Un Picasso no es un Botín

La condena a un ex-banquero, accionista del Grupo Santander, por intento de contrabando de una obra del genial pintor cubista reabrió la discusión sobre la distancia entre los ultrarricos y el resto.


17 de enero de 2020 15:01 hs

Un cuadro de Picasso, acusación de contrabando, cárcel, millones de dólares y decomiso por el Estado. Esa es la historia en la que se vio envuelto el banquero español, Jaime Botín, al intentar sacar del país la pintura de Cabeza de mujer joven, terminada por el reconocido pintor en 1906 y por la cual ahora deberá enfrentar un pago millonario y 18 meses de prisión.

¿Cómo fue?

Botín, de 83 años y ex presidente del banco Bankinter, tenía en su poder el cuadro Cabeza de una mujer joven de Pablo Picasso, que había adquirido en Londres en 1977. El ex banquero intentó sacar del país la pintura, lo que está prohibido por el Ministerio de Cultura. Fue interceptado por funcionarios aduaneros franceses, mientras se encontraba a bordo de velero del español en la isla francesa de Córcega, en el año 2015.

Al no haber obtenido la autorización oficial del Ministerio de Cultura, el Juzgado en lo Penal número 27 consideró que Botín cometió el delito de contrabando de bienes culturales ¿Qué pasará ahora? Uno de los hombres más ricos de España fue condenado esta semana a 18 meses de prisión, una multa de 52,4 millones de euros (la pintura está valuada en la mitad de ese monto) y deberá entregar el cuadro al Estado.


El gobierno había prohibido la salida del cuadro por considerarlo de valor histórico, luego de que el empresario lo pusiera en subasta en Londres en el 2012. Ante la negativa del Ministerio de Cultura, Botín recurrió al Tribunal Supremo, que hasta la fecha no se pronunció sobre el reclamo. Con el reclamo aún vigente, pero impedido por el Ministerio, Botín salió del país con el cuadro y fue detenido. La sentencia se dictó la semana pasada.La defensa del ex banquero, sin embargo, alega que para que pueda ser sentenciado, hay que esperar el pronunciamiento de fondo del Tribunal Superior.

"Pese a ser plenamente consciente de la prohibición administrativa, el acusado trasladó el cuadro a la goleta Adix con la finalidad de sacarlo de España", sostuvo la jueza Elena Raquel González Bayón al pronunciarse, según recoge el diario español El País. Además la magistrada sostuvo que hay "elementos suficientes" para dictar sentencia, aunque no haya la resolución del Tribunal.

¿Quién es Jaime Botín?

Jaime, como gran parte de su familia, es banqueros. El acusado por el delito de contrabando del cuadro es el hermano del fallecido Emilio Botín, quien fuera presidente del Banco Santander, al igual que su padre y su tío, y además estaba casado con Paloma O'Shea, nombrada marquesa por el Rey Carlos.

Jaime es además el tío de Ana Botín, la actual presidenta del Grupo Santander, hija de Emilio. No es la primera vez que el empresario, que forma parte de una de las familias más poderosas y acaudaladas del país se ve envuelto en un causa judicial. Antes había sido acusado por fraude al comprar un jet privado evadiendo los impuestos. En junio de 2019 también se confirmó una multa de 300 mil euros por haber ocultado acciones del Banco Bankinter en Suiza, también bajo acusación de delito fiscal.

La Fiscalía había pedido cuatro años de cárcel y un pago de 100 millones de euros, que cual se redujo a 18 meses de prisión y 52,7 millones de euros en la decisión judicial. "Quería que el cuadro estuvieran en un sitio seguro mientras decidía cuál iba a ser su destino final, si lo vendía o no", había declarado Botín para justificar el contrabando. Aún se espera una decisión del supremo sobre si el cuadro es o no susceptible de ser exportado. Mientras tanto, los deseos del ex banquero parecen haberse cumplido. Lejos de la precariedad de un velero, el cuadro está bien resguardado, en el Museo Reina Sofía, donde puede además ser disfrutado por madrileños y visitantes.