Coronavirus: ¿qué significan las medidas económicas anunciadas por el Gobierno?

El Ejecutivo busca mitigar los efectos negativos de la recesión global provocada por la pandemia. ¿Cuáles son? ¿A quiénes beneficia? ¿Qué impacto van a tener?

El mundo se encuentra, nuevamente, en crisis. La diferencia con las anteriores es que es al mismo tiempo de índole sanitaria, económica y financiera. Podríamos retrotraernos a junio de 2009, momento en el cual la economía global todavía atravesaba la crisis subprime y la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaba que el influenzavirus pasaba a ser catalogado como una pandemia mundial. Sin embargo, para ese entonces lo más grave ya había pasado y eso era reflejado por las cotizaciones financieras. Entre junio y agosto de ese año, momento en el cual la OMS daba por derrotada la pandemia, el Dow Jones (uno de los indicadores bursátiles más utilizados a nivel mundial), mejoró constantemente.

En cambio, ahora no solo la secuencia no es la misma (el surgimiento del coronavirus es lo que provocó el desplome de las bolsas del mundo), sino que además la magnitud de la caída podría llegar a ser peor que lo sucedido durante 2008-2009.

Evolución del Dow Jones

Fuente: Bloomberg

¿Por qué podría ser más grave? Precisamente por la novedad de esta triple combinación, donde la gran diferencia estaría en la dura parálisis económica que está generando la expansión del coronavirus, que encima tiene su foco en dos de los tres principales centros económicos del mundo: China y Europa (y posiblemente Estados Unidos se una en breve). Esto, sumado a la incertidumbre acerca de la gravedad de la pandemia y la fuerte caída del precio del petróleo, explica el desplome más grande de la bolsa desde 2008.

El aspecto positivo es que la respuesta de las principales potencias fue rápida (por lo menos a nivel económico) y ya anunciaron importantes paquetes de medidas para hacer frente a la crisis (Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido, con paquetes que van desde el 1% al 4% de su PBI).

La respuesta local

Frente a este contexto, y a partir de la alerta generada por las (malas) experiencias en el manejo que mostraron los primeros países donde se expandió el virus, el Gobierno se ha mostrado sumamente activo en la implementación de medidas para contenerlo.

En este sentido, el paquete económico anunciado este martes resulta imprescindible no solo para impulsar la actividad, sino también para resguardar los ingresos de la población más vulnerable en el caso de que sea necesario profundizar las medidas de contención, como por ejemplo sucedió en España o Italia con la imposición de una cuarentena obligatoria para toda la población.

El problema con este tipo de medidas extremas en países como Argentina es que buena parte de la población (más del 30%) se encuentra empleada en el sector informal y con ingresos que se ubican por debajo del nivel de pobreza. Una cuarentena total probablemente implique mantener el pago de sueldos en el sector registrado, pero eso difícilmente se pueda lograr en los empleos informales (o en el cuentapropismo). Así, la medida impactaría de lleno a los sectores más vulnerables de la población. Probablemente por este motivo es que el Poder Ejecutivo no optó por la estrategia más agresiva de todas, donde el remedio podría ser peor que la enfermedad.

El paquete antivirus

No obstante, si como ya sucedió en otros países las medidas tomadas se muestran insuficientes, entonces cobraría fuerza la posibilidad de que se termine decretando el estado de cuarentena. Para anticiparse a eso, y como respuesta a la crisis mundial que ya comenzó a gestarse, el Gobierno anunció un importante paquete de medidas económicas. En orden de magnitud, repasamos las más importantes:

1) Se lanzarán líneas de crédito por un total de $350.000 millones destinados a los sectores vinculados con la producción y el abastecimiento de alimentos e insumos básicos. La más importante ($320.000 millones) será otorgada por el Banco Central y estará destinada a sostener el capital de trabajo por hasta 180 días con una tasa preferencial del 26%. El Banco Nación inyectará $25.000 en créditos a tasa preferencial para productores de alimentos, higiene personal y limpieza y productores de insumos médicos. La otra línea tendrá como objetivo el financiamiento de equipamiento tecnológico para garantizar la modalidad del teletrabajo.

2) Se incrementará el presupuesto para inversión en obra pública por $100.000 millones, enfocado en obras viales y de infraestructura, construcción y refacción de viviendas, escuelas, jardines maternales e impulso al turismo. Sumado a lo anterior, se relanzará el plan Procrear para impulsar la construcción de viviendas.

3) Se otorgará un pago extraordinario de $3.000 para jubilados/as que cobren una única prestación mínima, mientras que quienes cobren menos de $18.892 recibirán la diferencia entre su haber y ese monto. También se otorgará un pago extraordinario de la Asignación Universal por Hijo y por embarazo (AUH) equivalente al monto de un estipendio mensual ($3.103). Por últimos, todas las deudas que cualquiera de estas personas tengan con ANSES serán postergadas por dos meses. En total esto representaría una inyección de aproximadamente $26.000 millones.

4) Los sectores más afectados por el coronavirus (gastronomía, esparcimiento, transporte, hotelería y turismo) serán eximidos del pago de las contribuciones patronales (aunque no se aclaró por cuánto tiempo) y además se ampliará el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para garantizar el empleo de aquellos que trabajan en empresas afectadas por la emergencia sanitaria.

5) Se establecerán precios máximos por 30 días (con la posibilidad de prórroga) para una serie de productos alimenticios, de higiene personal, medicamentos e implementos médicos fijados por el Ejecutivo, con el objetivo de evitar aumentos injustificados ante el incremento de la demanda por el coronavirus.

A partir de lo anterior, lo que se observa es un paquete de medidas muy significativo (representaría alrededor del 2,5% del PBI) destinado a mitigar el impacto negativo que está generando el coronavirus en los sectores más perjudicados, y que sirve como mecanismo preventivo en caso de que se expanda y que obligue al gobierno a decretar la cuarentena total.