¿Para qué sirven los Precios Cuidados?

El Gobierno (re)lanzó el programa. ¿Por qué se achicó la canasta?

¿Qué es Precios Cuidados?

Es un programa que busca estimular el consumo y reducir la dispersión en los precios. Fue lanzado en 2014, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner y se mantuvo durante la de Mauricio Macri. Se basa en la selección de una canasta de productos representativos del consumo de la población, cuyos aumentos son fijados de manera trimestral, en común acuerdo entre las empresas y el gobierno.

Según los anuncios hechos por las autoridades actuales, uno de los cambios más importantes estuvo ahí ya que de los más de 500 bienes que figuraban en la canasta anterior, sólo se mantuvieron 70, mientras se incorporaron 240 artículos. De este modo, la nueva canasta consta de 310 productos, que en promedio tendrán una reducción del 8%.

Por otro lado, anunciaron que esto estará complementado con una aplicación para los teléfonos que permitirá contar con información en tiempo real y hacer un seguimiento de faltantes o incumplimientos, reforzando los mecanismos de control y seguimiento sobre los precios.

¿Para qué sirve?

Precios Cuidados es un programa cuyo objetivo no es "congelar" los aumentos, sino establecer una referencia para los precios de los bienes de consumo masivo. Es decir, no busca directamente frenar la inflación, sino morigerar la dispersión que existe entre los distintos valores que presenta un mismo producto.

Esto es porque cuanto más elevada es la inflación (y sobre todo cuando se acelera, como sucedió en los últimos meses del año), mayor es la dispersión en los precios. Tanto las empresas como los consumidores pierden referencia de cuáles son los precios "correctos" y eso provoca que se terminen convalidando valores muy distintos para un mismo producto.

De allí la lógica de buscar que esas brechas se achiquen, y para eso es necesario tener un precio que sea referencia, tanto para el resto de las empresas que ofrecen ese producto como para los consumidores a la hora de decidir cuál quieren comprar. De lo anterior se desprende que para que el producto elegido funcione como precio de referencia tiene que ser representativo del consumo de la población.

¿Puede incidir en la inflación?

Si el programa es efectivo, puede llevar a que las empresas que no están dentro del acuerdo fijen sus precios en función del precio de referencia, es decir, que se lograría "arrastrar" hacia abajo los aumentos en los precios.

Sumado a lo anterior, también puede influir directamente por cómo se mide la inflación. La metodología elaborada por el INDEC en 2016, estipula que los encuestadores, al momento de realizar el relevo de los precios, deben utilizar el producto más vendido de cada una de las categorías (definidas a priori por el organismo, en función de la Encuesta Permanente de Hogares). Algo que tiene bastante lógica, ya que lo que se busca es medir el aumento de los precios de una canasta lo más representativa posible del consumo de la población.

Con lo cual, si el producto más vendido integra el programa de Precios Cuidados, entonces puede influir en la reducción de la inflación (claro está, siempre y cuando el aumento pactado se encuentre por debajo del promedio). Dado que este es un tema sumamente sensible, es importante aclarar que esto no significa ningún tipo de manipulación sobre la medición de los precios.

Más no siempre es mejor

A partir de lo anterior se desprende que la efectividad del programa, en cuanto a la selección de la canasta, depende de i) la cantidad de productos que la integran; ii) y del grado de representatividad que tengan esos artículos en el consumo de la población.

Y aquí es donde queda claro por qué la gestión actual decidió reemplazar la mayoría de los productos de la canasta que utilizaba el gobierno anterior, aunque eso significara una menor cantidad de artículos. Como se puede ver en el gráfico a continuación, el porcentaje de los precios relevados mes a mes por el INDEC que estaban dentro del Programa de Precios Cuidados se redujo constantemente entre principios de 2016 (momento desde el cual hay datos disponibles) y fines de 2019. No es casualidad que el único momento donde esto se revierte -parcialmente- sea a mediados de 2018, momento de mayor tensión inflacionaria.

Porcentaje de precios relevados que se encuentran dentro del programa Precios Cuidados


Fuente: INDEC

Esto no significa que se hayan reducido la cantidad de artículos que integran el programa. Es más, en realidad esto no sucedió: en 2015 la canasta estaba compuesto por alrededor de 500 productos mientras que en 2019 fue de 550. La caída está explicada por el reemplazo de productos y/o marcas que son representativos en el consumo de la población por otros que no lo son.

Por otro lado, la ínfima participación que tiene la canasta de Precios Cuidados en relación al total que entran en la medición de la inflación (actualmente representan el 0,63%), muestra sin dudas que este programa no es una herramienta -directa- para tratar de controlar la inflación, sino más bien un complemento. De allí la decisión por parte del gobierno de Alberto Fernández de actualizar el programa, con el objetivo no sólo de aumentar la demanda y el consumo de estos productos, sino también de recuperar un instrumento que puede ser útil en el marco de un plan anti-inflacionario.