¿Cuándo va a terminar la cuarentena?

Miremos los datos mientras esperamos.

La respuesta, desde ya, es que no lo sabemos. La propagación del virus depende de un sinfín de cuestiones que pueden variar en cada caso, como por ejemplo las medidas tomadas por cada país -y el momento exacto en el que se ejecutaron-, su capacidad de testeo o algo tan sencillo como la cantidad de residentes que vacaciona en el exterior. Incluso puede haber cuestiones todavía desconocidas por la ciencia, como por ejemplo si en unos meses los recuperados se pueden volver a contagiar o si el virus tiene la capacidad de mutar, dificultando aún más su cura.

Si bien no tenemos la certeza en relación a la duración, lo que sí tenemos son estadísticas sobre la evolución de la cantidad de casos en cada país. Pero de nuevo, al igual que con las causas del virus, las estadísticas también presentan varias cuestiones que son específicas a cada caso y que entonces no permiten su extrapolación. Por ejemplo, si un país tiene mayor capacidad de testeo que el otro, a igualdad de condiciones (momento en el que se inician los contagios, medidas tomadas, etc.) lo que se observará es que ese país presenta más casos de contagio. Sin embargo, claro está, sería incorrecto afirmar a partir de eso que dicho país se encuentra más afectado por el virus. Es más, paradójicamente, estaría en mejores condiciones, ya que una mayor capacidad de testeo permite identificar más rápidamente los casos de contagio, aislarlos, y de esa manera reducir la velocidad de transmisión.

¿Entonces no sirven para nada? Claro que no. Independientemente de esos sesgos o errores estadísticos, si las muestras -la cantidad de casos relevados- son grandes se pueden obtener algunas conclusiones de carácter general, pero siempre teniendo que en cuenta que existe un margen de error y que entonces hay que tomarlas con todos los recaudos correspondientes.

Hechas todas estas aclaraciones y advertencias, ¿qué muestran los datos?

Respecto de la propagación, la cantidad de contagios presenta, en la mayoría de los casos, un comportamiento exponencial en su fase inicial. Esto significa que crece constantemente, pero se va acelerando -a diferencia del crecimiento lineal- y por eso esta sensación de que de un día para el otro "estalló todo" (precisamente por eso se dice que esta función tiene un comportamiento explosivo).

Una persona se contagia (el punto marcado de violeta), se junta con familiares y contagia a 3, esos luego se juntan con amigos/as, contagian a varios más y ya son 9, eso se vuelve a repetir y tenemos 27, luego 81. Si seguimos así, al cabo de solo 11 días tendríamos 177.147 infectados. Acá lo explican 100 veces mejor (lamentablemente está en inglés, pero igual se entiende).


Fuente: Elaboración propia en base a Our World in Data (https://bit.ly/2QFPoHF)

En este proceso, el transcurso del tiempo es un factor clave para entender el comportamiento de los contagios porque, como vimos en el ejemplo anterior, a medida que pasan los días el aumento de casos se va acelerando. Pero, al mismo tiempo, eso hace más probable que los gobiernos tomen medidas buscando "aplanar la curva", y que entonces posteriormente los contagios se reduzcan y la dinámica deje de ser exponencial.

En el gráfico a continuación tenemos primero el caso de Estados Unidos, que se encuentra en la fase exponencial y todavía no aplicó una cuarentena a nivel nacional. Fíjense cómo al principio no parece un problema grave: durante los primeros días desde que se detectó el primer caso, la cantidad de contagiados no supera los 1.000 casos. Pero luego empieza a aumentar y en solo 5 días se pasa de 5.000 a más de 35.000 casos. El caso italiano, el más grave en este momento con más de 60.000 contagiados parecería encontrarse justo en el punto de quiebre (ver más adelante).

Cantidad de contagios totales


Fuente: Elaboración propia en base a Our World in Data

Corea del Sur, que se caracterizó por no aplicar la cuarentena social pero que pudo hacer eso gracias a su capacidad de testeo masivo, no solo logró aplanar la curva sino que además desde el inicio pudo contener mejor el contagio, lo que se tradujo en un pico de casos más bajo. Esto queda claro al comparar con el caso chino, que lo tiene controlado (por lo menos por ahora), pero donde la cantidad total de casos es ampliamente superior. Un dato importante es que China aplicó una cuarentena total en Wuhan, la ciudad capital de la provincia de Hubei (con una población de alrededor de 11 millones) 23 días después del primer episodio detectado.

Japón podría ser un caso aparte (junto con Singapur), ya que luego de 60 días la cantidad de contagios no presenta un crecimiento exponencial, lo que estaría indicando que pudieron controlar desde el principio la velocidad de transmisión. Esto de todos modos no es seguro, ya que podría suceder en un futuro que haya un rebrote y se expanda rápidamente como en el resto de los países.

¿Y Argentina?

Nuestro país tiene en la actualidad 301 contagiados, y han pasado 21 días desde que se detectó el primer caso. Como se desprende del gráfico, si bien todavía son pocos, el comportamiento ya presenta la tendencia exponencial mencionada anteriormente.

Cantidad de contagios totales


Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

El dato alentador es que como en Argentina el virus tardó en llegar, ya tenemos bastante información respecto de lo que sucedió en otros países -estamos unos dos meses atrás de China y un mes detrás de los países europeos- y en función del eso el gobierno actuó rápidamente. Como se desprende de la cronología a continuación, Argentina aplicó las mismas medidas que en estos países, pero con bastante más antelación, sobre todo respecto de España e Italia, ambos muy complicados en la actualidad. La más importante fue la cuarentena total, implementada el día 23 (no figura porque se realizó previamente), mientras que en China se llevó a cabo el día 34 -luego de su primer caso detectado-, en Italia el día 40 y en España el día 48.

Cronología de las medidas tomadas para China, España, Italia y Argentina desde su primer caso


Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Nuevamente resulta importante la aclaración respecto de estas mediciones, ya que si bien representan los casos oficiales, es muy probable que la cantidad real de personas infectadas sea mayor, por varios motivos. En primer lugar, por la capacidad de medición de cada país (cuanto más alta, más probable que se identifique una mayor cantidad de contagiados). No obstante, este dato por ahora el Ministerio de Salud no lo está publicando así que no se puede precisar la cantidad de testeos realizados por día ni tampoco comparar con otros países.

Sumado a lo anterior, i) existen casos asintomáticos (aunque parecería que son pocos); ii) los síntomas tardan hasta 14 días en manifestarse; iii) desde que los potenciales casos con síntomas son detectados hasta que finalmente se confirma oficialmente si tienen el virus o no puede pasar hasta una semana. Todo esto implica que los casos confirmados en los últimos días son personas que probablemente se contagiaron por lo menos 12 días atrás.

Por lo tanto, existe un rezago importante entre la confirmación oficial y el momento "real" en el que la persona contrajo el virus (pudiendo contagiar a otros), y esto significa que en los próximos días los casos deberían seguir aumentando de manera considerable, ya que lo que en realidad se estaría anunciando son todos los casos de personas infectadas antes de que se tomaran las distintas medidas y por ende cuando el riesgo de contagio era mayor.

¿Cuánto falta entonces?

De nuevo, no hay manera de precisarlo correctamente. Lo único que sí sabemos es lo que ya pasó en otros países. Como ya mencionamos anteriormente, la gravedad de la pandemia parecería depender de la rapidez y de la severidad de las medidas tomadas por cada país. En particular, parecería que todos los países van convergiendo hacia la cuarentena total, ante la elevada velocidad de contagio que presenta el virus y la efectividad que tuvo esta medida en China.

Como se puede ver en el gráfico a continuación, la cantidad de contagios por día en Italia, en España y en China presenta una dinámica creciente, pero solo en este último después empieza a caer. Esto se debe al aislamiento total que impuso este país, que tuvo lugar 22 días antes del pico máximo de casos. En España y en Italia también se aplicó una medida similar, pero varios días más tarde, con lo cual sería esperable que suceda lo mismo en los próximos días.

Cantidad de contagiados por día, desde el caso N°100 en cada país


Fuente: Elaboración propia en base a Our World in Data

Siendo optimistas, si esto se pudiera replicar para el caso argentino (de nuevo, ¡no se sabe!), implicaría que en unas tres semanas podría empezar a reducirse la cantidad de casos por día, aunque esto también tendría lugar de manera paulatina y entonces habría que ver en qué momento el gobierno decide empezar a levantar la cuarentena (en China esto recién pasó a los 40 días).

A tener paciencia, conciencia y esperanza.