Juicio con sentencia cantada

Donald Trump se somete a un proceso de destitución en el Senado, respaldado por una cómoda mayoría republicana.


22 de enero de 2020 14:01 hs

Comenzó formalmente el juicio político contra Donald Trump. Mientras el Presidente se encuentra participando del Foro de Davos en Suiza, este martes se decidió en el Senado cómo serán las reglas del proceso de impeachment contra el mandatario republicano. El magnate está acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso, en el caso que se conoce como el Ucraniagate.

Las reglas

Luego de 13 horas de debate, se decidió en el Senado con 53 votos a favor y 47 en contra cómo será el procedimiento. Se decidió que tanto la parte acusadora, como el equipo de defensa de Trump, contarán con 24 horas divididas en tres días para realizar los alegatos de cada parte.

Luego de los seis días de alegatos se espera que haya un espacio para preguntas y respuestas, que podría ser el martes de la semana que viene, y luego se decidirá si el juicio político se extiende con el llamado a testigos, como piden los demócratas, o si se va a la votación de los 100 legisladores que siguen el juicio, con el juez a cargo que es el presidente del Tribunal Supremo norteamericano, John Roberts.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, había hecho una propuesta para que los alegatos duren tan solo dos días, con la intención de llevar adelante un juicio corto que esté finalizado antes del 4 de febrero, cuando se realiza el discurso sobre el Estado de la Unión en el Congreso.

Tras varios cuestionamientos, el senador modificó el plazo a los seis días que finalmente quedaron. La sesión se extendió durante 13 horas debido a que se discutieron una serie de enmiendas, en las cuales se rechazó el pedido de los demócratas para que participen de los alegatos del ex asesor de Seguridad Nacional John Bolton, del jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y posibles pruebas relacionadas a documentos del Pentágono y del Departamento de Estado.

La acusación

Los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso por los cuales se enjuició a Trump, surgieron tras un llamado telefónico que le hizo Trump a su par ucraniano, Volodimir Zelenski. En esa comunicación el republicano habría presionado al líder de Ucrania para que investigue a Hunter Biden, hijo de su principal rival para las elecciones de 2020, Joe Biden.

Para presionar a Zelenski, Trump habría retenido alrededor de unos 400 millones de dólares que Estados Unidos envía a Ucrania para su financiamiento armamentístico, en el marco del conflicto que mantiene con Rusia tras la anexión de Crimea.

¿Será destituido?

Se descuenta que Trump no será destituido. Los 100 senadores que participarán de la votación final deberán definir si consideran que el republicano es culpable en los cargos de los que se lo acusa. Para avanzar con la destitución se necesitan 67 votos, algo que parece imposible si se considera que actualmente en la Cámara Alta hay 53 republicanos y 47 demócratas que votaron hasta ahora muy marcadamente de acuerdo a líneas partidarias.

Más allá de que algunos senadores republicanos no se sientan representados por Trump, o que hayan tenido diferencias en el pasado, o incluso consideren que sí es responsable de la acusación en el Ucraniagate, nadie espera que voten a favor de una destitución. De hecho, deberían ser más de 15 los que cambien su posición para dar vuelta la votación y expulsar al Presidente.

El republicano será el tercer Presidente de Estados Unidos en atravesar esta situación, luego de Andrew Johnson en 1868 que se definió en casi dos meses, y el de Bill Clinton en 1999 que duró un mes. En ninguno de los casos se avanzó en la destitución. Se espera que Trump no sea la excepción, por lo que el impeachment podría ser el más breve de la historia norteamericana.