El caos de Iowa

La primaria demócrata no tiene un ganador oficial. La inexistencia de los datos beneficia apenas a Donald Trump, enfocado en mostrar a sus rivales como una maquinaria corrupta e ineficiente.

Leticia Martínez
4 de febrero de 2020 14:02 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

Donald Trump seguramente tenía listo un apodo para burlarse del ganador de anoche en el primer capítulo la interna Demócrata. Seguramente, también, tendría un ganador preferido. Difícilmente haya soñado algo tan bueno para sí mismo como finalmente sucedió. Los resultados de los caucus de Iowa, que debían conocerse tras la jornada de votación de este lunes en Estados Unidos, no se entregaron hasta ahora por falta de claridad en los datos. El senador por Vermont, Bernie Sanders, el ex vicepresidente, Joe Biden, que llegaron como favoritos, y Pete Buttigieg, el joven alcalde de South Bend y la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, deberán esperar para saber quién ganó en la primera contienda camino a la decisión de la candidatura presidencial para la elección de noviembre.

La primera primaria

El Estado de Iowa es la primera parada de una larga cadena de elecciones por jurisdicción para que los partidos Demócrata y Republicano definan quién será su candidato presidencial. Este lunes se produjo la votación en esta región agrícola, que cuenta con algo más de 3 millones de habitantes, y que si bien no tiene tanta importancia a nivel de los delegados que elige, permite al ganador tomar impulso mediático y frente a la opinión pública.

Bernie Sanders y Joe Biden llegaban, según las encuestas, como los favoritos entre más de una decena de candidatos demócratas. Participaban ayer también, con alguna expectativa, el ex alcalde de la ciudad de South Bend, Pete Buttigieg, y las senadoras, Elizabeth Warren, y Amy Klobuchar. A este grupo de favoritos habría que sumar al ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que decidió pasar de largo esta instancia y enfocarse en estados más poblados que votan a comienzos de marzo.

El sistema de votación es bastante particular, el caucus es una asamblea vecinal en la cual las personas eligen su candidato de preferencia, y de manera proporcional a esos apoyos se designan delegados. Quienes no alcanzan el número de preferencias mínimo pueden reagruparse y apoyar a otros candidatos. Por primera vez, los demócratas esperaban publicar el número de primeras preferencias, junto al de preferencias finales.

Pasada la medianoche, los candidatos salieron a hablar y a agradecer a sus seguidores sin contar con los resultados. Desde el Partido explicaron que se habían hallado algunas inconsistencias en el conteo, y que por eso se debía esperar un tiempo más para saber quién salió victorioso en la primera votación. Hasta el momento no se sabe nada.

"Hemos hallado inconsistencias en la transmisión de tres tandas de resultados", afirmó el vocero del Partido Demócrata en Iowa, Mandy McClure, quien también debió negar que las fallas en el recuento informático se haya debido a un hackeo. El portavoz explicó que el proceso llevará más tiempo porque están realizando un conteo minucioso, que incluye fotos de los resultados y documentación para constatar los resultados.

¿Por qué es importante Iowa?

Un precandidato demócrata necesita llegar a los 1990 delegados del total de los 3979 que se eligen en el país. Los representantes se seleccionan en esta primera instancia de acuerdo al resultado proporcional de acuerdo a la cantidad de habitantes de las distintas regiones. Por eso, jurisdicciones numerosas como California con más de cuatrocientos delgados o Texas, Florida, Nueva York con más de doscientos son a las que se les suele poner más atención. No es el caso de Iowa, donde se disputan cerca de cuarenta.

Entonces, ¿por qué es tan importante? Porque, como se dijo antes, arrancar con una victoria posiciona mejor al candidato de cara a las siguientes votaciones. Además, según la historia electoral, desde 1976 sólo dos precandidatos que ganaron en Iowa no fueron candidatos. Mientras, los que ganaron en esa primera instancia se alzaron con la candidatura demócrata en todas las elecciones presidenciales de 2000 en adelante.

Cada uno con su calculadora

Tras conocerse que no habrá resultados por el momento, se produjeron algunas situaciones llamativas. Por un lado, Sanders que lideraba la intención de voto dio a conocer los resultados internos que maneja su equipo, en donde el senador de 78 años ganaba con el 29%, seguido por Buttigieg con el 24%, Warren con el 21,24 % y Biden muy detrás con el 12,37%.

A la par y pese a que no había datos oficiales, Buttigieg se autoproclamó ganador. "¡Qué noche! Según todos los indicios, vamos a New Hampshire victoriosos", afirmó el precandidato frente a sus seguidores.

El otro caucus

El Partido Republicano también llevó adelante su asamblea vecinal en Iowa. Debido a que se descontaba que Donald Trump saldría victorioso, la primaria republicana tuvo menos repercusión mediática que la demócrata. Como era de esperar, el mandatario obtuvo el 97% de los votos, sobre los únicos otros dos competidores, el ex gobernador de Massachusetts Bill Weld y el ex congresista de Illinois Joe Walsh, quien obtuvieron el 3% restante.

¿Qué hay que seguir?

Este lunes se dio inicio a un proceso que se extenderá durante cinco meses, en los cuales se realizarán las votaciones en cada uno de los estados del país. La próxima cita será el 11 de febrero en New Hampshire, y la siguiente de mucha importancia será lo que se conoce como "supermartes" el 3 de marzo, cuando se lleve adelante las asambleas en 16 estados a la vez. Se espera que este primer proceso termine en junio, como último paso antes de que finalmente se escoja al candidato o candidata en las convenciones nacionales.