Atocha: a 16 años del peor atentado terrorista en España

Se cumplió un nuevo aniversario del ataque en Madrid donde murieron 193 personas, que dejó al descubierto el uso político de la tragedia. Por el coronavirus no se realizaron los actos de conmemoración.

Leticia Martínez
14 de marzo de 2020 13:03 hs
leticia@cenital.com  
@aletimartinez

El 11M fue el peor atentado terrorista que sufrió España. En el ataque a los trenes de la red de cercanías de Madrid murieron 193 personas y hubo más de 1800 heridos. Esta semana se cumplió el 16° aniversario sin actos de conmemoración para evitar la propagación del coronavirus. El recuerdo de la agresión cometida en el 2004 no sólo renueva las memorias de la tragedia, sino que trae consigo las reminiscencias de su uso político con fines electorales.

¿Qué pasó?

Entre las 7.38 y las 7.40 de la mañana del 11 de marzo de 2004, casi simultáneamente estallaron diez explosivos en cuatro trenes en las estaciones de Santa Eugenia, El Pozo, Atocha y la calle Téllez, en la red de cercanías de Madrid. Los artefactos habían sido guardados en mochilas en distintos vagones y había más de una decena de bombas, pero algunas lograron ser desactivadas. Durante años el total de víctimas fatales se contabilizó en 192, hasta que en el 2014 murió la última damnificada. Una joven que se había tomado el tren para ir a su trabajo, pero por la explosión quedó en estado vegetativo y nunca despertó. Falleció una década después de los atentados, convirtiéndose en el último deceso.

Un mes después del ataque que conmovió al mundo, el 3 de abril de 2004 los Grupos Especiales de Operaciones (GEO) prepararon un operativo para capturar a los supuestos terroristas en un departamento en la ciudad de Leganés, en el área Metropolitana de Madrid (el día anterior se había logrado evitar otro atentado en un tren). El proyecto para detener a los sospechosos se convirtió en una escena de película. Hubo tiroteos y los acusados amenazaron con volar el edificio. Finalmente, tras llamar a Túnez y Marruecos para despedirse de sus familiares, cerca de las 21 horas los acusados de haber perpetrado la peor agresión española, se inmolaron al hacer explotar la casa donde se escondían. Murieron siete reos y un policía.

Años más tarde, la Justicia española llegó a la conclusión de que los autores de los atentados fueron un grupo de más de 20 personas que se inspiraron en las acciones terroristas de Al Qaeda para cometer el ataque en los trenes. Tras su juzgamiento, algunos de los terroristas recibieron penas de miles de años. Además de las sentencias de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo, se llevó adelante una Comisión Investigadora en el Congreso.

"Fue ETA"

Aquel 11 de marzo de 2004, los españoles estaban en las vísperas de las elecciones generales que se llevarían adelante tres días después, el 14 de marzo. El presidente en ese momento era José María Aznar, líder del Partido Popular, y Mariano Rajoy era el candidato del espacio de derecha para sucederlo. Las encuestas lo posicionaban como favorito frente a su contrincante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo, tras los ataques salió victorioso el dirigente de izquierda ¿Qué pasó?

A las pocas horas del atentado, desde el gobierno de Aznar deslizaron que los responsables de la agresión era el grupo independentista vasco ETA. La organización había cometido diversos actos terroristas en España, de hecho, el propio ex presidente del PP había sido víctima de uno. En 1995, cuando el ex mandatario era titular del Partido Popular y se convertía en el principal dirigente de la oposición, un coche bomba explotó en la proximidades del auto en el que se dirigía. Según se constató luego, el ataque había sido perpetrado por la agrupación etarra y tenía como objetivo asesinarlo.

Volviendo al 11 de marzo, al mismo tiempo que Aznar responsabiliza a ETA se empezaban a obtener pistas de que los autores nada tenían que ver con la agrupación vasca. El propio comisario y jefe de la unidad de desactivación de explosivos Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, reconocería en una entrevista con el diario español El País, que a las 15 horas del día del ataque ya tenían pruebas de quiénes estaban detrás de la agresión, pero que desde el Gobierno le pedían mantener la teoría de que el agresor había sido la organización etarra.

"El partido que gobernaba en ese momento era el PP e hizo unas declaraciones extremadamente desafortunadas, en las que señalaba como culpable a la banda terrorista ETA que en ese momento operaba en España. Con el paso de las horas se pudo comprobar que era un atentado de corte yihadista. Más que desafortunadas las frases fue trasladar mensajes que distorsionasen la realidad, mentir a la ciudadanía", recuerda en diálogo con Cenital, el secretario de Relaciones Internacionales del PSOE, y diputado por Santa Cruz Tenerife, Héctor Gómez.

¿Por qué el gobierno del Partido Popular pretendió instalar la idea de que había sido ETA? El diputado Gómez cita la sentencia del magistrado Juan del Olmo, según la cual el grupo que cometió el atentado se inspiró en Al Qaeda y lo hizo por la acción de España en la guerra de Irak. En el 2003, George Bush había invadido el país árabe con el argumento de que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva. Dos aliados internacionales se destacaron en el apoyo al mandatario norteamericano y ellos fueron el premier británico, Tony Blair, y el presidente español, José María Aznar, quienes enviaron tropas a territorio iraquí. La medida fue muy impopular en España, especialmente luego de que se descubriera que el dirigente árabe no contaba con tal armamento.

"Mi hijo Daniel se manifestó contra la guerra de Irak y los terroristas islamistas le asesinaron", afirma en diálogo con Cenital el titular de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Eulogio Paz Fernández, sobre los dichos que en algún momento hizo públicos en los medios y aún sostiene. Su primogénito tenía 20 años cuando se había tomado el tren para ir a la Universidad y fue asesinado en el atentado. En conversación con este medio, el presidente de la organización que recuerda a las víctimas del ataque comparte el discurso que pensaba brindar este miércoles en el acto, que debió ser suspendido por las medidas tomadas para evitar que continúe la propagación del coronavirus.

En el escrito, Paz Fernández descarta lo que se conoce en España como las "teorías de la conspiración del 11M", por las cuales desde algunos medios españoles se sostenía que el ataque había tenido una vinculación local, y que el objetivo era que el PP pierda las elecciones presidenciales. El titular de la Asociación cita a un ex funcionario del Partido Popular, José Manuel García Margallo, quien contó en sus memorias que cuando consultó a otros miembros del gobierno quién había cometido el atentado, le contestaron: "¿Sabemos quién ha sido?" "Todavía no -me respondieron-. Si ha sido ETA nos salimos del mapa, pero si han sido los yihadistas nos vamos a casa". Quizás con esa ecuación, desde el gobierno de Aznar decidieron responsabilizar al grupo etarra para buscar mantenerse en el poder. Lo que no tuvieron en cuenta es que la verdad salió a la luz antes de las elecciones y el descontento llevó a que las urnas garantizaran la victoria de Zapatero. Apenas asumió en abril de 2004, el ahora ex presidente socialista ordenó el retiro de las tropas españolas en Irak.