Hijos de Putin

Con su salida prevista para 2024, cuando se cumpliría su segundo mandato consecutivo, y cuarto desde 2000, el presidente ruso intenta moldear un legado institucional.

15 de enero de 2020 15:01 hs

Martín Schapiro
schapiro@cenital.com  
@MartinSchapiro_

Leticia Martínez
leticia@cenital.com  
  @aletimartinez

Renuncia del gobierno y anuncio de cambios. El presidente Vladimir Putin anunció su intención de llevar adelante un referéndum para reformar la Constitución y, a las dos horas, el Primer Ministro Dmitri Medvedev y todo su gabinete presentaron la renuncia. ¿Qué modificaciones propone el mandatario? ¿Qué significa la dimisión del primer ministro?

¿Qué pasó?

En su discurso anual frente a la Asamblea Federal, Putin afirmó que tiene la intención de llamar a una consulta popular para que los ciudadanos decidan si están a favor de que se realice una serie de modificaciones a la Constitución de 1993, sancionada durante el gobierno de Boris Yeltsin.

Entre los cambios que anunció, el presidente explicó que buscará realizar concesiones al Parlamento en lo que respecta a la elección de candidatos para ocupar el cargo de primer ministro y los funcionarios que integren el gabinete.

Hasta el momento, el órgano legislativo se limitaba a prestar o negar conformidad a la candidatura que proponía el Ejecutivo. Con las modificaciones propuestas, el presidente mantendría la facultad de destituir al jefe de gobierno, pero su designación sería facultad de la Cámara Baja legislativa. El Presidente continuará siendo el encargado de elegir a los jefes de los servicios de seguridad y las Fuerzas Armadas.

Más cambios

Otra de las principales modificaciones tiene que ver con los requisitos con los que deben cumplir los candidatos presidenciales. Se podrían presentar sólo aquellos dirigentes que hayan residido en el país durante los últimos veinticinco años, ampliando el requisito de diez años actual, y los candidatos, para ser viabilizados no deben tener ciudadanía de otro país. De esta forma, se restringe la postulación de una gran parte de los dirigentes de la oposición, que reside en el exterior y se considera exiliada.

"Rusia debe seguir siendo una fuerte república presidencialista", afirmó el mandatario al brindar su discurso frente a los representantes del Consejo de la Federación y la Duma en el centro de exposiciones Manezh. También se mostró favorable a limitar a un máximo de dos los mandatos de un Presidente. Actualmente se permite gobernar durante dos períodos y, dejando pasar un mandato, presentar una nueva candidatura. Es el caso del propio Putin que gobernó entre 2000 y 2008 como presidente, luego fue jefe de gabinete, para regresar a la presidencia en 2012, siendo reelecto en 2018.

Renuncia del gobierno

El Primer Ministro y ex presidente, Dimitri Medvédev, se reunió con Putin tras el discurso ante la asamblea y, cuando habían pasado dos horas del mensaje presidencial, anunció su renuncia y la de todo su gabinete.

"En este contexto, es obvio que nosotros, como Gobierno de Rusia, deberíamos brindarle al presidente de nuestro país la oportunidad de tomar todas las decisiones necesarias. En estas condiciones creo que es correcto presentar la renuncia de todos los miembros, de conformidad con el artículo 117 de la Constitución rusa", explicó el primer ministro sobre su decisión que fue tomada con sorpresa alrededor del mundo.

De acuerdo a lo que trascendió en los medios locales, Putin ofrecería a Medvedev el cargo de vicesecretario del Consejo de Seguridad por pedido de Putin. De todas maneras, el Primer Ministro que asumió su cargo en mayo de 2018 continuará en el cargo hasta la formación de una nueva gestión.

Todavía no se conocen en profundidad los motivos de la renuncia de Medvedev, aunque podrían estar motivados en la necesidad de generar figuras de recambio, un lugar que difícilmente pueda ocupar el ex-presidente. Los cambios anunciados, y la aplicación del referéndum para reformar la Constitución, que podría llevarse adelante en 2021, dan cuenta de la intención de Putin de moldear el destino de Rusia luego de 2024, cuando termine su último período de seis años.

Rusia, siglo veintiuno

Las especulaciones de la mayoría de los medios occidentales apuntan a una voluntad del presidente de convertirse en Primer Ministro y conservar el poder tras el vencimiento de su mandato presidencial. Si bien es altamente probable que Putin no tenga intenciones de retirarse a una dacha, lo cierto es que en 2024 el mandatario cumplirá 71 años y aparece interesado en dejar un legado que trasciende la preocupación mundana por su permanencia.

De querer, apenas, continuar ejerciendo el poder, le bastaría con hacerse nombrar Primer Ministro, como lo hizo entre 2008 y 2012, y mantenerse como un hombre fuerte en los hechos o, de querer formalizar su lugar, podría impulsar cambios constitucionales que posibilitaran la reelección presidencial indefinida, sometiéndolos a un referendo que con toda seguridad ganaría, o impulsar cambios más profundos en los poderes del premier, que lo equiparen a los gobernantes parlamentarios de la mayoría de los países de Europa occidental. Putin optó en cambio por una fórmula que fortalece la figura del Primer Ministro y limita los mandatos presidenciales, pero deja en manos del Presidente facultades vitales para una superpotencia militar como son las vinculadas a seguridad y defensa. Más que en su propia situación, Putin parece perseguir una institucionalización de su propia sucesión, suavizando los rasgos autocráticos de los que el mismo se benefició durante veinte años.

En un país de dos continentes, con ocho husos horarios y compuesto por veintidós repúblicas y diversas etnias, en el que líderes fuertes, a veces despóticos, son los mejor valorados por su población en la perspectiva histórica, Vladimir Putin apuesta por un cambio gradual, pero con pocos precedentes.