Andrónico Rodríguez: "Esperemos que no tenga lugar otro golpe después del 3 de mayo"

En diálogo con Cenital, el dirigente cocalero analiza la situación política en Bolivia a dos meses de las elecciones.

Ayelén Oliva
21 de febrero de 2020 11:02 hs
 
@ayelenoliva

La definición sobre la habilitación de las candidaturas llegó. Tarde pero llegó. Después de una semana de información cruzada, rumores publicados en la prensa local como certezas, presiones públicas por parte de líderes opositores al Movimiento al Socialismo (MAS) para frenar las candidaturas de la manera que sea, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) confirmó la inhabilitación de Evo Morales y el ex canciller Diego Pary para competir por un lugar en la Asamblea Legislativa.

Los argumentos son débiles. En conferencia de prensa, el presidente del TSE, Salvador Romero, dijo que no cumplen con el requisito de 'residencia permanente'. Esto quiere decir que el domicilio real sea el mismo que el registrado en el padrón electoral, que el domicilio declarado sea lugar donde el candidato desarrolla su proyecto de vida y contar con una residencia efectiva en el distrito por el cual se presentan.

Los argumentos oficiales no se respaldan en el 66% de rechazo que, según una encuesta de Mercados y Muestras para Página Siete, tiene la candidatura de Evo Morales en en Bolivia, tampoco en la denuncia de fraude electoral que lleva adelante la oposición contra el ex presidente, ni busca complacer a aquellas facciones internas del MAS que consideran que la candidatura del ex presidente les resta votos. El TSE basó su decisión en el argumento de 'residencia permanente', requisito que aplicó a dos personas que no viven en Bolivia porque están en Argentina en calidad de refugiados políticos.

El candidato a presidente por el MAS, el ex ministro de Economía Luis Arce, tuvo mejor suerte. Si bien su candidatura también estuvo en suspenso durante todos estos días, el TSE desestimó las demandas de inhabilitacion por falta de fundamentos. Todo esto a diez semanas de las elecciones presidenciales.

A Andrónico Rodríguez la situación no lo sorprende. Para este dirigente cocalero de 30 años, y uno de los cinco nombres que figuraron como precandidatos a presidente antes de se conociera la fórmula electoral de Luis Arce con David Choquehuanca, Bolivia vive una "tensa calma". Y vincula este escenario a los resultados de la primera encuesta electoral publicados por Ciesmori, el domingo pasado, que muestran un ventaja de Luis Arce por más de 14 puntos sobre su principal oponente.

"Ellos no se esperaban que el MAS llegue a un 30%. Muchos políticos de la derecha, incluso los propios candidatos y analistas, aseguraban que apenas superaría el 20%. Esto ha generado desesperación", sostiene Andrónico desde Buenos Aires un día antes de conocerse la decisión del TSE.

Camino a un acto de campaña en Lomas de Zamora, partido que nuclea a gran parte de la comunidad boliviana en Argentina, Andrónico responde unas preguntas.

-¿Cómo analizás la respuesta de la oposición al MAS a esta primera encuesta?

-Es grave. Nos preocupa que estén pensando que, por más que estén dispersos, cuando se trata del MAS la lucha es común. Por eso, ellos dicen que no pueden permitir de ninguna manera que Evo vuelva. Eso significa que pueden llegar a imponerse por las buenas o por las malas. Posiblemente el Ejército o la Policía se esté prestando a esta situación. Esperemos que no tenga lugar otro golpe después del 3 de mayo, eso sería fatal para Bolivia.

-¿Qué reacción puede desatar la inhabilitación de Evo Morales entre los votantes del MAS?

-Va a generar críticas por parte de la gente hacia el Tribunal Supremo Electoral, no necesariamente militantes ¿Cómo es posible que no le puedan permitir ser candidato? No hay argumento jurídico alguno que pueda impedir la candidatura del presidente Evo Morales. Aquí el tema es político.

-¿Creés que Bolivia puede volver a vivir momentos de violencia?

-Es muy probable, con seguridad habrá alguna reacción natural de la gente protestando en las calles. Pero nosotros tenemos que evaluar cuán conveniente es salir a las calles. El gobierno de facto está viendo si este es su momento electoral o no. Si lo es, le van a meter con todo a las elecciones. Y si no, van a buscar algún motivo, una manifestación o convulsión, para encontrar la excusa perfecta para suspender las elecciones, argumentando que no están dadas las condiciones. No podemos caer en ese juego.

Por su parte, los abogados defensores de Morales dieron a conocer un comunicado donde aseguran que el ex presidente reúne todos los requisitos para ser candidato a senador por Cochabamba y que cualquier inhabilitación será leída como proscripción y un eslabón más en la fractura del orden democrático.

El heredero

A unas cuadras de la avenida Olimpo, frente a un edificio de dos plantas color lila que imita la nueva arquitectura andina de El Alto, un grupo de bolivianos y bolivianas residentes en Argentina esperan la llegada de Andrónico, a quien muchos han apodado el 'heredero de Evo'.

Durante los últimos tres años, Morales venía trabajando en el recambio generacional de dirigentes que pudieran hacer frente a las elecciones del 2025. Andrónico, como vicepresidente de las Seis Federaciones Cocaleras del Trópico de Cochabamba, era un de ellos. Pero los tiempos se aceleraron, así fue como su nombre terminó integrándose lista de precandidatos a presidentes de Bolivia en diciembre pasado.

Minutos antes de llegar a la casa de campaña del partido en Lomas de Zamora, cuenta que Morales le dijo que no tenían mucho tiempo, "la vida no es eterna, ustedes son nuestros hijos, ustedes son la juventud producto de esta revolución y tienen que continuar a futuro".

-¿Qué representa tu figura dentro del MAS?

-Cuando veo tanto cariño de parte de la gente, me pongo a analizar, si soy un nuevo liderazgo o soy continuidad del liderazgo del presidente Evo. Mucha gente que se me acerca me dice 'el Evito', 'ahí está el joven Evo', entonces me ve como la continuidad del liderazgo del presidente.

-¿Y qué sentís con eso?

-Me impresiona mucho. Tengo una sensación inexplicable, me pregunto qué es lo que está pasando. La gente se acerca con regalos, algunos derraman lágrimas, a veces no sé qué está pasando. Creo que piensan que están viendo al presidente Evo. Y claro, hay una ausencia muy grande que el presidente ha dejado. Todos los días la gente estaba acostumbrada a verlo, en la entrega de obras, reuniones, concentraciones. Ese espacio quedó vacío, alguien lo tiene que suplir.

- ¿Pensás que el lugar que te da Evo dentro del movimiento genera algún tipo recelo con las generaciones contemporáneas al ex presidente que esperaba ocupar ese espacio?

-Sí, se nota. Muchos dicen 'estos jóvenes no tienen experiencia', 'si quieren estar en la dirigencia que vayan a ver sangre'. Nuestros propios hermanos, nuestros propios padres, muchos dirigentes que tiene mucha experiencia sindical, que han estado en la luchas en las calles. Yo les decía, 'hermanos, nosotros los jóvenes no somos ni personas de segunda, ni de tercera, somos parte de ustedes'. Si nos toca asumir responsabilidades detrás de ellos, tenemos que hacerlo porque sino este instrumento tiende a extinguirse, a perderse.

En palabras de Andrónico, Evo reconoce la importancia de trabajar para que el partido continúe siendo una propuesta electoral atractiva también entre los más jóvenes. Según los datos de la encuesta Ciesmori, el respaldo al MAS cae junto con la edad. Sólo un 32% de jóvenes de entre 18 a 25 años aseguraron que votaría por el candidato del MAS, mientras el 52% lo haría por cualquier candidato opositor al Movimiento al Socialismo. Sin embargo, entre ellos, la mayoría reconoce en Luis Arce como 'el candidato que más representa al pueblo'.

En el barrio 6 de agosto de Lomas de Zamora, el espacio elegido para encuentro queda chico. Cientos de personas se amontonan en la puerta para escucharlo. No alcanzan a verlo. Empiezan los gritos, los silbidos, piden que se pare arriba de la mesa. "¡Queremos verte Andrónico!", le grita una mujer de unos 60 años. Desde el fondo, piden que trasladen el acto a una canchita de fútbol que está a unas cuadras. Necesitan verlo, si pueden también tocarlo, con escucharlo no alcanza. Los silbidos no paran hasta que los responsables de la organización deciden trasladar el acto al primer piso del edificio en obra, una especie de escenario improvisado que balconea a la calle.

El discurso se enfoca en la unidad, como todo en en esta campaña. El potencial del MAS está en procurar que la oposición no consiga alinearse detrás de un único candidato. Pero también de evitar que asomen las diferencias internas.

Ya entre la gente, Andrónico irradia calma. Escucha, sonríe mucho, habla pausado, parece saber cómo tomar distancia del bullicio que genera por donde pasa. Las selfies, los gritos, los abrazos, las guirnaldas de flores que caen sobre su espalda. "Esto es así todo el tiempo", dice habituado.

Una militante del MAS, después de escuchar el saludo que pidió que grabara en su teléfono para compartir entre los suyos, no tan conforme con el resultado, le exige que sea 'más fuerte' en el tono. "Andrónico ¡tienes que retarnos! ¡tienes que ser malo! sos muy bueno". Andrónico sonríe en silencio, prefiere no contestar. Tal vez porque conoce toda la firmeza que puede contener la calma.

Cocalero y universitario

Entre las distintas propuestas, la fórmula de Arce-Choquehuanca parece ser la más convincente entre los campesinos, mientras el resto de los binomios parecen pelearse por el electorado urbano. Según la encuesta de intención de voto publicada el domingo pasado, más del 48% de los bolivianos que viven en la zona rural votarían por el candidato del MAS, siendo el sector rural el 30% de la población total.

En ese contexto, tanto Choquehuanca como Andrónico son las figuras más fuertes entre las bases campesinas. Sin embargo, a diferencia de Morales o Choquehuanca, la figura de Andrónico parece aportar algo más.

-Venís de una familia de productores cocaleros con estudios primarios, sin embargo vos decidiste estudiar en la universidad sin abandonar la participación sindical ¿por qué creíste que era importante eso?

-Yo veía muy difícil entrar a la universidad. Las universidades públicas seleccionan a gente de su entorno, no era fácil que entre gente de áreas rurales. Lo veía a mi padre, apenas cursó segundo grado de primaria, con muchas limitaciones, tenía tanta voluntad, tantas ganas, pero no podía, podía hasta ahí nomás. Pero en ese momento, la situación no acompañaba económicamente, no había escuelas en las áreas rurales. Entonces, cuando las cosas cambiaron, pensé que si mi padre no pudo estudiar por falta de oportunidades yo tendría que poder hacerlo.

Entre los datos que se desprenden de la encuesta, está la relación entre nivel educativo y voto: a mayor nivel de educación menor es al apoyo al MAS. Un 45% de las personas con estudios primarios asegura que votaría por el MAS, mientras sólo el 22% de las personas con formación universitaria lo harían. Según cuenta Andrónico, uno de los desafíos que siempre identificó Morales es cómo involucrar a los jóvenes profesionales a la vida sindical.

"En el Trópico, muchos abogados, ingenieros, todos ellos también hijos de campesinos cocaleros veían al área sindical como 'cosa de campesinos', como 'cosa de gente que no ha ido a la universidad'. Pienso que, desde que asumí como ejecutivo de la Federación y de la Coordinadora de las Seis Federaciones, abrimos las puertas a muchos jóvenes profesionales que ahora también son dirigentes, con todo orgullo, sin ninguna vergüenza, asumiendo la responsabilidad de sus padres. Nuestros jóvenes abogados, licenciados, ya no tienen vergüenza de ser dirigentes sindicales", sostiene Andrónico.

Para el joven dirigente cocalero la formación política e intelectual es un elemento clave. Según cuenta en sus primeras entrevistas, ese fue el primer tema que discutió con Morales. Dicen que, en 2012, se levantó y le dijo al presidente "no sé si ustedes como líderes o nosotros como jóvenes estamos descuidando la formación política. Necesitamos que los jóvenes incursionen en la lectura y la formación. Hay muchos que están perdiendo sus valores y creo que es necesario que desde los dirigentes venga esa iniciativa".

La figura de Andrónico parece llegar para superar viejas rivalidades que todavía siguen vigentes en Bolivia. La pelea campo-ciudad, sindicatos-universidades, futuro-continuidad. Evo Morales, consciente de eso, ha habilitado a Andrónico un espacio privilegiado dentro del Movimiento al Socialismo. La apuesta es grande.

Ya en el cierre del acto, una joven boliviana que no llega a los 30 años lo ve subirse al auto que lo dejará en el aeropuerto de regreso a Bolivia. Lo mira encantada, custodia su recorrido, lo escucha despedirse de sus vecinos, pregunta en qué auto viaja. "Es bueno, es simpático, es lindo", lo describe sin fisuras, con una sonrisa franca. En los liderazgos carismáticos de la admiración política al amor romántico hay solo paso. "Hay que darle unos años, yo creo que va a llegar", dice convencida.