Airlines (UIA) cayó apenas siete minutos después de haber despegado del aeropuerto de Teherán, en la capital iraní. La primera sospecha recayó en un comunicado que las autoridades ucranianas publicaron afirmando que la muerte de los 176 pasajeros se debía a un accidente mecánico, pero minutos más tarde cambiaron la versión y explicaron que prefieren esperar los resultados de la investigación. Otro de los puntos que generó alerta fue que la República Islámica se negó a entregar la caja negra a la empresa que fabrica la aeronave, y el argumento fue que la compañía es de origen estadounidense.

Las primeras sospechas tuvieron su punto de apogeo ayer cuando el premier de Canadá brindó una conferencia de prensa y afirmó que las sospechas de los aparatos de inteligencia propios y aliados que conducen a la hipótesis de la intercepción por un misil. A través de un video publicado por el New York Times, que dice haber confirmado su autenticidad, se puede ver una aeronave que cae luego de ser interceptada por un misil antiaéreo. Entre los pasajeros del avión comercial viajaban 63 ciudadanos canadienses. "La inteligencia recopilada por múltiples fuentes indica que el avión fue derribado por un misil tierra-aire de Irán. Probablemente por accidente", explicó el mandatario, una posición que fue apoyada por Donald Trump y Boris Johnson y rechazada por las autoridades iraníes que consideran que es parte de una "guerra psicológica" contra la República Islámica.

¿Qué dicen los especialistas?

Cenital consultó a especialistas para analizar la situación que puede cambiar rotundamente el halo de tranquilidad que se vivió en las últimas horas, en medio de una semana de extrema tensión mundial. ¿Irán decidió atacar un avión comercial? ¿Puede haber sido un accidente mecánico, como sostienen las autoridades iraníes? ¿O fue un error militar? ¿Cómo se decide un ataque con un misil antiaéreo?

"En el contexto de temor, pánico, nerviosismo de lo que estaba ocurriendo por el ataque que se realizó en territorio iraquí, es muy probable que se haya interpretado y se haya identificado erróneamente esa aeronave como un avión de combate, un misil crucero o una bomba inteligente que estaba apuntando contra una instalación iraní y por eso se procede con el derribo del avión", explica en diálogo con Cenital, el analista internacional y director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), Andrei Serbin Pont.

El especialista cuenta que el momento del derribo se da cuando el avión sobrevuela la base militar, donde se lleva adelante el desarrollo de misiles balísticos de mediano y corto alcance, allí se prueban y se lanzan también. "Es un objetivo, una instalación muy importante y en Irán están bastante convencidos de que ahí podría haber un ataque", explica Serbin Pont, al contar por qué los militares podrían haber decidido actividad el misil antiaéreo ante la duda de si era una aeronave de fuego amigo o enemigo.

Una aclaración muy relevante que hace Serbin Pont, es la distinción entre los misiles balísticos de mediano y corto alcance, que se lanzan desde una base en tierra con un objetivo terrestre también, como puede ser el caso de la agresión contra las bases iraquíes. En cambio el misil que habría derribado al avión ucraniano, responde a un sistema de defensa aérea, por el cual se localiza una aeronave, y al no identificar si es militar o si buscaba atacar la base, se decidió presionar el botón y lanzar el ataque que terminó con la vida de 176 personas.

"Hay pruebas que están circulando por los medios que dicen que podría haber sido un misil y se descuenta la opción de accidente mecánico, pero estoy tratando de ser cauteloso en el análisis porque es parte de una trama policial militar. También hay una construcción geopolítica donde siempre Irán es el sospechoso", asegura a Cenital, el politólogo doctor en Ciencias Sociales y profesor de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), Daniel Blinder.

El especialista analiza en base a, al menos, tres opciones. Por un lado, que Irán haya decidido derribar el avión, algo que no cree que beneficiaría a la República Islámica, que se haya debido a un accidente como ocurrió recientemente con dos Boeing 737 Max, o que haya sido producto de negligencia iraní. "Los militares están bajo presión de combate, hay un avión que despega, suena una alarma, "qué hacemos ¿atacamos?" en un lapso de unos segundos y tuvo que tomar una decisión, ¿puede haber pasado eso? Si, puede haber pasado", asegura Blinder, aunque remarca que prefiere esperar a que estén los resultados de la investigación final, con la caja negra y la participación de representantes internacionales.

¿Hay antecedentes?

Sí. Serbin Pont recuerda al menos cuatro casos, incluido el de Irán actual. Uno de los más recientes es el del 2014 en pleno conflicto por la anexión de Crimea por parte de Rusia. El vuelo MH17 de Malaysia Airlines fue derribado el 17 de julio de 2014, en espacio aéreo ucraniano. Se responsabilizó a la fuerza rusa junto a insurgentes ucranianos, aunque el país gobernado por Vladimir Putin sostiene que fue el gobierno central de Ucrania. Murieron 283 pasajeros.

Otro de los casos más relevantes fue el vuelo 655 de Iran Air. En 1988, en plena guerra entre Irán e Irak que ya llevaba 8 años, un misil estadounidense derribó la aeronave donde viajaban 274 personas. Se cree que la confusión tuvo que ver con el código de identificación para saber si era fuego amigo o no. "Estados Unidos derribó esa aeronave alegando que la nave despegó con un código que podía ser militar o civil, mientras que los iraníes dicen el código que se estaba transmitiendo era solo civil", recuerda el titular de CRIES sobre el siniestro.

El tercer caso fue el 31 de agosto de 1983 del vuelo 007 de Korean Air. Serbin Pont recuerda que la aeronave cambió la ruta para hacer su trayecto y sobrevoló espacio aéreo soviético restringido sin autorización, y por eso fue interceptado por misiles soviéticos. Allí murieron 240 personas. Al ser consultado sobre otros casos donde por error se derribaron aviones civiles, Blinder brinda otra arista que alarma: "Ya pasó y debe haber casos que ni nos enteramos que ha pasado, ¿Es posible el error militar? Sí".

"Si me preguntás si fue un misil, yo creo que puede haber sido un error de negligencia, en la cual tomaron una decisión, se equivocaron y tienen que lidiar con eso. Ahora hay que ver si todo esto se diluye o genera un contraataque. Hay que ver qué es lo que pasa con todo esto, y hay que recordar con una investigación en curso", agrega Blinder, sobre los escenarios que se abrirían ahora, si finalmente se comprobara que fue un misil iraní el responsable de las muerte de 176 personas.